DERECHOS DE AUTOR - DERECHOS INTELECTUALES - MARCA COMPETENCIA DESLEAL - PATENTES DERECHO DE INVENCIÓN - LAS MEJORAS INVENTIVAS - INVENCIÓN - COPYRIGHT Y DERECHO DE AUTOR - LA EVOLUCIÓN TECNOLÓGICA Y PATENTE -  DIFERENCIA CON EL DERECHO DE AUTOR

LOS DERECHOS INTELECTUALES EN EL DÍA DE HOY - LOS DERECHOS DE AUTOR - EVOLUCIÓN EN EL SISTEMA DE PATENTES - EL DERECHO DE AUTOR - EL DERECHO DE AUTOR Y EL COPYRIGHT. MARCAS Y DEFENSA AL CONSUMIDOR. ¿QUE ES LO QUE SE PROTEGE CON LOS DERECHOS DE AUTOR?. LOS DERECHOS PATRIMONIALES DENTRO DEL DERECHO DE AUTOR. LOS DERECHOS MORALES. EL DERECHOS DE LA INVENCIÓN Y NUEVAS TECNOLOGÍAS. LAS MARCAS COMERCIALES - SU PROTECCIÓN LEGAL - MARCA. ¿QUE ES LA MARCA?. PROTECCIÓN DE LA MARCA. DEFINICIÓN DE MARCA. MARCA Y COMPETENCIA DESLEAL. DESCARGA EN AUDIO TEXTO IMPLICA QUE LO PUEDE ESCUCHAR AL TEMA POR INTERNET O DESCARGAR ESTE CONTENIDO EN AUDIO EN SU PC.

Por los doctores Mónica Viviana Breglia Arias y Juan Carlos Muse Generch.

 

SI ESTE TEMA NO LE INTERESA HAGA CLIC DEBAJO PARA IR A OTRO TEMA DE DERECHO DEL ÍNDICE GENERAL

 

 

 

 

.

 

Ir a tema ya tratado LA TRANSMISIÓN DE LA PATENTE - ¿QUE ES LA MARCA REGISTRADA? EL CONTRATO DE LICENCIA. EL CONTRATO DE LICENCIA SIN LA MARCA. FUNCIONALIDAD DE LA MARCA. ¿PUEDE LA MARCA REGISTRARSE INDEPENDIENTEMENTE DEL PRODUCTO O SERVICIO? MARCA CONOCIDA NO REGISTRADA USADA POR OTRA PERSONA QUE LA REGISTRÓ. JURISPRUDENCIA. LA CONFUSIÓN. EJERCICIO ABUSIVO DE DERECHOS. CASUÍSTICA. NOMBRE COMERCIAL Y MARCA. ABUSO EN EL DERECHO. ABUSO EN EL DERECHO A PESAR DE LAS REGISTRACIONES EN LOS NOMBRES COMERCIALES. LA APRECIACIÓN DE LA REALIDAD. CONCLUSIONES. Pinche aquí en tal caso:

 

 

 

Puede hacer clic en el subtema que mas le interese, aunque recomendamos la lectura completa.

 

Introducción.

 

Los derechos intelectuales en el mundo de hoy

 

Antecedentes históricos del derecho de autor

 

Evolución en el sistema de patentes.

 

El derecho de autor.

 

Derecho de autor y Copyright.

 

Objeto de la protección del derecho de autor.

 

Derechos patrimoniales dentro del derecho de autor.

 

Derechos morales.

 

Derecho y nuevas tecnologías.

 

Marcas Comerciales.

 

La protección legal de las marcas comerciales.

 

Definición de marca.

 

Marcas, competencia desleal y protección del consumidor.

 

Funciones de la marca.

 

 

 

Introducción.

El primer paso que debemos dar al insertarnos en el mundo de los derechos de propiedad intelectual, es ubicar este concepto en el mundo jurídico y social que conocemos, como su nombre lo indica son derechos de propiedad sobre bienes intangibles. Es un tipo de propiedad diferente a la propiedad sobre las cosas físicas, la cual se rige por los llamados derechos reales. Existen dentro de la propiedad intelectual dos grandes conjuntos o categorías, una es la propiedad intelectual propiamente dicha, que generalmente apunta a los derechos de autor (o Copyright) y a los derechos conexos con éste. Este segmento está ligado al campo cultural. La otra categoría, la segunda, se llama propiedad industrial, que involucra bienes tangibles propios de la actividad industrial: marcas, patentes, modelos y diseños industriales, etcétera. O se que dentro de la propiedad intelectual existen tres grupos importantes: el derecho de autor. 2) las marcas y 3) las patentes.

Los derechos intelectuales en el mundo de hoy

En el escenario actual muchos suelen referirse a nuestra comunidad usando el término sociedad de la información, si hacemos un repaso de la historia del mundo podemos dividirla en cuatro etapas: La civilización prehistórica sería la primera. La segunda la agrícola ganadera, la tercera la sociedad industrial y la cuarta la sociedad de la información, que es la actual.

En el caso de la propiedad intelectual uno puede tocar un libro, puede ver un cajón o una bicicleta, lo que es intangible es el derecho sobre las cosas, pero no el derecho sobre la propiedad industrial en sí. Uno puede ver una escultura, un libro un disco compacto, pero no el derecho de autor que estas cosas llevan dentro. Las leyes de propiedad intelectual son las que determinan un derecho a favor del dueño o titular de ese bien intangible que puede ser un derecho de autor, una marca, una patente. Y si vinculamos lo legal con lo socio económico veremos que la importancia que tienen estos bienes intangibles tiene que ver con el momento histórico en que se lo analice. En la sociedad pre histórica y en la sociedad agrícola ganadera obviamente la propiedad intelectual no tenía cabida. En la tercera etapa que mencionamos, la sociedad industrial se consolida el sistema de derechos (el capitalismo se basa en un sistema de propiedad privada), y comienzan a surgir los primeros vestigios de lo que hoy conocemos como propiedad industrial, a través de la proliferación de la imprenta (derecho de autor),la sociedad de consumo( marcas) y las invenciones aplicadas a nivel industrial (patentes). En el campo del derecho de autor por ejemplo, está comprobado que las industrias vinculadas a l sector (industria cinematográfica, industria discográfica, industria del software, industria del entretenimiento en general, generan un volumen de transacciones y de puestos de trabajo equiparables con sectores tradicionales. También se sabe que las sociedades invierten en investigación y desarrollo – actividad íntimamente ligada a las patentes- La intangibilidad de los derechos hace que éstos circulen libremente, debido a este impacto los países han ido buscando desde fines del siglo XIX mecanismos de armonización que permitan que en cada país las leyes sean similares a las del resto de la comunidad internacional.

El derecho de autor El derecho de autor, también conocido como Copyright, es un derecho que se le reconoce al autor de una obra artística. Se considera como obra artística a toda creación intelectual que tenga originalidad. Esto apunta a tres condiciones: retribuir al autor por la creación de su obra. Incentivar la creación de nuevas obras artísticas y que el incentivo le permita vivir también de su trabajo artístico.

Marcas También hay razones importantes para que la sociedad esté interesada en que se respete el sistema legal de propiedad sobre las marcas. Las marcas son signos distintivos (palabras, figuras o combinaciones de palabras) que se aplicarán a un producto o a un servicio determinado. La marca va a distinguir este producto o servicio. El empresario va a tratar de que la marca sea reconocida por el consumidor y así obtener buenas ganancias. Uno de los principales objetivos es entonces premiar al dueño de la marca. También se protege la sana competencia entre empresarios. Si un empresario de indumentaria le coloca a su marca la marca “fiat” o “Ford” o “Renault”, es injusto porque como empresario se está beneficiando del éxito que esas marcas tienen ya consolidado en el mercado. Por eso en una sociedad de consumo, el sistema de marcas permite la protección de la inversión empresaria, la sana competencia mercantil y la tutela de los consumidores.

Patentes Las patentes también tienen una finalidad similar a la del derecho de autor, aunque tienden al progreso de la sociedad en otro campo: la tecnología. Es un derecho que se le reconoce al autor sobre una invención. Debe tener tres cualidades (debe ser una invención relevante - no debe haber sido inventada por otro y debe tener aplicación industrial. El sistema de patentes fomenta la actividad inventiva y mientras mejor funcione, más personas se involucran en investigar y desarrollar nuevos inventos, y la sociedad se beneficia porque progresa más en este campo.

Antecedentes históricos del derecho de autor

Los primeros antecedentes de lo que hoy conocemos como derecho de autor se encuentran en Roma, Cicerón en “los tópicos” hace alusión a la “cosa incorpórea” diferenciándola de la cosa material y otros bienes jurídicos. En Grecia en el año 330 a C. nos encontramos con una ley ateniense dedicada al copiado de las obras y a la protección de la integridad de los trabajos originales. También encontramos en esta época uno de los primeros ejemplos de transacción sobre un derecho de propiedad intelectual: se configura al “venta” de la obra de Terencio. El eunuco en virtud de haber sido representada con gran éxito al momento del estreno. El derecho de autor obtiene relevancia con la creación de la imprenta en el siglo XV. La invención de Gutemberg se presenta como una nueva forma de reproducción de obras que contrarresta los costosos y limitados métodos que se utilizaban hasta ese entonces y ocasiona profundas modificaciones culturales. La segunda de las transformaciones que vive el mundo de las artes y en particular el derecho de autor, tiene origen en oro gran descubrimiento del siglo XIX, el fonógrafo. Este invento permite la reproducción mecánica de obras musicales y su significación económica se plasma en dos hechos remarcables: una grave situación de desempleo entre los artistas musicales (hasta de un 90% en Viena en 1937) y el nacimiento de un nuevo sector industrial dedicado a la reproducción y venta de fonogramas. Con el tiempo se descubrieron los discos de vinilo, casetes, discos compactos y finalmente los procedimientos digitales de grabación. Y esta reproducción de las obras dio lugar a los derechos de autor y derechos conexos (derechos de intérpretes, de productores, de fonogramas y de organismos de radiodifusión). La evolución técnica consiguió también transformar oro tipo de obras tales como las dramáticas. Como derivación de este último tipo de obras surgió la obra cinematográfica. Luego surgió la televisión. Y luego está el sector más joven, el del software. Esta obra accede en los últimos años a la protección a través del derecho de autor por razones más bien prácticas. Luego de una vigorosa discusión acerca de cuál era la protección que debía darse al software (si es a través del instituto de las patentes, del derecho de autor, o bien mediante u derecho sui generis).

Evolución de las marcas. Según los textos dedicados al estudio de los antecedentes históricos de las marcas, las primeras manifestaciones de este instituto tienen lugar en Grecia y en Roma. Durante este períodos clásico se acostumbra colocar el nombre de los artesanos en productos tales como vasos, vasijas, Los nombres insertados en las vasijas tienen como finalidad individualizar el lugar donde son fabricadas. Se acostumbra también colocar el nombre de loa artesanos en ollas de cocina, vasos, monedas, piedras preciosas, tubos de estaño. También en China se utilizaban signos distintivos en la porcelana. En primer lugar el motivo fue la designación del lugar donde las obras se realizaban. En el imperio romano, existen los primeros casos de falsificación marcaría Durante la Edad Media la marca no se utilizaba, como hoy con un destino para el consumidor, sino interno, para individualizar la obra en las corporaciones (para controlar que el artesano hubiera cumplido con las reglas del oficio o arte). Como es fácil de imaginar la utilización de las marcas se produce sobre todo en la revolución industrial En Francia se sanciona la ley del 23 de junio de 1785, que constituye el primer régimen marcario. Años más tarde, Alemania, Italia, Gran Bretaña y Estados Unidos incorporan a sus ordenamientos normas relativas a estos signos distintivos. En 1833 el sistema toma perfil internacional al firmarse en París un convenio internacional para la protección de la propiedad industrial. En principio este grupo de países denominado Unión de París firman un convenio para la protección de la propiedad industrial. Las distintas funciones que hoy se le asignan a la marca, pueden denominarse de distinta maneras. Otamendi las clasifica en función distintiva, función de garantía de calidad y función publicitaria. Sin entrar a analizar en particular cada propiedad, la función definitoria es la referida a la capacidad distintiva de la marca. Económicamente y jurídicamente también la marca pierde toda virtualidad si no cumple un rol distintivo. Todas las otras funciones descriptas se subordinan al hecho que el signo marcario tenga la aptitud de distinguir un producto o servicio determinado. El objetivo económicamente más importante hoy es que el consumidor debe identificar a la marca con un determinado nivel cualitativo y ello le permitirá a su vez al titular de la marca obtener un precio superior por el artículo que pretende distinguir.

Evolución en el sistema de patentes.

En el campo de las patentes, los primeros casos de utilización sistemática de privilegios monopolistas se observan en Venecia durante el siglo XV. En esta etapa se conceden derechos exclusivos por períodos de diez años a aquellas personas que hubieran obtenido resultados en las nuevas artes o en la construcción de máquinas. También sabemos que durante la vigencia de este primer régimen de patentes se asigna importancia a la novedad, se pondera la utilidad de las invenciones y se exige a los inventores que pongan en práctica sus inventos durante un período determinado.

Las patentes tienen en un primer momento un perfil indefinido y se confunden con otros privilegios monopólicos. Tenían vinculación con los gremios de artesanos (que eran las protagonistas de la vida comercial en aquel momento. Las patentes son una valiosa herramienta para controlar el poder de los artesanos habían concentrado a lo largo de los años. A fines del siglo XVI se alienta el sistema con el fin de manipular a los favoritos y asegurar para éstos el dinero de los personajes influyentes. En 1783, Estados Unidos de Norteamérica sanciona la Ley Federal de Patentes, dando cumplimiento al mandamiento constitucional que encargaba al congreso, “promover el progreso de la ciencia y de las artes útiles, asegurando por un tiempo limitado a los autores e inventores derechos exclusivos de sus respectivos escritos y descubrimientos A comienzos del siglo XIX el sistema de patentes se consolida en los países más importantes del mundo y empieza a extenderse a países de menor importancia económica, tales como Prusia, España, Portugal, Suecia, Brasil y Argentina. Simultáneamente surgen dos grandes sectores de opinión que se manifiestan en sentidos opuestos, los patentistas, que piden una protección más amplia y los antipatentistas, que atacan el sistema por considerarlo contrario al principio del libre comercio. Durante este siglo la polémica continúa hasta que finalmente logra imponerse la corriente de opinión proclive a la concesión de derecho monopólicos a favor de lo s inventores. Al día de hoy el sistema se encuentra vigente y aporta un caudal económico de gran importancia.

El derecho de autor.

El autor va a querer impedir generalmente, que su obra sea utilizada sin su autorización, y/o sin recibir nada a cambio. En tanto los usuarios de la cultura buscarán acceder de la manera más irrestricta posible a esa obra, ya Cual es la respuesta que el sistema busca darle a este problema, como ya lo anticipamos la respuesta está en una decisión salomónica, aunque diferida en el tiempo durante un plazo determinado el autor tiene “la propiedad privada” sobre su obra, vencido dicho plazo, la obra ingresa al dominio público y cualquiera puede acceder irrestrictamente a dicha obra. A los autores se les reconoce la propiedad intelectual sobre sus obras (art. 17 de la Constitución Nacional), y los usuarios culturales tienen derecho a aprender (art. 14 de la Constitución Nacional, a la vez que el Congreso de la Nación está llamado a proveer lo conducente a la “prosperidad”, y a dictar leyes que protejan la identidad y pluralidad cultural”. (art. 75 inciso 19.C.N.) y la solución es la citada anteriormente.

Derecho de autor y Copyright.

Los términos derecho de autor y Copyright apuntan a un mismo concepto, un derecho de propiedad intelectual que se le reconoce al autor de una obra. El término Copyright es el utilizado por los países angloparlantes cuando allí se refieren al derecho de propiedad intelectual. Este trabajo se ha plasmado en numerosas convenciones internacionales tratados: El Convenio de Berna para la Protección de Obras literarias artísticas de 1886, Acta de París de 1971. El Congreso de Roma sobre intérpretes y ejecutantes, Productores de Fonogramas y organismos de radiodifusión de 1961. la Convención Universal de Washington de 1952, el Tratado OMPI de Derecho de autor (TODA) DE Ginebra de 1996, el Tratado Impide Intérpretes y Ejecutantes y/o Fonogramas (TOIEF) de 1996, etcétera. Cada país tiene su ley de derecho de autor, pero se pueden diferenciar dos sistemas. El latino y el anglosajón, el sistema anglosajón es el adoptado por la casi totalidad de los países angloparlantes: Estados Unidos, Inglaterra, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, etc. En tanto que el sistema latino es el que encontramos presentes en casi todas las legislaciones de países de raíz latina: España, Francia, Francia, Portugal y países latinoamericanos. Los sistemas se apoyaron en un comienzo en estatutos monopólicos de explotación reconocidos por los reyes, a favor de los autores. Así en 1709 Inglaterra sancionó el llamado Estatuto de la reina Ana e iguales iniciativas fueron seguidas poco después en España, a través de la pragmática normativa del rey Carlos III y en Francia con la sanción de la legislación francesa de 1781. Todos estos cuerpos legales regulaban los regímenes de impresión de obras literarias en razón de la aparición de la imprenta y en aras de la protección de los intereses de los editores. Juntamente con los sucesos de la Revolución Francesa de 1789 se comenzaron a expandir las ideas proclives a abolir los privilegios reconocidos a los editores durante la etapa monárquica. Juntamente con la revolución francesa en 1789, se comenzaron a expandir las ideas proclives a abolir los privilegios reconocidos a los editores durante el período monárquico. Dos países de gran importancia cultural como eran Francia e Inglaterra comenzaron con dos sistemas diferentes de protección del derecho de autor, el anglosajón y el latino. Si bien los dos sistemas apuntan a lo mismo, existen diferencias:

Objeto de la protección del derecho de autor.

Al igual que en toda la propiedad intelectual, el derecho de autor tiene un elemento central que es el derecho a excluir (jus excluendi) es el que permite la configuración de la potestad de servirse del derecho. El autor tiene la facultad de autorizar o prohibir, cualquier uso vinculado con su obra, esto es su reproducción, su publicación, su comercialización, su comunicación al público. El derecho de autor, es mucho más complicado para guardar que el derecho que tenemos sobre las cosas, es difícil conservar estos derechos para que no los roben.

Derechos patrimoniales dentro del derecho de autor

Ellos son: a) Derecho de reproducción: Este derecho es el pilar del derecho de autor, En la explotación comercial de la obra es fundamental realizar ejemplares de ella para ponerlos en el comercio. b) Derecho de publicación: En cierta forma este derecho tienen estrecha vinculación con el derecho de reproducción y el derecho de distribución. Para que pueda ser comercializada hay que publicarla (en papel, en un cinta magnética, en un disco compacto, etc), para luego venderla, alquilarla, o licenciarla (lo que requiere de una previa distribución). c) Derecho de distribución: es la puesta a disposición del público. d) Derecho de transformación o adaptación: tiene que ver con la facultad del autor de hacer actos de transformación de la obra, tales como la adaptación de una obra, o la traducción de esa obra cinematográfica a otro idioma, por ejemplo. e) Derecho de comunicación pública, tiene directa correlación con el éxito de la obra, es la que se realiza en bares, discotecas, hoteles, supermercados, centros comerciales. Es un derecho del autor el autorizar o prohibir la comunicación pública. f) Derecho de participación (o droit de suite). Este es un derecho menos difundido que los anteriores. Se refiere al derecho del autor de participar el difundido de su obra luego que el autor la enajenó. Se realiza en las obras pictóricas, que al ser vendidas en forma sucesiva pueden incrementar su valor, que no puede compartir el autor a menos que la ley le confiera este derecho específico.

Derechos morales.

El segundo componente del derecho de autor, el personal, está vinculado con lo que se conoce como el “derecho moral” del autor, Este otro aspecto es ajeno a lo patrimonial, y se relaciona con aspectos relativos a su personalidad. Entre los derechos morales de autor, la doctrina incluye:

El derecho de paternidad. Este es posiblemente el derecho moral de mayor relevancia. Su contenido apunta al reconocimiento del autor como tal. Si se omite mencionar el nombre del autor o se consigna como alguna persona equivocada, se pude cometer una violación al derecho de paternidad. b) El derecho de divulgación ( o derecho al inédito). Ese derecho moral protege la potestad del autor de decidir si quiere o no que su obra sea divulgada. Si una obra inédita es publicada sin la autorización de su autor, quien publicó la obra está cometiendo una infracción al derecho moral de divulgación. c) El derecho al respeto y a al integridad de la obra. Este derecho está vinculado a la tutela de la obra con el fin de evitar que ésta sea alterada o modificada sin la autorización de su autor. d) El derecho de retracto o de arrepentimiento: es el derecho del autor de retirar la novela de la circulación, ( con los daños y perjuicios que deberá pagar a un editor que haya contratado con él, por ejemplo, por su arrepentimiento y querer sacar su obra del mercado). e) El derecho de salvaguarda del honor del autor (es un derecho reconocido en el convenio de Berna, en su artículo 6 bis, el autor tendrá derecho a oponerse a cualquier acto que ponga en peligro su dignidad.

El plagio tiene lugar cuando alguien publica una obra como si fuera de su propiedad. Para analizar por ejemplo si hay plagio, hay que evaluar los elementos comunes de las obras comparadas. A mediados del siglo pasado, en Argentina, se produjo un juicio por plagio, la productora de cine, Petit de Murat, había filmado una película basada en la vida de Domingo Faustino Sarmiento llamada “Su mejor alumno”. Quién la causaba a la productora de plagio era la Sra. Bendahan de Vega, autora de un guión llamado “La vida del gran Sarmiento”•. Los jueces determinaron que no había plagio, en una se narraba la historia del prócer y sin embargo la película tenía otro enfoque, un enfoque más personal, narrando la relación de Sarmiento con su hijo Dominguito. El registro del derecho de autor en Argentina se lleva a cabo por la ley 11.723, que regula el derecho de autor en Argentina, con un sistema registral en el que distingue obra publicada de la obra inédita. Para las obras publicadas la ley 11.723 dispone en sus art. 57 y 61 que el editor tiene la obligación de registrar ese tipo de obras. Según el Convenio de Berna, art, 3.3., se entiende por obra publicada a la que ha sido editada con el consentimiento del autor, cualquiera sea el modo de fabricación de los ejemplares, siempre que la cantidad de éstos que haya sido puesta a disposición del público satisfaga razonablemente sus necesidades estimadas de acuerdo a la índole de la obra. El incumplimiento de la obligación de registro trae como consecuencias la aplicación de una multa contra el editor, la suspensión del derecho de autor hasta el momento en que se efectúa el registro.

Derecho y nuevas tecnologías.

La puja entre la tecnología y la propiedad intelectual no es ninguna novedad. A fines del siglo XIX, los compo9sitores musicales se quejaban por la aparición de los pianos automáticos, las pianolas y los fonógrafos, luego fue el video quien atemorizó a los productores de obras cinematográficas. Hoy la tecnología digital hace posible la reproducción de las obras artísticas sin sacrificar la calidad de la copia. Se pueden hacer copias múltiples con la misma calidad que el original y prácticamente sin costo. La copia nro. 1 tiene la misma calidad que la copia nro. 1000. Esta tecnología aplicada a Internet hace que la capacidad de reproducción y la velocidad de circulación de las copias aumenten en forma exponencial. De forma que este desarrollo de las tecnologías digitales y de la informática abierta pueden ser devastadores para los productores de obras culturales. Gracias a la tecnología se accede a las obras en forma casi instantánea.

Marcas Comerciales.

Las marcas comerciales posibilitan que las empresas compitan en condiciones organizadas y desarrollen sus actividades en forma más eficiente. Por otra parte, la marca les permite a los consumidores evaluar la calidad del producto o del servicio, y eventualmente, aplicar un sistema de premios y castigos. Tal como lo mencionamos las marcas cumplen las siguientes funciones:

a) Función indicativa del origen. b) Función distintiva. c) Función de garantía de calidad. d) Función publicitaria. e) Función competitiva. f) Función de protección del titular de la marca. g) Función de protección del consumidor.

El objetivo más importante de todos los descriptos es logra una relación entre el signo marcario y la calidad del producto o servicio. El consumidor debe identificar a la marca con un determinado nivel cualitativo y ello le permite a su vez al titular de la marca, obtener un precio superior por el artículo que se pretende distinguir. Actualmente prácticamente en todo el mundo se reconoce que la legislación sobre marcas comerciales se apoya sobre dos pilares básicos que son el derecho del titular de la marca y el derecho de los consumidores. El primero se desprende del carácter mismo de la marca, es un derecho de propiedad intelectual, el segundo se refiere a la posibilidad que deben tener los consumidores de poder distinguir entre los productos y servicios fabricados y prestados por lo oferentes , para sí premiar o castigar a los últimos según pautas de calidad, precio, ética.

La protección legal de las marcas comerciales.

La ley brinda protección a las marcas desde dos ópticas bastante diferentes. Por un lado, las protege por cuanto encierran derechos de propiedad a favor de su titular. Pero también se las protege en función del rol social que cumplen, dado que son un mecanismo de notable importancia para los consumidores, que gracias a ellas , pueden premiar o castigar a los productores de bienes y servicios, sobre la base de la calidad y precio que reciben de aquellos.

Definición de marca.

La marca constituye un signo o medio que permite al empresario identificar sus productos o servicios y distinguirlos de otros productos o servicios iguales o similares ofrecidos por terceros en el mercado. Decimos que la marca es un signo cuando resulta susceptible de percepción visual, en tanto constituye un medio cuando es aprehendida por otro de los sentidos (marcas olfativas, sonoras, etcétera), Generalmente la marca es de propiedad de un empresario, aunque la ley no requiere tal condiciona para ser titular de ella. La marca identifica y distingue, puesto que delimita una especie dentro de un género. De ahí entonces que los signos genéricos no sean válidos como marcas. El mercado es el lugar en el cual convergen los productos y servicios con los consumidores, de allí que represente la óptica de estos últimos, la cual se debe adoptar al cotejar varias marcas para determinar si existe confusión entre ellas. Breuer Moreno define la marca como “ el signo característico con el que el industrial, comerciante o agricultor distingue los productos de su industria, comercio o explotación agrícola. La marca se identifica con el producto que distingue y desde luego, cuanto mayor es la difusión y aceptación de ese producto, mayor valor adquiere aquélla para su titular. Simultáneamente la marca sirve para propender a esa difusión, pues es fácilmente recordada por esa clientela.

Marcas, competencia desleal y protección del consumidor.

La ley persigue dos finalidades a la hora de regular las marcas. Una de estas finalidades está ligada a la competencia comercial que intenta promover cualquier estado. Esto es una sana competencia comercial. La otra finalidad es la protección del consumidor, quien necesita de un sistema en el cual todos competidores de bienes y servicios le permitan distinguir sin mayores inconvenientes a través de las marcas, quiénes son los oferentes. A diferencia de lo que sucede con el derecho de autor o con las patentes, en la constitución nacional no hay referencia alguna a las marcas, pero el art. 17 de la Constitución Nacional, se refiere al derecho de propiedad en general ( y las marcas son derechos sobre bienes intangibles que conforman el patrimonio de su titular. Un caso que se da es cuando un empresario no excluye a un competidor sino a un empresario de otro rubro, por ejemplo puede darse que alguien quiera registrar “Vinos Mercedes Benz”, la fábrica de camiones y autos Mercedes Benz (inscirpta en clases 12, 35 , 37 etc.), según el principio de especialidad el dueño de la marca Mercedes Benz no podría oponerse ya que jamás registró su marca en la clase 33, ni se dedicó a producir vinos de mesa, pero queda claro que el viñatero tiene una clara intención de aprovecharse ilegítimamente de esa marca. La marca Mercedes Benz que siempre tuvo un perfil muy serio, de lujo y extravagancia, de excelencia en el mercado claramente se vería afectada.

Funciones de la marca.

a) Distintividad o indicadora de origen empresarial b) Indicadora de una calidad estándar de los productos o servicios protegidos. c) Condensadora del goodwill o buena fama de los productos o servicios. d) Función publicitaria (intermediación entre el titular y el mercado).