DEMANDADO GENÉRICO - CÉDULA DIRIGIDA DEMANDADO GENÉRICO - CÉDULA DIRIGIDA AL DEMANDADO DESCONOCIDO - LA NOTIFICACIÓN DEMANDA - LA FORMA - LOS SUB INQUILINOS Y OCUPANTES - LA CÉDULA NOTIFICACIÓN OCUPANTES - TERCEROS Y CÉDULA BAJO RESPONSABILIDAD

LA TRABA DE LA LITIS CON UN DEMANDADO GENÉRICO  O IGNOTO – LAS CONSECUENCIAS – EL IMPACTO SOBRE EL PROCESO JUDICIAL – LAS EVENTUALES NULIDADES Y LAS RESPONSABILIDADES – LOS DEBERES DE LOS JUECES – LA CÉDULA BAJO RESPONSABILIDAD DE LA PARTE ACTORA.

O DESCARGAR ESTE CONTENIDO EN AUDIO EN SU PC. GRATUITAMENTE, COMO ASIMISMO PASARLO A UN EQUIPO DE AUDIO O CELULAR, COMO DESEE.

 

Por el doctor Juan Carlos Muse Generch.


 

 

SI ESTE TEMA NO LE INTERESA HAGA CLIC DEBAJO PARA IR A OTRO TEMA DE DERECHO DEL ÍNDICE GENERAL

El llamado demandado genérico.

 

El demandado genérico y el Código Procesal.

 

La jurisprudencia.

 

Las consecuencias. Jurisprudencia.

 

Las medidas preliminares.

 

Omisión de la identidad de los firmantes de la cédula de notificación de la demanda.

 

Los abusos.

 

El documento de identidad y el domicilio que se consigna en el mismo.

 

Primera conclusión.

 

Segunda conclusión. La acción autónoma de nulidad.

 

Normas aplicables.

 

Conclusión final.

 

 

 

 

 

El llamado demandado genérico.

 

No existen muchos fallos respecto del demandado genérico, y se denomina así al ignoto. Se sabe de la existencia de ciertos legitimados por la ley a fin de ser sujetos de una acción en carácter de pasivos, como accionados, como demandados, pero no se conoce su nombre. Por ello, la denominación “demandado genérico” es incorrecta, preferiría usar la del demandado ignoto.

 

El demandado genérico y el Código Procesal.

 

Los artículos 330 de los Códigos Procesales Civiles y Comerciales de la Nación y de la Provincia d Buenos Aires son idénticos y exigen como requisito de admisibilidad de la demanda: Art. 330. - La demanda será deducida por escrito y contendrá: 1) El nombre y domicilio del demandante., 2) El nombre y domicilio del demandado, 3) La cosa demandada, designándola con toda exactitud, 4) Los hechos en que se funde, explicados claramente, 5) El derecho expuesto sucintamente, evitando repeticiones innecesarias, 6) La petición en términos claros y positivos, La demanda deberá precisar el monto reclamado, salvo cuando al actor no le fuere posible determinarlo al promoverla, por las circunstancias del caso, o porque la estimación dependiera de elementos aún no definitivamente fijados y la promoción de la demanda fuese imprescindible para evitar la prescripción de la acción. En estos supuestos, no procederá la excepción de defecto legal. La sentencia fijará el monto que resulte de las pruebas producidas.

Esta claro que los códigos exigen el qué, el contra quién, el por qué, qué pido, cuáles son mis fundamentos en los hechos y en el derecho y las razones por las que acudo al Poder Judicial.

Como podemos ver, la exigencia relativa al demandado es de de consignar su nombre y domicilio.

Ciertas prácticas de juzgados de Primera Instancia, autorizan a la admisión en la demanda al demandado ignoto.  Esto es aceptable cuando dependiera de un acto posterior de individualización.

Es especialmente en los procesos por desalojo, donde muchos juzgados de primera instancia, tienen la práctica de admitir la demanda genérica contra subinquilinos y ocupantes.

Esto lucha duro contra la letra del precitado artículo. Pero hay algunas cuestiones que tener en cuenta a la hora de la exigencia legal.

La primera de ellas, es que, el demandado tiene un derecho constitucional a la defensa, que se particulariza en el reconocimiento o desconocimiento de su situación de ocupante o de subarrendatario, en la recepción de la cédula de notificación de la demanda con las respectivas copias ( art. 120 del C.P.C. y C. ), para que válidamente a tenga en sus manos, y pueda responder y ejercer sin perturbaciones su derecho de defensa en juicio, a que en el mismo proceso, no interfieran personas que no ocupan el lugar y que puedan decir que en verdad la ocupan perdiéndose un tiempo procesal enorme, y a tener en cuenta que se trata de una acción posesoria, no real, por cuanto quien acciona por juicio de desalojo, peticiona la posesión del inmueble no tomándose en cuenta su carácter de titular dominial, dado que esta exigencia no está prevista para las acciones posesorias.

El ser desposeído, ya sea por falta de devolución de la cosa locada, o por la perturbación que involucra la desposesión de la cosa.

Nada obsta el solicitarle al magistrado una constatación en el lugar de la cosa desposeída, por ejemplo si se trata de un inmueble locado. Imposible en las cosas muebles, la desposesión de las mismas, en el fuero civil, debe precisar en términos absolutos en la misma demanda, quien ha sido el desposeedor. De otra manera, deberíamos ir al fuero penal.

La cédula de notificación junto con la demanda deben ser dirigidas al domicilio real, o al especial, siempre que éste último resulte indubitado del documento que se acompaña.

La relación jurídico – procesal distorsionada.

La relación jurídico procesal queda distorsionada, por no tener la certidumbre de tener un legitimado pasivo. La administración de justicia puede verse afectada.

 

La jurisprudencia.

 

Ha dicho: “La correcta formalización del proceso exige la ineludible individualización del demandado en el escrito introductorio de la instancia, no siendo dable demandar "a quien resulta propietario" en forma genérica, pues la demanda debe contener concretamente el nombre y domicilio del demandado y cuando ello le es desconocido, debe acudir a las diligencias preliminares con el objeto de obtener las informaciones indispensables para la ulterior constitución regular y válida Integración de la litis” (S.I.L. 17/04, Sala “A”, conjueces). ---------. Control.- UTSUPRA: A00114453466.-

PODER JUDICIAL DE LA PROVINCIA DEL CHUBUT CAMARA DE APELACIONES EN LO CIVIL, COMERCIAL, LABORAL E INSTRUCTORIA -Circunscripción Judicial del Noreste. Boletín de Jurisprudencia n° 5 (Sentencias interlocutorias en lo civil, comercial, laboral y contencioso administrativo) Secretario Sala A: Dr. Paulo Eduardo König Secretaria Sala B: Dra. Cecilia Inés Corneo Auxiliar Letrada: Dra. Elva Angulo - Año 2004 -- Demandado: Individualización.-

"Demandar" no es simplemente requerir la "investigación judicial" de un hecho que se desconoce; quien demanda asume la carga de la afirmación de un hecho concreto y que reputa cierto, en el cual intenta fundamentar una determinada pretensión; esto es lo que distingue a la "demanda" de la "denuncia" (CNPaz, Sala I, Mayo 10 1963). ED, 5-641.

“No desconocida por el actor la alegación del demandado de que la cédula de notificación se diligenció en un domicilio que no es el suyo, no procede la apertura a prueba del incidente” (CNCom., Sala A, Diciembre 14 1962). ED, 6-498.

 

Las consecuencias. Jurisprudencia.

 

La jurisprudencia, cuando la demanda se ha mal dirigido, y no ha cumplido con los fines de identificación de persona y lugar, hacer equiparable la resolución que tiene por no contestada a la demanda como sentencia definitiva, aún, cuando la misma no se haya dictado. Se ha dicho al respecto:

Ref. Jurisprudencia Sumariada Oficial. Base JUBA - Año 2010: SUMARIO: Ac 95.000, 21/10/09, “Pérez, Angel c/Tamula, José, Tamula, LUis y De Prinsio A. de Lima y demás ocupantes s/Desalojo. Recurso de queja.”. Magistrados votantes: de Lázzari - Kogan - Negri - Hitters - Genoud - Pettigiani - Soria. Recursos extraordinarios-sentencia recurrible - Demanda y contestación. La Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos aires resolvió , por mayoría, que la resolución que tiene por no contestada en término la acción, resulta equiparable a definitiva , a los efectos del art. 292 del C.P.C.C.. (Consultar Observaciones del fallo: Este criterio modifica el sustentado en fallos anteriores). RECURSOS EXTRAORDINARIOS-SENTENCIA RECURRIBLE - DEMANDA Y CONTESTACIÓN.

“La resolución que tuvo por no contestada en término la acción resulta equiparable a definitiva, por deparar un perjuicio de insusceptible reparación ulterior, con mengua de la defensa en juicio y el debido proceso (arts. 10, 15, Const. prov. y 18, Const. nac.) (doctor DE LAZZARI, mayoría). UTSUPRA: A00369117426.-

También se ha decretado la nulidad de la sentencia dictada en ese sentido.

Ref. Sumarios Oficiales. Poder Judicial de la Provincia de Río Negro. STJRNSC: SE. <6/07> "O., J. G. y Otra c/G., S. y/u Ocupantes s/DESALOJO s/CASACION" (Expte. No. 20195/05 - STJ-), (06-02-07). LUTZ " SODERO NIEVAS " BALLADINI " Voces: JUICIO DE DESALOJO " EXTINCION DE LA RELACION LABORAL " FUERO LABORAL " COMPETENCIA POR LA MATERIA " ORDEN PUBLICO - POSESION " NULIDAD DE SENTENCIA " TITULO DE LA POSESION -

Sumario: <18279> “Considerando que la competencia en razón de la materia, es de orden público y por ende indisponible para las partes, entiendo que en autos no sólo debería declararse la nulidad de las sentencias por las razones .... desarrolladas, sino también por la incompetencia de los jueces que las dictaron. Es que a fin de la determinación de la competencia debe estarse de modo principal a la exposición de los hechos que el actor hace en su demanda, y sólo en la medida que se adecue a ellos, al derecho que invoca como fundamento de su pretensión (conf. CSJN., del 06-12-98, "Manliba S.A. c/ C.E.A.M.S.E. s/ const. tribunal arbitral"), y en autos los actores demandaron el desalojo del inmueble en cuestión, fundado en el cese de la relación laboral (peón general) del señor S. G., por cuanto aducen que dicha relación laboral era la causa de la ocupación del inmueble (arts. 1493 ss y concordantes del Código Civil, y artículo pertinentes del Estatuto del Peón Rural).” (Disidencia del Dr. Balladini). SUMARIOS RELACIONADOS: <14094> - <17022> - <15371> - <18076> - <18077> - <18078> - <14305> - <15571> - <15219> - <15255> REFERENCIAS NORMATIVAS: <art. 1493> UTSUPRA: A00249768416.-.

 

Las medidas preliminares.

 

Ellas están previstas en el Artículo 323 del C.P.C. y C.  para este tipo de situaciones.

Señala el precepto. “El proceso de conocimiento podrá prepararse pidiendo el que pretenda demandar, o quien, con fundamento prevea que será demandado: 1) Que la persona contra quien se proponga dirigir la demanda preste declaración jurada, por escrito y dentro del plazo que fije el juez, sobre algún hecho relativo a su personalidad, sin cuya comprobación no pueda entrarse en juicio, 6) Que la persona que haya de ser demandada por reivindicación u otra acción que exija conocer el carácter en cuya virtud ocupa la cosa objeto del juicio a promover, exprese a qué título la tiene.  Dentro de estas medidas se encuentra el nombre y el domicilio.

Es decir, el mismo Código Procesal, y el de la Provincia de Buenos Aires también ( arts.   Prevén la situación del demandado ignoto, situación que especialmente se da en los procesos por desalojo.”

El caso de las cédulas dirigidas a personas específicas bajo responsabilidad de quien las solicita a un domicilio determinado.

El problema reside en los abusos que en cualquier circunscripción judicial se presenta. El control de eventuales nulidades por parte del órgano jurisdiccional, permite al magistrado la previa corroboración, a fines de evitar perjuicios, de ese domicilio.

Pueden presentarse en a lo largo de la causa, elementos que hagan sospechar que el demandado vive donde señala el actor. Pero si no es así, lo que habitualmente sucede, es que el Juez ordene una serie de medidas para establecer dicho domicilio.

Al respecto y mediando nombre se toman dos medidas:

1.- Una de ellas, aceptada jurisprudencialmente, es el domicilio consignado en los padrones electorales, por considerarse que, quien es responsable de su cambio, es el propio demandado, habida cuenta que es un domicilio, de fácil acceso, que representa una obligación el tenerlo actualizado, para todas las circunstancias de la vida civil.

2.- Otros Juzgados prefieren la ubicación real y concreta, y ordenan prueba de informes a entidades que pudieran tener el domicilio ( Policía Federal a efectos de que lo localice e informe o policía provincial, Migraciones, Correo Argentino, y una variedad de organismos más que quedan a discreción judicial ).

Por último, en caso de no encontrárselo, los efectos son distintos: en un caso, el primero, el juicio será válido y no podrá atacarse de nulo, ni de vicio que lo contenga. En el segundo caso, se publicarán edictos tras el fracaso en la ubicación.

Otra posición afirma que, quien asume la carga de la citación bajo responsabilidad de quien pide se notifique en determinado lugar, es finalmente el responsable de los daños y perjuicios que arroje la medida ( tal como daños y perjuicios ).

En la Capital Federal o ámbito nacional, es la posición dominante en los jueces de primera instancia.

No puedo estar de acuerdo. El Código Procesal exige una actividad del juez tendiente a evitar nulidades. Así el art.  34 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, que es igual al de la Provincia de Buenos Aires, se señala: Deberes. Son deberes de los jueces:  5. Dirigir el procedimiento, debiendo, dentro de los límites expresamente establecidos en este Código: … II. Señalar, antes de dar trámite a cualquier petición, los defectos u omisiones de que adolezca, ordenando que se subsanen dentro del plazo que fije, y disponer de oficio toda diligencia que fuere necesaria para evitar o sanear nulidades.

Y como se trata de un deber judicial, donde no puede dejarse al arbitrio de las partes cómo es que se correlaciona el proceso donde interviene el Estado a través del Poder Judicial, la asunción de la responsabilidad no es suficiente, pues, pueden provocarse efectos dañosos irreversibles, tanto por consecuencia de los procesos mismos y su duración, como por causa o efecto de la insolvencia patrimonial de quien solicita la medida de notificar al domicilio que le parezca.

Esta circunstancia, se ve disminuida en sus efectos, cuando del mismo expediente surgen evidencias en el sentido de que la persona vive en determinado domicilio, o, mejor dicho, indicios claros.

El problema con las cédulas denominadas “bajo responsabilidad de la parte actora” estriba en el hecho, de que si la parte demandada se presenta a juicio, y pide la nulidad de la notificación respondiendo en ese mismo acto la demanda, o solicitando un plazo para obtener fotocopias, no se comprende por cuál razón, los magistrados conceden esa nulidad o suspensión de plazo para responder a la demanda. Nulidad en el caso de avanzado ya más de la contestación, las sucesivas resoluciones judiciales, y suspensión de plazo, para pedir las fotocopias.

Un ejemplo lo demuestra:

“No desconocida por el actor la alegación del demandado de que la cédula de notificación se diligenció en un domicilio que no es el suyo, no procede la apertura a prueba del incidente” (CNCom., Sala A, Diciembre 14 1962). ED, 6-498.

Otro en el mismo sentido: “Resulta improcedente desestimar un pedido de nulidad cuando, -como en el caso-, surge que, la cedula por la cual se pretendió notificar a los fines de la preparación de la vía ejecutiva fue diligenciada con la modalidad "bajo responsabilidad de parte actora", y del acta de constatación surge que quien se entendiera con el Oficial de Justicia manifestó que el requerido no vive allí, lo cual implica una irregularidad de la mentada diligencia, puesto que se libro la notificación cuestionada a un domicilio erróneo.” 8297/97 BANCO DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES C/ DEPRESBITERIS, ADRIANA CRISTINA S/ EJECUTIVO. Fecha: 18/02/2010 Cámara Comercial: F. Ojea Quintana - Barreiro - Tevez. Ficha Nro.: 000055720 UTSUPRA: A00362668060.-

Dicho de otra manera, se reconoce que el proceso judicial no puede avanzar. Sólo corresponde la retroacción del proceso judicial y las circunstancias del expediente deben autorizar a proceder por parte del oficial notificador, de otro modo que el señalado por el juez de la causa. Máxime que, teniendo en cuenta que el oficial notificador emite un instrumento público que da plena fe de su contenido, se entiende claramente y se desprende de la cédula misma, que el demandado no se domicilia en el lugar expresado por la parte actora. En consecuencia, la posición aún más flexible admite la declaración de nulidad durante el juicio.

 

Omisión de la identidad de los firmantes de la cédula de notificación de la demanda.

 

Jurisprudencialmente se ha dicho que “La omisión de la identidad de los testigos que aparecen suscribiendo la cédula de notificación en el domicilio real del impugnante, cuya recepción no desconoce, no es motivo de nulidad de los procedimientos, la que se articula invocan un estado de indefensión, desvirtuando por las constancias del expediente” (CNCom., Sala A, Diciembre 13 1965). ED, 16-792.

 


Los abusos.

 

Es que, los abusos son frecuentes, ante la falta de identificación de la persona que habrá de recibir la cédula, la están recibiendo terceras personas, las cuales, no se presupone que van a entregársela al demandado.

La manifestación en el sentido de que la persona se domicilia en determinado lugar efectuada por otras. Se ha señalado por la jurisprudencia:

En el marco de un proceso ejecutivo, corresponde rechazar el planteo de nulidad, inhabilidad de título y levantamiento de embargo, en tanto el ejecutado plantea que la cédula de notificación ordenada para citarlo en los términos del CPR 525 fue diligenciada a un domicilio en el que no vivía. Sin embargo, cabe señalar que este instrumento no presenta defectos formales que obsten a su validez, y que, contrariamente a lo afirmado por el apelante, si bien fue librado bajo responsabilidad de la parte actora, lo cierto es que finalmente pudo ser diligenciado en condiciones normales, al haber sido recepcionado por una persona que admitió que el ejecutado vivía allí. Las manifestaciones vertidas al respecto por la notificadora sólo podían ser redargüidas de falsedad, lo cual no fue propuesto por el ejecutado. Es que, al revestir la naturaleza propia de los instrumentos públicos, hacen plena fe, con el alcance del CCIV: 993 (cfr. CNCom. Sala D, in re "Feferbaum Isidoro c/ Shell Cía. Argentina de Petróleo S.A. s/ ordinario", del 27/03/09; ídem Sala A, in re "Plásticos Argentinos SA s/ quiebra c/ Menéndez Alfredo s/ ordinario", del 13/11/07). BANCO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES C/ GAMBINI ALBERTO LORENZO S/ EJECUTIVO” Bargalló - Sala. Cámara Comercial: E. Fecha: 20110919 Ficha Nro.: 000059984 UTSUPRA: A00373380763.-

 

El documento de identidad y el domicilio que se consigna en el mismo.

 

Se está abandonando la idea en el sentido de que el domicilio al que debe cursarse la cédula de notificación de la demanda, puede basarse en las constancias de registro electoral. En efecto, los Códigos Procesales de toda la Nación exigen que la notificación de la demanda sea realizada en un domicilio real. Esto independientemente de la obligación de mantener actualizado el domicilio en el documento de identidad. Y al respecto se ha dicho:

474. DERECHO PROCESAL: ACTOS PROCESALES. NOTIFICACION. NULIDAD. IMPROCEDENCIA. 11.7.8. “Será procedente el rechazo de un planteo de nulidad basado en que el domicilio en el que se efectuó la intimación de pago no era la residencia del apelante al momento de efectuarse la notificación. Ello así toda vez que el hecho de que en el documento nacional de identidad del demandado figure otro domicilio distinto al de la intimación de pago no es per se demostrativo de que éste no se encontraba allí al momento de la diligencia. Antes bien, resultaba necesario, a tales fines, que acompañe otras constancias como facturas, correspondencia, impuesto o servicios a su nombre, para justificar su residencia actual. Además, cabe señalar que con posterioridad a esa negativa, el actor acompañó la copia de un escrito presentado por el demandado en otro expediente, entre las mismas partes, en el que denunció como real al domicilio impugnado en estos autos. Por lo tanto, las alegaciones resultan realmente contradictorias.” STEININGER, CARLOS C/ BARCOVICH, ROBERTO S/ ORDINARIO. Garibotto - Monti - Kölliker Frers (Sala integrada). Cámara Comercial: C. Fecha: 20110506 Ficha Nro.: 000058796 UTSUPRA: A00374980941.-

Fuente: PJN - BOLETINES DE JURISPRUDENCIA Autor: PJN - BOLETINES DE JURISPRUDENCIA

 

La palabra “residencia” señalada en el fallo transcripto, indica un hecho real, un domicilio real.

 

Otro fallo señala en este mismo sentido de obrar con diligencia y precaución: “Si de las constancias de la causa surge que el banco actuó diligentemente y con la mayor prudencia posible dadas las circunstancias de tiempo, modo y lugar, cumpliendo de manera razonable lo que marcaba la Comunicación "A" 3244: punto 1.3.1. (del 21.5.01, fecha que aquí interesa) respecto de los requisitos que debían controlar los bancos para la correcta determinación de la identidad de las personas físicas que solicitasen la apertura de una cuenta corriente bancaria, no hay motivo, entonces para responsabilizarlo por los daños y perjuicios que el rechazo de los cheques librados contra esa cuenta hayan ocasionado al accionante; quien, por su parte, no puede cuestionar la convalidación que el banco demandado hizo del domicilio particular y comercial de quien se presentó solicitando la apertura de la cuenta corriente, ambos coincidentes, con una antigüedad de un mes y que no era el domicilio que surgía del documento nacional de identidad; ya que, hecho que el domicilio particular y el comercial denunciado coincidieran no daba cuenta, por sí mismo, de ninguna anormalidad que pudiera haber puesto sobre alerta al banco demandado, ya que el contrato de alquiler presentado por el solicitante comprendía un local con vivienda; la poca antigüedad de ambos domicilios tampoco ofrecía elemento de juicio alguno para levantar alguna sospecha por parte del banco demandado, toda vez que ello estaba de acuerdo con la circunstancia de que el emprendimiento comercial del solicitante era nuevo; que el domicilio particular que constaba en el DNI fuera distinto del denunciado, tampoco era un dato suficiente para promover una sospecha, pues es normal que los ciudadanos no actualicen el domicilio que consta en el Registro Público de las Personas, máxime si no poseen una vivienda propia sino que son inquilinos, pues esta última condición supone una cierta inestabilidad en la residencia; tampoco puede cuestionar que el vecino entrevistado, quien se presentó como titular de una carnicería, también tenía en el lugar una antigüedad de aproximadamente un mes, ya que la falsedad, de existir, podría darse, por hipótesis, aún si el sujeto entrevistado tuviera una larga residencia en el vecindario; finalmente, no han sido cuestionadas por el accionante las tareas cumplidas por la empresa de Informes Comerciales, con un lapso de 16 años de desarrollo de su actividad; ni ha producido prueba alguna tendiente a demostrar la falsedad de las indagaciones hechas por esa empresa para verificar la veracidad del domicilio particular y comercial denunciados.” GOGOL, HUGO C/ BANCO SOCIETE GENERALE S.A. S/ ORDINARIO. Heredia Dieuzeide  Vassallo. Cámara Comercial: D., 20091104 Ficha Nro.: 000054954 UTSUPRA: A00292653466.-

Fuente: Sumario PJN - RJCCOM 2009 Autor: Sumario PJN - RJCCOM 2009

 

Primera conclusión.

 

Esta clara la idea sentada en que el proceso puede válidamente trabarse mediante manifestación del actor bajo su responsabilidad en la idea de que el demandado vive en determinado lugar. Pero amén de ciertas prácticas judiciales, no es menos cierto que ciertas medidas prudenciales deben tomarse en función de las obligaciones que pesan sobre los jueces a fin de evitar nulidades ya que aún en la posición más flexible durante el juicio, puede tener que declararse la nulidad.

 

Segunda conclusión. La acción autónoma de nulidad.

 

¿Qué ocurriría si se dicta sentencia y la misma se encuentra ya firme por no haberse enterado el demandado que le estaban notificando una demanda?

Puede interponer una acción autónoma de nulidad, tema al que ya nos hemos referido (para verlo clic aquí ), como asimismo, los daños y perjuicios que una ligera e irrazonable apreciación de la parte demandante ha realizado o una actitud dolosa para el proceso judicial.

Tercera conclusión.

La simetría entre el allanamiento zonal y la cédula dirigida a grupo de personas, o a sub inquilinos u ocupantes.

Han existido posiciones de ciertos fiscales en el fuero penal, tendientes a pedirles autorización al juez de la causa, para proceder al allanamiento de ciertas zonas. Casi todos esos pedidos han sido denegados.

La razón es obvia o elemental: el concepto de allanar, se trata de un lugar privado, correspondiente a una persona, no pudiendo justificarse nadie en el hecho de no tener título de propiedad, estar fuera del Rango atribuido a lotes por la Dirección de Catastro Inmobiliario, o no poseer un derecho real como el de uso, usufructo, o de mero goce, como en el caso de la locación de inmueble.

Las zonas no se allanan, sino los espacios de las personas, los espacios personales, con ciertas moderaciones tocantes a su intimidad.

No puede decirse válidamente que una orden de allanamiento puede cursarse sobre una zona. Debe destacarse a lo menos, en la investigación penal, aunque fuere un sector marginal, la casa o casilla e identificar, para evitar nulidades, siquiera en el acto de allanamiento, a los moradores.

Algo similar ocurre para el caso de demandas que no poseen indicación del sujeto pasivo, para su recepción y que, pueden ser interceptadas o no por la persona obligada.

Por cuanto si bien nuestro sistema de notificación posee sus naturales defectos ( por ejemplo, la idea insuperable de que cuando el oficial notificador se constituye en determinado lugar, debe tener la certeza personal de que el demandado vive en el domicilio consignado en la cédula de notificación ), éste oficial notificador, no posee facultades para identificar a los moradores ni la calidad en la que habitan determinado lugar. No puede saberlo tampoco y debería devolver la cédula al juez que la ordenó, por no haber cumplimentado con el requisito del nombre.

 

Normas aplicables.

 

Tanto en la Capital Federal como en la Provincia de Buenos Aires, existen reglamentaciones al respecto que paso a transcribir.

En la provincia de Buenos Aires rige la acuerdo 3397 que indica respecto a los domicilios que denuncian las partes, tanto actora como demandada:

Artículo 185. Domicilio denunciado. Cuando se ordene notificar en un domicilio con carácter de "denunciado", el Oficial Notificador llevará a cabo la diligencia sólo cuando sea informado que la persona a notificar vive en ese lugar.

a)         Si vive allí pero no se encontrare al requerido, entregará la cédula a otra persona de la casa, departamento, oficina, local comercial o industrial, encargado del edificio, administrador o personal administrativo de barrios cerrados.

b)         En el supuesto caso que el requerido y las personas mencionadas en el párrafo anterior se negaren a recibir la cédula, ésta será fijada en la puerta de acceso a la casa, departamento u oficina.

En el ámbito Nacional rige la notificación electrónica opcional, para las Cámaras de Apelaciones y Juzgados de Primera Instancia, pero no cuando hay que notificar a un domicilio real. En el acuerdo 19/80 se señala:

Art. 153.– (Texto según resolución 188/2007 C.M.) A los fines de cumplir acabadamente las notificaciones que les son encomendadas, los Oficiales Notificadores deberán arbitrar los medios necesarios conducentes a cumplir el objetivo de la notificación. Algunos ejemplos de los trámites que se deberán realizar a los fines de subsanar los inconvenientes que en el lugar de las diligencias se puedan presentar, se detallan en los apartados siguientes.

A.- En una cédula con domicilio denunciado:

1º.

a) Si se responde a los llamados y el requerido habita el lugar, se entrega la cédula a cualquier persona de la casa mayor de 18 años de edad.

b) Si se responde a los llamados y el requerido no vive allí, se devuelve sin notificar.

c) Si no se responde a los llamados, de acuerdo con el art. 141 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación deberá consultarse a un dependiente -directo o indirecto- del consorcio de propietarios o a los vecinos del lugar. Si ellos indican que el requerido:

I) Vive allí, se entrega la cédula al personal que dependa directa o indirectamente del consorcio de propietarios; de no querer recibirla, se procederá a fijar el duplicado y las copias -si las tuviera-, en la forma indicada en el art. 153, ap D, con las constancias de los pasos dados. Si la averiguación se hiciere a través de algún vecino, se fija del mismo modo recién descripto. Por ningún motivo, debe dejarse el duplicado al vecino.

II) Si no saben dar razón del requerido deberá efectuarse un segundo intento en otro día dentro del plazo reglamentario.

III) Si de la consulta a los dependientes -directos o indirectos- del consorcio de propietarios o los vecinos surge que el requerido no vive en ese lugar, se devuelve la cédula sin notificar y se deja constancia de los pasos dados (acta circunstanciada). En este caso quedará librado a decisión del magistrado -bajo responsabilidad del interesado- la necesidad de ordenar que se fije la cédula a pesar de lo informado.

2º. Si el domicilio no es completo por falta de indicación de piso o departamento se podrá salvar alguna de las omisiones, si el nombre del requerido se encuentra indicado visiblemente en el lugar o si mediante consultas previas se lograse determinar fehacientemente los datos omitidos. Una vez que se encuentre individualizado, se procederá a efectuar el diligenciamiento, de acuerdo a lo previsto en el art. 141 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, entregando la cédula -en caso que el requerido viva allí- a cualquier persona de la casa o a quien dependa directa o indirectamente del consorcio de propietarios en caso de no responderse a los llamados, y si este último se negara a suscribir el acta o si la información fuera aportada por los vecinos se deberá efectuar un segundo intento en otro día, dentro del plazo reglamentario. Si se repite esta última circunstancia en el segundo intento se devolverá la cédula haciéndose constar todos los hechos que rodearon al acto.

El mencionado art. 141 es el de la fijación de la cédula con abstracción de si alguna persona atiende en el momento de la segunda visita del Oficial notificador, en la puerta de acceso al domicilio denunciado.

Sin ir más lejos el Reglamento para la Oficina de Mandamientos y Notificaciones de la Provincia de Corrientes señala:

Art. 47:

Traslado de la demanda:

Solamente se dará cumplimiento al aviso determinado en el artículo 339 del Código Procesal Civil y Comercial de la Provincia de Corrientes, cuando no se encuentre la persona a notificar y se informe que la misma vive en ese domicilio. Dicho aviso se dejará por escrito a una persona de la casa o al encargado del edificio, si se encontraren y, en el acta que se labre, constará su cumplimiento, con indicación de quién atendió, si correspondiere, y del día y hora en que se concurrirá a practica nuevamente la diligencia; el mismo procedimiento se utilizará en ausencia de personas en el domicilio y no pudiendo determinar que viva allí la persona a notificar. Si el día fijado no se encontrase al requerido, se practicará la notificación de acuerdo con el artículo 141 del Código Procesal Civil y Comercial de la Provincia de Corrientes.

Las cédulas bajo responsabilidad de la parte actora, como así también las que consignan domicilios constituidos, se diligencian con abstracción de que el requerido viva o no en ese domicilio.

Constancia en original y copia:

En las notificaciones referidas ut-supra, como en aquellas sujetas a procedimientos especiales, conforme a las normas emanadas de los códigos procesales que las regulan, se deberá dejar debida constancia de haber cumplido con las formalidades requeridas, tanto en la cédula original como en la/s copia/s que deben ser dejadas en el domicilio objeto de la notificación.

 

Conclusión final.

 

Desde todo punto de vista, no puede admitirse ni la notificación sin el nombre de la persona, en los casos de demanda, no puede admitirse el demandado genérico, o ignoto, no puede librarse una cédula en esas condiciones, y medianamente debe conocerse su domicilio real. Es inaceptable tener un demandado genérico, que cualquiera reciba la cédula y que no se tomen los debidos recaudos para la determinación del lugar donde debe hacerse el emplazamiento para que la persona demandada reciba la cédula de notificación de la demanda.

Es deber de los jueces evitar las nulidades. El que la interponga con esas irregularidades expresadas y cumpliendo con la carga de expresar su defensa, puede retrotraer el procedimiento judicial, con enorme dispendio de tiempo.