RESPONSABILIDAD POR EL RIESGO O VICIO DE LAs COSAS - DAÑOS POR COSAS - DAÑOS POR COSAS CON VICIOS - COSA DEFECTUOSA Y DAÑOS - DAÑO EN EL CUERPO POR COSAS - ACCIDENTES POR COSAS - INDEMNIZACIONES - LESIONES E INDEMNIZACIONES - EL DEBER DE TENER SEGURO

¿QUE DEBEMOS ENTENDER POR DAÑO OCASIONADO POR EL RIESGO O VICIO DE LA COSA?

Por el Doctor Juan Carlos Muse Generch

DESCARGA EN AUDIO TEXTO IMPLICA QUE LO PUEDE ESCUCHAR AL TEMA POR INTERNET O DESCARGAR ESTE CONTENIDO EN AUDIO EN SU PC.

 

 

SI ESTE TEMA NO LE INTERESA HAGA CLIC DEBAJO PARA IR A OTRO TEMA DE DERECHO DEL ÍNDICE GENERAL

 

 

La extensión de responsabilidad y los reclamos que deben acogerse

La verdadera responsabilidad por el riesgo o vicio de la cosa

 

 

Son muy confusos los tribunales en su jurisprudencia respecto al daño ocasionado por el riesgo o vicio de la cosa. Todo versa sobre la reforma que, del año 1969, se ha ido tratando de perfeccionar o interpretar respecto al artículo 1113 del Código Civil, el cual dice en su segundo párrafo:

“En los supuestos de daños causados con las cosas, el dueño o guardián, para eximirse de responsabilidad, deberá demostrar que de su parte no hubo culpa; pero si el daño hubiere sido causado por el riesgo o vicio de la cosa, sólo se eximirá total o parcialmente de responsabilidad acreditando la culpa de la víctima o de un tercero por quien no debe responder”

Existen dos tipos de responsabilidades: a) la subjetiva, que viene del dolo o de la culpa, b) la objetiva, lo cual responsabiliza por las hipótesis de ser dueño o guardián de una “cosa peligrosa”.

El problema fundamental es la falta de interpretación adecuada del “riesgo” o del “vicio”.

El riesgo ha sido muchas veces asociado a la envergadura de la cosa. Por ejemplo un tren, o un automóvil, o lo que circule por la calle frente a un peatón.

Se ha señalado para definir el concepto, que el concepto “riesgo creado” implica que si dos cosas están en movimiento, como puede serlo una bicicleta y un automóvil, se ha dicho que una cosa es mas peligrosa que la otra, y, en consecuencia el “dueño o guardían” de la mas peligrosa, corre con la responsabilidad objetiva.

La Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires ha dicho que:

“Si los riesgos no son de la misma naturaleza o de igual grado -choque de un automóvil con una motocicleta o de ésta con una bicicleta- conforme a los fundamentos de la teoría del riesgo creado (art. 1113, Código Civil), en ausencia de prueba sobre la culpa debe subsistir la inherente a la cosa de mayor riesgo, pero esta determinación no debe hacerse en abstracto sino en concreto, atendiendo a la mayor o menor peligrosidad que ofrezca una cosa respecto de la otra, aunque ambas sean de la misma naturaleza” (De Viana de González Terán, Rosa Aurelia c/ Rodríguez, Daniel Hugo y otros s/ Daños y Perjuicios ).

“La mayor peligrosidad representada por el automóvil frente a la bicicleta, lleva a evaluar severamente el riesgo creado por su conductor, más allá de observarse la intempestiva aparición del ciclista en su línea de marcha, de manera que su responsabilidad es inobjetable, aunque morigerada en consonancia con la temeridad mostrada por el ciclista, por lo que resulta justo establecer la responsabilidad de éste último en un 25% y la del automovilista en el restante 75%.”

 

“En el caso de un choque entre un automóvil y una bicicleta, la ley presume que el automovilista es responsable de los daños que haya causado su vehículo, presume, por otra parte, a un ciclista responsable de los daños que haya causado su bicicleta. Hay dos daños que se originan en el mismo choque, el sufrido por la bicicleta y el sufrido por el automóvil. Por lo tanto hay dos acciones distintas, intentada una por el automovilista contra el ciclista y otra por el ciclista contra el automovilista, en cada una obra una presunción de responsabilidad, y una sola; en cada una, no hay sino una víctima, una sola; un autor del daño, uno solo.”

 

La impresión de que una cosa es más peligrosa que la otra no ha sido examinada. Puntualmente ¿Por cuál razón tendremos que considerar a una cosa mas peligrosa que la otra?

 

Cuando ponderamos a una cosa como peligrosa, generadora de responsabilidad objetiva, lo que tenemos que mirar en primer lugar, es en cuál grado, la inteligencia humana, ha sido reemplazada por la maquinaria. Este es el punto de peligrosidad: la confianza en la máquina. Esa confianza torna a una cosa más o menos peligrosa.

 

De tal manera que una computadora es, por lo general, mas peligrosa que un tren, por su propia confiabilidad. Y un sistema de barreras automatizado menos peligrosa que la computadora. No se trata de una cuestión de envergadura, ni tamaño, ni tampoco de apreciaciones subjetivas que parecen realizarse. Es la confianza que se deposita en las cosas automáticas, las que, reemplazando a la inteligencia humana, la hacen más confiables. Así, por ejemplo, las barreras de apertura y cierre automático, las hacen más peligrosas cuando no existe el guarda barreras. Lo automático o la tecnología hacen más peligrosa a las cosas, cuanto mas confianza se deposita en ellas.

 

Ha sido la revolución industrial, la que pone en el dueño o en el guardián, de la “cosa peligrosa”, en la invención de artefactos que suplen el uso de la inteligencia humana, lo que genera un riesgo, sobre la base de la confiabilidad que tienen estos artefactos automáticos o pre calculados.

 

La confianza no sólo surge por la mecánica del sistema, sino por el éxito obtenido. Esto genera un riesgo mayor, pues mayor es la confianza que el consumidor le tiene.

 

Uno de los casos de mayor peligro, es el sistema de automatización de las autopistas. Generan una confianza casi absoluta, por la tecnología de punta puesta en marcha. Cuando ocurre un siniestro, el mismo se debe, en la generalidad de los casos, a la confianza depositada por el consumidor.

 

Por otro lado se habla de “riesgo creado”, como si fuera un riesgo para la sociedad, cuando en verdad, dicho riesgo debe ser analizado en función de la circunstancia que debe someterse al análisis.

 

No es cierto que una bicicleta represente por sí sola, un menor riesgo en un siniestro determinado, que un automóvil. Todo habrá de depender de los sistemas de seguridad de uno y otro que inspiren mayor o menor confianza. Y por otro lado, debe determinarse qué es lo que ha fallado en los sistemas cuasi inteligentes de los vehículos en colisión. Si no han existido fallas en el vehículo automotor en la colisión, no advierto una sola razón para generalizar y hablar de “riesgo creado” en la sociedad, sino en el hecho en particular.

 

Es cierto, que una bicicleta, socialmente hablando, representa un riesgo menor que un automóvil de funcionamiento a combustión, pero este no es el juicio justo en circunstancias particulares, donde tal vez el riesgo mayor lo consiga tener una bicicleta. Tal sería el caso de que le falle el sistema de frenado o de iluminación si las velocidades, por ejemplo, son equivalentes.

 

Esos vicios de la cosa – en el caso dado una bicicleta sin frenos ni luces – introduce, incluso, un mayor riesgo social que un automóvil correctamente conducido, y sin fallas desde el punto de vista de su tecnología.

 

En consecuencia, el riesgo o vicio, habrá de tener que ponderase en concreto, y nunca en función del peligro que puede en alguna oportunidad – tal vez otra – representar a la sociedad.

 

Los sistemas de detección deben ser eficaces al momento de cualquier siniestro, incluyendo su eficiencia. Si no son eficientes para rescatar a una persona de una autopista o de no evitar una colisión, la confianza depositada hará responsable al “dueño o guardián” de la cosa que resulte mas peligrosa, en el caso especifico.

 

Es común hablar de que bicicletas, automóviles, motos, saturan las calles, pero no existe ningún control sobre dicha saturación. La confianza en los sistemas de semáforos, hacen igualmente responsable a los Estados Municipales ante cualquier falla en los mismos. No obstante, los sistemas de semáforos, no son considerados “cosa peligrosa” en los términos del artículo 1113 precitado.

 

En el caso de las autopistas, el consumidor sabe o cree saber que existe un sistema de seguridad vial, que le concede cierta confianza ( cámaras, comunicaciones instantáneas, líneas de abordaje inmediato ). Es lo que ofrecen. Pero, y sin embargo, fallan por saturación, donde resulta ser imposible el funcionamiento de la aparatología, o la misma no sirve para el caso específico ( por ejemplo una autopista saturada ).

 

CONCLUSIÓN:

 

Por consiguiente, allí donde vemos que el hombre reemplaza y confía en los sistemas automáticos o computadorizados, mecánicos, semimecánicos o automáticos, que reemplazan la inteligencia humana, total o parcialmente, hacen responsables a los hacedores e tales sistemas que han inspirado confianza. Y no es posible considerar esto en términos genéricos, como “riesgo creado social”.