NUEVO CODIGO CIVIL Y COMERCIAL - NUERA VIUDA HIJOS - CODIGO CIVIL Y COMNERCIAL - SUCESIÓN - SUCESOR - HEREDERO - PORCION QUE LE CORRESPONDE - VIEJO CODIGO CIVIL - NUEVO - EL CUARTO - MARIDO - PREFALLECIDO - PADRES - LEGITIMA - PARTE QUE LE CORRESPONDE

 

SUCESIÓN DE LA NUERA VIUDA SIN HIJOS EN EL NUEVO CÓDIGO CIVIL CUANDO ESA CONDICIÓN ERA PREEXISTENTE AL NUEVO CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL DE LA NACIÓN.

 

 Por el doctor Juan Carlos Muse Generch.

 

 

 

 

SI ESTE TEMA NO LE INTERESA HAGA CLIC DEBAJO PARA IR A OTRO TEMA DE DERECHO DEL ÍNDICE GENERAL

Haga clic en el subtema que mas le interese si no desea una lectura completa, la que recomiendo.

 

 

 

Principio de los efectos de las relaciones o situaciones jurídicas existentes.

 

¿Qué es la legítima? ¿El contexto familiar antecedente tiene trascendencia?.

 

Si se intenta aplicar las nuevas legítimas del Código Civil y Comercial actual incluyendo a la legítima de la nuera viuda sin hijos. ¿Cuál heredero o sucesor paga las consecuencias?.

 

Actual Legitima del Esposo.

 

Artículos 2277 del Nuevo Código Civil y Comercial de la Nación y 3282 del Código Civil de Vélez Sarsfield y aproximación a la conclusión.

 

Efectos sucesorios en el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación.  Jurisprudencia.

 

Conclusión.

 

 

Principio de los efectos de las relaciones o situaciones jurídicas existentes.

 

Conforme al art. 3 del viejo Código Civil “A partir de su entrada en vigencia, las leyes se aplicarán aun a las consecuencias de las relaciones y situaciones jurídicas existentes. No tienen efecto retroactivo, sean o no de orden público, salvo disposición en contrario. La retroactividad establecida por la ley en ningún caso podrá afectar derechos amparados por garantías constitucionales” y conforme séptimo del nuevo Código Civil “A partir de su entrada en vigencia, las leyes se aplican a las consecuencias de las relaciones y situaciones jurídicas existentes”. “Las nuevas leyes supletorias no son aplicables a los contratos en curso de ejecución, con excepción de las normas más favorables al consumidor en las relaciones de consumo”.

De lo que surge lógicamente de estas dos disposiciones, tenemos que no puede ser aplicado el art. 7 del nuevo Código Civil, cuando el anterior se refiere ya a las consecuencias de las relaciones y situaciones jurídicas en ese entonces existentes sino que, este artículo, solo tendrá operatividad a partir de las posteriores normas que se dicten y modifiquen los efectos que el actual Código Civil sitúa o relaciona.

De todas maneras, ambas disposiciones se refieren a los efectos de esas relaciones o situaciones jurídicas, dándolos por sentado, pero no a la culminación de esos efectos o extinción retroactiva de la vocación hereditaria de la que antes se disponía y si bien.

En este sentido, no cabe excluir a la nuera viuda sin hijos, como actualmente se recaba de la práctica, y del actual derecho sucesorio, a los “efectos” del actual, pues, ya existe una derogación de la vocación hereditaria aunque muchos autores lo lamenten, cuando esa situación jurídica ya existía en el Código Civil anterior no nos estamos refiriendo a “efectos” sino a la institución familiar preexistente.

La jurisprudencia toma como fecha para la cual computar los efectos no consumados el momento del fallecimiento del causante.

 

¿Qué es la legítima? ¿El contexto familiar antecedente tiene trascendencia?.

 

La legítima es una institución protectora de la familia y ha sido trazada por Vélez Sarsfield siguiendo los contornos sociales de la época, considerándose que a mediados del siglo XIX el promedio de vida de las personas era muy inferior al actual y generalmente al morir los padres sus hijos eran menores, de allí que se tornaba necesario proveer mecanismos legales que aseguraran fundamentalmente al cónyuge y a los descendientes la mayor parte de la herencia. (FORNIELES, Salvador: Tratado de las Sucesiones, Tipográfica Editora Argentina, Buenos Aires 1958, pág. 98 ). Obviamente las situaciones familiares cambian, pero no por la actualidad debemos regresar a juzgar el pasado.

 

Si se intenta aplicar las nuevas legítimas del Código Civil y Comercial actual incluyendo a la legítima de la nuera viuda sin hijos. ¿Cuál heredero o sucesor paga las consecuencias?

 

Si nos situamos en el interés familiar como motivo de las legítimas al momento que la jurisprudencia sitúa – el del fallecimiento -, no pueden ser considerada excluida la nuera viuda sin hijos, por la sola omisión de tratamiento en el nuevo Código Civil y Comercial.

En el viejo régimen la nuera viuda sin hijos tenía una legítima el 25 % de lo que le hubiera correspondido al esposo.

En el sistema anterior se computaban las legítimas de la siguiente manera:

1.- Hijos solamente: heredan el % 100 distribuyéndose "per cápita" el acervo hereditario. El concubino/a no hereda.

2.- Igual situación que la anterior pero con abuelos: quedan los abuelos desplazados de la sucesión de su padre/madre.

3.- Inexistencia de hijos, cónyuge del fallecido y padres: Ambos están en el mismo grado, por lo que corresponde, a falta de testamento, el % 50 al cónyuge y el otro % 50 a los padres del fallecido. El acervo hereditario será respecto de los bienes propios del causante. Los padres del cónyuge fallecido, tienen el % 50 de derecho sobre los propios exclusivamente. Y el cónyuge heredará, en los propios una porción igual al de los padres, y, para el supuesto de existir bienes gananciales, los mismos no formarán parte del acervo hereditario al % 50. Ese porcentual es del cónyuge a quien se le ha extinguido la sociedad conyugal por fallecimiento de su esposo.

4.- Cónyuge, hijos, y padres del difunto: Respecto de los gananciales, aquí el cónyuge no hereda, pues el derecho que tiene al % 50 de los bienes de la sociedad conyugal, lo tiene en virtud de la sociedad conyugal, a mero carácter de socio. En los propios, en este caso el cónyuge no hereda absolutamente nada, como tampoco los padres del fallecido. Ese % 50 tiene de los bienes que formaban parte de la sociedad conyugal y que es el porcenttual del fallecido, tiene como destino los hijos. Respecto de los propios, el cónyuge hereda una porción igual a la de los hijos. Los padres del difunto no heredan.

5.- Cónyuge divorciado por su culpa o por divorcio por presentación conjunta, o más propiamente hablando, matrimonios desquiciados por el transcurso de 3 años sin voluntad de unión, o por causas graves que hacen moralmente imposible la vida en común:

No existe posibilidad de que el cónyuge herede, salvo los derechos que se le otorguen por testamento, o por actos en vida realizados a su favor por liberalidades, esto sin perjuicio de su derecho al % 50 por haber formado parte de la sociedad conyugal.

6.- Cónyuge y padres del difunto: Si se trata de bienes gananciales el cónyuge no hereda, sólo percibe el % 50 que le correspondía en la sociedad conyugal. El otro % 50 se divide entre los padres del causante. Si se trata de bienes propios del causante, el cónyuge hereda con los hijos siguiéndose igual solución que en el punto 5 precedente. Los padres del difunto, en este caso, no heredan.

7.- Nuera viuda sin hijos; Su derecho no varía, percibe únicamente su legítima, que es el % 80 de lo que le hubiese correspondido al esposo.

8.- Colaterales ( hermanos ) más cónyuge: el colateral no hereda.

9.- Colaterales más hijos: tampoco heredan.

10.- Colaterales más hijos y cónyuge: tampoco heredan.

11.- Colaterales más cónyuge y padres del fallecido: tampoco heredan.

12.- Colaterales más hijos, cónyuges y/o padres: tampoco heredan.

Ya me abocaré a las otras distintas situaciones.

 

Actual Legitima del Esposo.

 

Ahora bien, el esposo tiene una legítima diferente hoy día: “La porción legítima de los descendientes es de dos tercios, la de los ascendientes de un medio y la del cónyuge de un medio “La porción legítima de los descendientes es de dos tercios, la de los ascendientes de un medio y la del cónyuge de un medio” (art. 2445 primer párrafo Código Civil y Comercial). ¿Correspondería prorratear entre todos estos herederos legitimarios, la porción de la nuera viuda sin hijos?.

 

El 25 % es un porcentual establecido respecto a lo que le hubiera correspondido al marido, de manera que se encuentra "enganchado" a las resultas de su porción. De manera que no hay prorrateo posible.

 

En el sistema anterior el cónyuge e hijos fallecido, tiene como destino los hijos fundamental resguardar la legítima de ellos ( 66 % ), mientras que la del cónyuge se redujo en un 33 %.

Bajo este sistema el % 25 precedente habrá de recaer sobre la porción que le hubiera correspondido al marido, e incluso, dependiendo, en el nuevo sistema, de mediar un testamento, atento a la apertura testamentaria producida.

Si concurre a la sucesión conjuntamente con los padres del difunto el cónyuge hereda la mitad de los gananciales y de los propios.

 

Jurisprudencialmente se ha señalado que no es heredera: “La nuera viuda es una sucesora universal, porque su título no se relaciona con bienes determinados, sino con una fracción o cuota de la universalidad de bienes transmitida: pero no es heredera, porque su llamado no es potencialmente al todo, sino a una fracción, en que la vocación queda confinada.(Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, sala B  09/05/1986 Pélaez de Arhex, Marta E. c. Arhex de Fernández, María A.  LA LEY 1986-E, 284 - DJ 1986-2, 385).

 

Artículos 2277 del Nuevo Código Civil y Comercial de la Nación y 3282 del Código Civil de Vélez Sarsfield y aproximación a la conclusión.

 

2277. “Apertura de la sucesión. La muerte real o presunta de una persona causa la apertura de su sucesión y la transmisión de su herencia a las personas llamadas a sucederle por el testamento o por la ley. Si el testamento dispone sólo parcialmente de los bienes, el resto de la herencia se defiere por la ley. La herencia comprende todos los derechos y obligaciones del causante que no se extinguen por su fallecimiento.”

Art. 3282 Código Vélez Sarsfield: “La sucesión o el derecho hereditario, se abre tanto en las sucesiones legítimas, como en las testamentarias, desde la muerte del autor de la sucesión, o por la presunción de muerte en los casos prescriptos por la ley.”

Nota:3282. La muerte, la apertura y la transmisión de la herencia, se causan en el mismo instante. No hay entre ellas el menor intervalo de tiempo; son indivisibles. CHABOT, sobre el art. 725, núm. 2, Cód. francés, art. 718; holandés, 877; napolitano, 638. El Derecho romano dice lo contrario: "Nondum adita hoereditas personoe vicem sustinet, non hoeredis futuri, sed defuncti". Inst. lib. 2, tít. 14, § 2.

 

Efectos sucesorios en el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación.  Jurisprudencia.

 

Jurisprudencia Sintetizada. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, año 2016. - Ref. Jurisprudencia Sumariada Oficial. Voces: SUCESIÓN. Ley aplicable. Código Civil y Comercial de la Nación.

El derecho aplicable a la sucesión del difunto, es el vigente al momento de su fallecimiento. Este es un principio indiscutido que estaba expresado claramente en el art 3282 del Código de Vélez Sarsfield y que expresa el actual art 2277 del Código Civil y Comercial. Es decir, para saber cuál es el derecho aplicable a una sucesión debe estarse al derecho que estaba vigente el día de la muerte del causante. En otras palabras, el Código Civil rige todas las sucesiones abiertas con anterioridad al 1° de agosto de 2015; el nuevo Código Civil y Comercial regirá las sucesiones abiertas a partir de esa fecha y para el futuro. (Sumario n°25622 de la Base de Datos de la Secretaría de Documentación y Jurisprudencia de la Cámara Civil )“ AMEAL, HERNÁNDEZ, DOMÍNGUEZ. K079744 Y., E. y otros c/ E., A. y otros s/ EJECUCIÓN HIPOTECARIA. Fallo del 6/07/16. Sala K. citar UTSUPRA A00439374.

 

Conclusión.

 

En consecuencia con lo expresado, la nuera viuda y sin hijos, tendrá lugar y aceptación en el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, no puede imponer como efecto propio, la exclusión de la nuera viuda sin hijos. No se trata de un efecto, como se ha señalado, sino de la observancia de las formas y condiciones a los que a la institución de la nuera viuda sin hijos, debe observar en la continuación del proceso sucesorio, aún bajo la entrada en vigencia del nuevo Código Civil y Comercial de la Nación y por la tramitación de sus procesos allí previstos.

No se trata de la derogación de una fuente de derechos hereditarios, sino de los efectos que serán gobernados por el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación.

Es mi opinión que debe respetarse al artículo 3 del viejo Código Civil, porque el 7 del actual son para leyes futuras, el 3 del viejo Código, prevé la situación de nuevas leyes, y allí se lee, que es de aplicación la ley nueva a efectos de las relaciones o situaciones jurídicas existentes, de tal forma que ya estaba prevista la aparición de nuevas normas. Pero al hablar de efectos, no creo que se considere "efecto" a la pérdida de vocación hereditaria. Eso no es un efecto, es una derogación de una situación jurídica anterior, de pare de quien tenía una situación que le daba vocación hereditaria, mas, llamar a la derogación de esa vocación "efecto" es exorbitante. Esto mientras ocurra el deceso bajo el viejo Código Civil, ya que ante el nuevo tenía la posibilidad de testarle a la nuera viuda.
Sin embargo la legítima variará, por estar pensada para justificar la unidad familiar, así que lo que percibirá bajo el nuevo código Civil será menor, pues el legislador trata de establecer lo conveniente a la unidad familiar al tiempo de la nueva ley. Por ello se toma en cuenta el momento del deceso..