DISTINTOS TIPOS DE ROBOS - ROBO AGRAVADO - ROBO CON ARMA - ROBO CON MUERTE - ROBO Y LESIONES - ROBO ARMA FALSA - ROBO ARMA JUGUETE - ROBO VIOLENCIA - TENTATIVA - ROBO FUERZA SOBRE COSAS - ROBO VIOLENTO - ROBO SIMPLE - PENA - VIOLENCIA ROBO - INTIMIDACION

ROBO SIMPLE – ROBO AGRAVADO - REQUISITOS LEGALES - EL DELITO DE ROBO Y LAS DISTINTAS PENAS – LA NECESIDAD DE UNA CORRECTA INTERPRETACIÓN PARA LA ADECUADA PENA QUE LE CORRESPONDE AL IMPUTADO. LOS DISTINTOS TIPOS DE ROBOS TIENEN DISTINTAS PENAS, Y EN ELLO LOS ERRORES JUDICIALES TIENEN CIERTA FRECUENCIA-

Por la Doctora Mónica Viviana Breglia Arias.

DESCARGA EN AUDIO TEXTO IMPLICA QUE LO PUEDE ESCUCHAR AL TEMA POR INTERNET O DESCARGAR ESTE CONTENIDO EN AUDIO EN SU PC.

 

SI ESTE TEMA NO LE INTERESA HAGA CLIC DEBAJO PARA IR A OTRO TEMA DE DERECHO DEL ÍNDICE GENERAL

 

 

 

 

HAGA CLIC EN CUALQUIERA DE LOS TEMAS QUE ABAJO SE DETALLAN SI NO DESEA UNA LECTURA COMPLETA

INTRODUCCIÓN

ROBO SIMPLE . ROBO CON VIOLENCIA ¿ QUE DEBEMOS ENTENDER POR VIOLENCIA?

DESAPARICIÓN EN EL ROBO DEL MEDIO COMISIVO “INTIMIDACIÓN"

CARACTERES QUE NOS HACEN HABLAR DE ROBO LA VIOLENCIA EN LAS PERSONAS Y LA FUERZA EN LAS COSAS.

ROBO CON RESULTADO DE MUERTE ( llamado también latrocinio )

NATURALEZA DEL LATROCINIO Y LA DIFERENCIA CON EL HOMICIDIO “CRIMINIS CAUSA”.

DEBATES Y DISCUSIONES AL RESPECTO

HOMICIDIOS QUE SON ABARCADOS POR ESTE ART. 165 DEL CODIGO PENAL

CONSUMACIÓN Y TENTATIVA

ROBO AGRAVADO DEL ART. 166

ROBO CALIFICADO POR LESIONES ( ART. 166, 1RA. PARTE).

ROBO CALIFICADO POR EL USO DE ARMA ( ART. 166, 2DA. PARTE )

LA SITUACIÓN ANTES DE LA REFORMA

LA AGRAVANTE GENÉRICA POR  EL “USO DE ARMA DE FUEGO”.

LA LEY 25.882. LA ULTIMA REFORMA

Subtemas del anterior:

EL ARMA DE FUEGO CUYA APTITUD PARA EL DISPARO NO PUEDA TENERSE POR ACREDITADA.

EL ARMA DE UTILERÍA

EL CONCURSO CON LA TENENCIA DE ARMAS

 

 

INTRODUCCIÓN

Este trabajo que aquí realizo es un trabajo comparativo donde puede verse claro con qué tipo de pena está penado cada caso de robo. En el ejercicio profesional los abogados penalistas tenemos que saber exactamente en qué se diferencian y cuáles son sus penas para ejercer bien la defensa de nuestros clientes. La ley se ha severizado y eso es bien comprensible dada la cantidad de robos que suceden en algunos lugares, por ejemplo la Provincia de Buenos Aires.

Este trabajo tiene el deseo de ser clarificador para quien lo lea de las penas que se imponen por este delito.

Se debe tener en cuenta también algo que el ciudadano común desconoce y es que un día de prisión equivale a muchos en libertad, eso es algo que la gente por lo común desconoce, como también desconoce el estado de nuestras cárceles y que la cárcel es la mejor escuela del delito que puede tener una persona, por eso la tendencia hoy es a otro tipo de penas que las penas privativas de libertad en todo el mundo.

Como abogados, en la práctica debemos tener muy en cuenta cómo se encuadra cada delito para que los Tribunales no caratulen inadecuadamente el expediente. De hecho son tantas las causas que llegan diariamente a la Justicia, que está atiborrada de expedientes, que la Defensa que hagamos de un cliente penal debe tener todos los cuidados y todos los recaudos para el correcto encuadramiento del delito.

El derecho de defensa del imputado está enfrentado con la tipificación del hecho que hagan los Jueces.

De nuestra defensa dependerá el tiempo en prisión que estará obligado a cumplir nuestros cliente o en el caso su absolución.

Y de ello la importancia de nuestra labor como abogados, del que me ocupo en este trabajo, pues los errores judiciales de apreciación son frecuentes y suelen aplicarse penas que no corresponden al hecho delictivo sometido a examen

ROBO SIMPLE . ROBO CON VIOLENCIA ¿ QUE DEBEMOS ENTENDER POR VIOLENCIA?

Art. 164: - Será reprimido con prisión de un mes a seis años, el que se apoderare ilegítimamente de una cosa mueble, total o parcialmente ajena, con fuerza en las cosa o violencia en las personas, sea que la violencia tenga lugar antes del robo para facilitarlo, en el acto de cometerlo o después de cometido para procurar su impunidad.

DESAPARICIÓN EN EL ROBO DEL MEDIO COMISIVO “INTIMIDACIÓN"

Durante determinadas etapas de nuestra legislación se exigía la intimidación para que hubiese robo; Pero la intimidación en el robo era distinta a la intimidación de la extorsión.

Esta última se ejercita de tal manera que entre la amenaza y el provecho hay un espacio temporal no inmediato ( por ejemplo: - dame el dinero ahora o mataré a tu hija dentro de quince días o – mataré a tu hija dentro de quince días si no me das tu dinero en ese plazo. ), En cambio la intimidación del robo supone un mal inmediato. En ese caso no existe robo, no obstante que algunos jueces así lo consideren.

En realidad, si se lo mira bien, no es una violencia ejercida, sino una violencia por ejercer, con la que se amenaza a la víctima si ésta no responde al requerimiento material que se le hace ( por ejemplo, la amenaza con armas).

CARACTERES QUE NOS HACEN HABLAR DE ROBO LA VIOLENCIA EN LAS PERSONAS Y LA FUERZA EN LAS COSAS.

La base del robo es un hurto, ( apoderamiento de cosa ajena) a lo que se agrega violencia en las personas o fuerza en las cosas, pero si la fuerza den las cosas es anterior al apoderamiento o inmediatamente posterior a éste, la violencia en las personas debe tener lugar “antes de cometer el robo para facilitarlo, en el acto de cometerlo o después de cometido para procurar su impunidad”.

Dicho de otro modo, la fuerza en las cosas para que se hable de robo tendrá que producirse en la consumación, en tanto que la violencia tendrá que ser en ese momento, pero también antes o después para procurar su impunidad.

Esta impunidad es la del autor que ejerce la violencia, no la impunidad de los otros intervinientes.

Para determinar que es “fuerza en las cosas” se han seguido en la doctrina y en la jurisprudencia penal dos corrientes o criterios diferentes.

Para la mayoría fuerza debe interpretarse como un vencimiento de la resistencia de la cosa misma, diferente de la fuerza natural que el legítimo tenedor haya de utilizar para tomar el mismo, pongamos un ejemplo bien claro: “Matar a una oveja, no será delito de robo, porque el dueño se comportaría así con la oveja para comerla, pero matar al perro guardian que vigila es “fuerza en las cosas”).

Veamos otros ejemplos: Sacar los frutos de un árbol, destornillar una rueda para llevarla, cortar la cerda del caballo para apoderarse de ella, constituyen hurto, no obstante que algunos jueces consideren robo.

En cambio, el torcer la hoja del mirador de una ventana, el “puente” que se realiza pelando los cables para arrancar el auto, la rotura mediante palanca del soporte de un farol de auto, constituyen robo.

Ese dijimos, es un criterio o corriente, hay otra, la segunda, en la cual la “fuerza en las cosas” es nada más que una energía a desplegar, que puede ser del mismo tipo que la que utiliza el dueño.

Cortar una pieza de género, destornillar el tablero de un automóvil, o los soportes que mantienen adherida al farol de un auto, o cortar cables telefónicos, ya constituyen un robo ( autores, Núñez, Tozzini, y Buompadre).

La violencia física en las personas comprende tanto las “vis absoluta” ( violencia ya desarrollada) como la “ vis compulsiva” (amenaza del empleo inmediato de una violencia, por ejemplo, amenaza del uso inmediato de armas). La amenaza puede ser de cualquier tipo, con tal que sea inmediata. Ese requisito de la inmediatez, siempre está presente en el robo para poder hablar de él.

Desde un punto de vista amplio, la violencia, no es solo la que recae sobre el cuerpo sino aquélla que quebranta o paraliza la voluntad.

El medio hipnótico es también “violencia” física por cuanto queda quebrantada la voluntad del hipnotizado.

La violencia, ya lo vimos, puede ser antes del robo para facilitarlo, en el momento de cometerlo, y/o después para procurar su impunidad.

Pero ésta tiene que ser inmediata por ejemplo no hace a la figura del robo, la resistencia a mano armada opuesta por el ladrón que hurtó el día anterior )

ROBO CON RESULTADO DE MUERTE ( llamado también latrocinio )

EL ARTÍCULO 165 CÓDIGO PENAL DICE: Se impondrá reclusión o prisión de diez a veinticinco años, si con motivo u ocasión del robo resultare un homicidio

Este delito es el famoso “LATROCINIO”. VEAMOS SU DIFENECIA CON EL “HOMICIDIO CRIMINIS CAUSA”.

Si con motivo u ocasión del robo resultare un homicidio es el latrocinio.

La dificultad central en la práctica de este delito es su semejanza con otra figura: la del homicidio “criminis causa” (ARTÍCULO 80, inciso séptimo del Código Penal ).

Fijar los exactos límites de esta figura con otras figuras vecinas ha permanecido como un conflicto escabroso, frene al cual se mantienen soluciones destinas. Para algunos habrá o no latrocinio, para otros no.

La importancia del problema, ha nacido de incluir en nuestro Código Penal a las dos figuras , lo que no es frecuente en otras legislaciones, ha crecido a partir de fijarse penas distintas para estos delitos, ya que latrocinio tenía antes pena de prisión o reclusión perpetua tal como el homicidio “criminis causa”.

La llegada a una situación diferente en las penas, de pena de 10 a 25 años en el que estamos hablando, el latrocinio y de perpetua para el criminis causa ( artículo 80, inciso séptimo del mismo Código Penal), hizo que se trataran de estudiar muy bien las diferencias, pues son diferentes los años que el delincuente va a sufrir de pena de prisión en la cárcel.

Veamos como el Código Penal habla del homicidio “criminis causae”.

Dice así en su ARTÍCULO 80, inciso séptimo “aquel en que el agente actúa para preparar, facilitar, consumar u ocultar otro delito o para asegurar sus resultados o procurar la impunidad para sí o para otro y también por no haber logrado el fin propuesto al intentar otro delito.”

 

NATURALEZA DEL LATROCINIO Y LA DIFERENCIA CON EL HOMICIDIO “CRIMINIS CAUSA”.

Se trata de un resultado no querido o no buscado por el ladrón, que resulta por alteración de los hechos con relación al designio del delincuente, pero que al mismo tiempo es previsible por un mínimo de conocimiento como experiencia.

Veamos un ejemplo que puede darse en estos hechos y generarse confusión: la víctima, amordazada, se golpea en la cabeza porque el ladrón la lleva por delante al huir, y muere de contusión cerebral; eso es latrocinio y la pena es menor.

Otro caso: el ladrón dispara al aire con su arma, y hiere de muerte a una persona que está en la misma calle o en un balcón. También es latrocinio.

Otro caso: la víctima de muy avanzada edad es amordazada y se la deja en el lugar sin seguridad de que la vengan a socorrer; otro caso: el ladrón entra para robar, armado, y se traba en lucha con el dueño, se dispara un tiro y el dueño fallece. Este último ejemplo ha sucedido en la práctica numerosísimas veces.

Son todas estas claras situaciones de este ARTÍCULO 165, llamado en derecho penal “latrocinio”.

DEBATES Y DISCUSIONES AL RESPECTO

Sobre este delito se ha discutido si es un delito de resultado o un delito complejo.

Si se considera que es un delito de resultado, se aplica aún por la muerte ocasionada por el cómplice del ladrón a manos de la víctima del robo o de un tercero que se hallaba en un local, por ejemplo, o la muerte del cómplice en el robo por misma policía, en el enfrentamiento con la misma. En consecuencia con esta posición, el delito no sería de robo para quien no ha matado, sino de latrocinio.

Desde el otro punto de vista, la otra corriente doctrinaria, que sostiene que es un delito complejo, se dice que, de considerar las cosas como las consideramos en el párrafo anteriormente citado. estaríamos frente a un derecho penal objetivo, por eso para esta segunda doctrina solo se admite que la víctima sea el sujeto pasivo del robo o sus allegados o parientes, o empleados, o personas que salen en defensa de la víctima del robo o víctimas.

Solo si muere una de esas personas se puede hablar de latrocinio.

No en los casos en que muere el cómplice, o una persona en el balcón o en la calle.

Esos serán argumentos para la Defensa del imputado en sede penal.

Según el ARTÍCULO 165 DEL Código Penal, el ladrón o ladrones en plural ponen un mecanismo en acción, personal, interactivo, y por esto la ley los responsabiliza de todo lo que ocurre desde que se inicia sus acciones.

Este poner las condiciones básicas por parte del delincuente es lo que genera sus responsabilidad “por todo lo que ocurra” ( fallo de la Suprema Corte de Buenos Aires 17/03/04, “Méndez, Graciela N, publicado en. La Ley de Buenos Aires, 2004-1094).

Veamos un fallo que sostiene la segunda postura, o sea otra postura frente al mismo hecho, postura de la que hablamos, ya que dijimos que había dos : no cualquier muerte califica el hecho como latrocinio: “el ARTÍCULO 165 no habla de muerte sino de homicidio, “resultare un homicidio” dice, “homicidio” ES UN HECHO ANTIJURÍDICO Y CULPABLE, por lo tanto la muerte que los policías ocasionan del cómplice del ladrón, que también estaba robando, y esa muerte no podría perjudicar al otro ladrón que quedó vivo, incluyéndolo en el ARTÍCULO 165, latrocinio. ( Tribunal Supremo de Justicia de Córdoba, 16/6/93 “Moyano, Carlos, publicado en La Ley de Córdoba, 1993-814).

Este fallo se dictó, por supuesto, en un caso en que el cómplice murió a manos de la policía, en un enfrentamiento.

Independientemente de esta discusión, algunas cosas deben aclararse, porque es importante: lo que es un accidente no califica el delito, lo que es incidente sí.

Veamos ejemplos que nos van a clarificar el tema, como siempre lo hacen: Una mujer que es asaltada en su departamento, que en su desesperación, por miedo, se inclina en el balcón y cae, no califica el hecho para los ladrones, eso es un accidente. De manera que ese será el argumento que deberá utilizar el abogado del imputado en una Defensa Penal para que la pena de su defendido sea menor, sea la del ARTÍCULO 164, robo simple al que le corresponden de un mes a seis años, y no la pena del ARTÍCULO 165, (latrocinio) que es de diez a veinticinco años.

El disparo que se le escapa al taxista cuando cae el arma, y el delincuente herido mure tampoco ubica la conducta del otro ladrón en el ARTÍCULO 165.

Son situaciones de caso fortuito, de un accidente, son imprevisibles para el ladrón por eso no califican el delito, se tratará de un robo simple. Y esa será la postura del abogado defensor del imputado en la mayor parte de los casos, aunque su defensa puede situarse en otro instituto que excluya de responsabilidad al imputado ( por ejemplo ARTÍCULO 34 del Código Penal, o sea imputabilidad ).

HOMICIDIOS QUE SON ABARCADOS POR ESTE ART. 165 DEL CÓDIGO PENAL

A la disparidad de homicidios que se encuentran abarcados por este artículo de robo, diremos que hay varias opiniones en la doctrina penal.

Según Soler, el artículo abarca los homicidios culposos y preterintencionales, que , como sabemos, tienen dolo en el inicio y culpa en el remate. De manera que ambas formas son culposas.

Consecuencia de este pensamiento es que si se trata de un homicidio doloso y no ha tenido al ser realizado alguna de las particularidades del ARTÍCULO 80 inciso séptimo.. O sea conexión ideológica con otro delito, concursará como homicidio simple con el robo simple del ARTÍCULO 164.

Según Núñez y Levene, autores del Derecho Penal y de reconocimiento, los homicidios culposos y preterintencionales están incluidos en el ARTÍCULO 165, coinciden con el autor Soler, pero agregan los homicidios dolosos, pero no los pre ordenados.

Para Fontán Balestra, autor, en contra con los anteriores, son precisamente los homicidios culposos y los preterintencionales los que no están incluídos, y lo que decide su opinión en este sentido es la escasez de la pena que tienen esas formas. Solo están incluidos los dolosos. Para Creus todos los homicidios que no caen en el ARTÍCULO 80 inciso séptimo del Código Penal, homicidio criminis causa, caen en el ARTÍCULO 165, latrocinio. Por supuesto homicidios ligados a un robo, sino la pena es la del homicidio puro, que es otra, ya que es un delito contra la vida.

CONSUMACIÓN Y TENTATIVA

Dándose la muerte con motivo u ocasión del robo, no importa que el apoderamiento de la cosa robada no se concrete, pues ya se integra el tipo del ARTÍCULO 165. Pero no ocurre lo mismo a la inversa: si lo que se concretó en la realidad fue el robo, pero no el homicidio que quedó en grado de tentativa, no cae en el artículo que comentamos, lo que se produce es un concurso entre robo y tentativa de homicidio ( ARTÍCULOS 44 y 79 del código penal) .Desde ese punto de vista, nunca el ARTÍCULO 165 va a admitir una tentativa. Si hay tentativa y no homicidio, nunca se va a encuadrar un robo dentro del latrocinio, recordemos siempre que el latrocinio es pena más alta de diez a 25 años.

ROBO AGRAVADO DEL ART. 166

Se aplicará reclusión o prisión de cinco a quince años:

1) Si por las violencias ejercidas para realizar el robo, se causare alguna de las lesiones previstas en los art. 90 y 91.

2) Si el robo se cometiere con armas, o en despoblado o en banda.

Si el arma utilizada fuera de fuego, la escala penal prevista se elevará en un tercio de su minimo y en su máximo.

Si se cometiere el robo con un arma de fuego cuya aptitud para el disparo no pudiera tenerse de ningún modo por acreditada, o con un arma de utilería, la pena será de tres a diez años de reclusión o prisión.

ROBO CALIFICADO POR LESIONES ( ART. 166, 1RA. PARTE).

El inciso 1 del ARTÍCULO 166 trata de las violencias ejercidas para realizar el robo y dice que si éstas dieren causa a lesiones previstas en el ARTÍCULO 90 y 91, es decir, graves y gravísimas, la pena será de cinco a quince años ( está agravando al robo simple, que como vimos en el ARTÍCULO 164 tenía como pena un mes a seis años).

Las lesiones del ARTÍCULO 90 “graves” son las que producen una “debilitación permanente de la salud, o una dificultad permanente de la palabra, o hubieran inutilizado a la víctima para el trabajo por más de un mes”, y las del ARTÍCULO 91 que son las “gravísimas”, son las que hubieren producido en la víctima “una enfermedad cierta o probablemente incurable, o la inutilidad permanente para el trabajo, o la pérdida de la palabra o de la capacidad para engendrar o concebir.”

En cuanto a las lesiones leves, se ha sostenido que el concurso es formal y también que quedan absorbidas por la violencia del robo, concurso aparente en opinión del Doctor Omar Breglia Arias, y no real.

Particular problema se presenta cuando el robo no ha sido consumado y sin embargo se han infligido lesiones graves, preguntándose la doctrina si se trata de una tentativa de robo y lesiones criminis causae ( ARTÍCULOS 44, 164 y 92, en concurso, o una tentativa de robo con lesiones, o sea robo calificado prvisto en el INCISO primerp de este artículo en grado de tentativa.

ROBO CALIFICADO POR EL USO DE ARMA ( ART. 166, 2DA. PARTE )

El inciso segundo del ARTÍCULO 166 dice que el robo se califica si se realiza con armas. Si bien la expresión es plural, “armas”, basta que sea una sola. Si el arma fue blandida por uno de los ladrones la calificación se comunica a los demás ladrones que estuvieron robando, salvo que se pruebe en el proceso con toda contundencia y certeza que desconocían que se estaba utilizando un arma (que uno de ellos iba a blandir un arma).

Se discute si se aplica esta calificante del robo, si el arma fue utilizada no en la faz ejecutiva del mismo, sino después para logar su impunidad.

Veamos un poco el concepto de “arma” ¿ Qué es arma?. Es el objeto destinado por sus características en forma específica para la defensa y el ataque (arma propia) como el que eventualmente y sólo porque aumenta el poder ofensivo del hombre, éste puede utilizarlos para los fines mencionados (arma en sentido impropio).

La situación antes de la reforma: La doctrina y la jurisprudencia habían ent4endido que sie el arma presenta dificultades en su mecanismo, las que no descartan la posibilidad de que esas armas funcionen, su uso califica el robo, (inciso segundo) del ARTÍCULO 166 del Código Penal, ya que la mera posibilidad de su efectividad es suficiente para apreciarlo así.

Pero no es lo mismo un revólver descompuesto, de manera tal que, a veces, salga un disparo del mismo y la mayoría de las veces no, no salga disparo, que un revólver descompuesto de manera tal que al para disparar haya que actuar manualmente sobre el tambor, con lo que el ladrón estará seguro de que el revólver disparará. Pues él tiene el dominio de esa cuestión.

No entran en las calificantes del robo las conductas de simular un arma, decir, por ejemplo que se la tiene en el bolsillo, apuntar con una lapicera o usar un arma de juguete de un chico. Pero no es imprescindible que con el arma de fuego se apunte. Si que se intimide con ella, ya sea mostrándola ostentosamente o blandiéndola.

Como vemos lo que se exige es que el ladrón haya querido lograr el efecto deseado, para lo cual puso a la vista de la víctima el arma.

El plenario “Costas”, que es un plenario muy famoso, impuso que la munición del arma sea sometida a peritaje para determinar no sólo su calidad funcional sino también si pudo ser disparada por el arma de fuego en cuyo interior se secuestró.

3. La agravante genérica por el uso de “arma de fuego”. La ley 25.297 agrego el ARTÍCULO 41 bis del Código Penal esta agravante, aclarando que no será aplicable cuando la circunstancia mencionada en ella esté contemplada como elemento constitutivo o calificante del delito de que se trate.

Esto dio lugar a una discusión ya que la caficante del “delito con arma” estaba dos veces, en el ARTÍCULO 41 del Código Penal, la primera vez, y aquí en el 166, inciso 2do. la segunda vez, pero bueno la propia ley hace la aclaración de que si el delito tiene específicamente una agravante por el uso de arma ( como sucede con el robo ) esto no se hace dos veces, o sea el robo no se califica dos veces, sino una.

Esto violaría el principio de derecho llamado “non bis in idem” ( no sancionar dos veces por lo mismo ).

LA LEY 25.882. LA ULTIMA REFORMA

Esta reforma es importantísima porque da distintas categorías en el robo con arma que antes no estaban delimitadas así.

Esta ley modificó todo el cuadro de situación en referencia al robo con arma.

La nueva formulación ha dejado al robo con armas dividido en cuatro figuras distintas:

a) robo con armas.

b) robo con arma de fuego no apta para el disparo.

c) Robo con arma de utilería.

d) Robo con arma de fuego perfectamente apta para el disparo.

En general la ley es severizante o sea menos benigna que la formulación anterior en el Código Penal, o sea como estaba escrita antes.

En segundo lugar, en la práctica judicial hay muchas dificultades para determinar bien sobre todo en relación a las expresiones: “ aptitud para el disparo que no pudiera tenerse por acreditada “.

Al decir “severizante” decimos que con esta ley las penas son mucho más altas para el delincuente, sufrirá penas de prisión mucho más altas que antes de la ley..

Veamos en la realidad que puede pasar:

1) si se emplea un arma que no es de fuego, la pena es de 5 años a 15 AÑOS DE PRISIÓN O RECLUSIÓN.

2) Si se trata de “arma de fuego” el mínimo y el máximo se agravan respectivamente en un tercio, CON LO QUE EL MÁXIMO ASCIENDE A 20 AÑOS Y EL MÍNIMO A SEIS AÑOS Y OCHO MESES.

ES UNA PENA MUY ALTA SEGÚN EL CÓDIGO PENAL ESPECIALMENTE PREVISTA PARA QUIENES ROBAN CON ARMA DE FUEGO.

1. Si se trata de un robo con arma de fuego cuya aptitud para el disparo no pudiera tenerse por acreditada o un arma de utilería LA PENA ES DE 3 A 10 AÑOS.

O SEA TRES PENAS: 5 A 15 AÑOS.

6 AÑOS Y 8 MESES A 20 AÑOS DE MÁXIMO.

3 A 10 AÑOS.

YA HABÍAMOS VISTO QUE EL ROBO SIMPLE TIENE DE 1 MES A 6 AÑOS.

QUE EL ROBO DEL ARTÍCULO 165 (SI CON MOTIVO U OCASIÓN DEL ROBO RESULTARE UN HOMICIDIO) TIENE DE 10 A 25 AÑOS.

EL ROBO AGRAVADO POR LESIONES ( ARTÍCULO 166, inciso primero) YA HABÍAMOS VISTO TIENE DE PRISIÓN: DE 5 A 15 AÑOS.

COMO VENIMOS VIENDO LA TEORÍA DE QUE EL ARMA NO ERA OPERATIVA EN ESE ROBO DETERMINADO, PORQUE EL ARMA ESTABA DESCARGADA, DESCOMPUESTA, CON MUNICIÓN INÚTIL, O ERA UN ARMA DE UTILERÍA, hoy está en desuso y en esos casos no va a parar al robo simple del ARTÍCULO 164 ( 1 mes a 6 años) y va a parar al “arma cuya aptitud para el disparo no pudiera tenerse por acreditada”, la pena es de 3 a 10 años de reclusión o prisión.

Pero vemos también que en este caso tiene pena menor que en el caso de que el arma de fuego fuera verdadera y operativa.

 

EL ARMA DE FUEGO CUYA APTITUD PARA EL DISPARO NO PUEDA TENERSE POR ACREDITADA

Se interpreta que se trata de un problema en el mecanismo del arma, no de un arma descargada..

EL ARMA DE UTILERÍA

Es la que se usa en las representaciones teatrales, cinematográficas, televisivas, etcétera.

Según una opinión no entra aquí el arma de juguete o de réplica. – Vismara – y se ubican en el robo simple.

Según otra corriente – Reinaldi – el arma de juguete y la réplica se identifican con el arma de utilería.

EL CONCURSO CON LA TENENCIA DE ARMAS

Se ha dicho que la “tenencia de arma de guerra” – o su portación, que son delitos permanentes y el robo con armas, que es delito instantáneo, concurren en forma real, en la medida que se superponen temporalmente en forma parcial, pero si no se prueba una tenencia de armas pretérita , anterior e independiente del apoderamiento de el robo en cuestión, ese otro delito la tenencia de arma queda absorbida por la figura del robo agravado.