TIPOS TESTAMENTO NUEVO CODIGO CIVIL Y COMERCIAL - MARITIMO - DE GUERRA - ENTREGADO AL ESCRIBANO EN SOBRE CERRADO - EL TESTAMENTO SECRETO -  CERRADO - VALIDEZ - HAN SIDO DEROGADOS - SUBSISTEN - VALIDEZ -  ESCRIBANO - ACTO PUBLICO - OLOGRAFO - MECANOGRAFIA

LAS ACTUALES FORMAS TESTAMENTARIAS EN EL NUEVO CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL DE LA NACIÓN - ¿SUBSISTENCIA DE LOS TESTAMENTOS ESPECIALES?

Por el doctor Juan Carlos Muse Generch.

Descripción: Descripción: Descripción: Descripción: C:\Pagina web real\up_contacto.png

Descripción: Descripción: Descripción: Descripción: C:\Pagina web real\up_indice.png

SI ESTE TEMA NO LE INTERESA HAGA CLIC DEBAJO PARA IR A OTRO TEMA DE DERECHO DEL ÍNDICE GENERAL BOTÓN AMARILLO SUPERIOR.  

 

Descripción: C:\Pagina web real\lupa.jpg

 

Descripción: Descripción: Descripción: Descripción: C:\Pagina web real\up_contratoconelprofesional.png

 

 Descripción: C:\Pagina web real\ir al inicio.gif

 

Formas de los testamentos en el nuevo Código Civil y Comercial.

 

¿Subsisten a pesar de la derogación del viejo Código Civil estos testamentos especiales?

 

¿Podrían considerarse subsistentes las viejas formalidades testamentarias?

 

Las informalidades del testamento ológrafo podrían ayudar a la interpretación de una registración de los mismos dentro del viejo sistema.

 

Los actuales testamentos ológrafos no necesitan ser realizados de “puño y letra”.

 

Conclusión.

 

Recomendable luego de una lectura completa que recomiendo, ir a preguntas y respuestas de cada testamento en particular. Para ello hacer clic en el siguiente botón.

 

Formas de los testamentos en el nuevo Código Civil y Comercial.

 

 

En lo que concierne al testamento y formalidades testamentarias, el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación sólo ha considerado dos tipos de testamento: el ológrafo y el realizado por acto público y, estableció las formalidades a las cuales deben someterse estas sólo dos clases genéricas. No se hace mención a testamento marítimo, como tampoco el cerrado o secreto, que contemplaba el art. 3666 del Código Civil derogado, ni el testamento militar del art. 3672 del mencionado Código, ni el marítimo del art. 3679 de dicho cuerpo legal.

Estos eran considerados testamentos realizados por acto público, dado que no necesitaba probarse su autenticidad en el curso del proceso judicial.

Solamente se establecen para los testamentos y estos son por acto público ciertos requisitos. Digamos que, del ológrafo, lo vamos a dejar en un segundo lugar en el tratamiento de la cuestión.

 

¿Subsisten a pesar de la derogación del viejo Código Civil estos testamentos especiales?

 

Obviamente son testamentos realizados por acto público. Lo que exige la ley, para su validez, es la “escritura pública” otorgada “ante el escribano autorizante” y “dos testigos hábiles”, “cuyo nombre y domicilio se deben consignar en la escritura” ( art.  2479 Código Civil y Comercial )
El testador puede dar al escribano sus disposiciones ya escritas o sólo darle por escrito o verbalmente las que el testamento debe contener para que las redacte en la forma ordinaria. En ningún caso las instrucciones escritas pueden ser invocadas contra el contenido de la escritura pública ( art. 2479 ).

El escribano no es un delegatario de la fe pública ocasional como en los casos del comandante del buque, o capitán u oficial del ejército.

Según reza el art. 2473 del nuevo Código Civil y Comercial “El testamento puede otorgarse sólo en alguna de las formas previstas en este Código”. Y no prevé mas testamentos que el que se otorga por acto público y el ológrafo.

Agregando “Las formalidades determinadas por la ley para una clase de testamento no pueden extenderse a las de otra especie”, resultando contemplados sólo el ológrafo y el que mencionamos por acto público. Siendo que el art. 2473 CCC señala: “El testamento puede otorgarse sólo en alguna de las formas previstas en este Código. Las formalidades determinadas por la ley para una clase de testamento no pueden extenderse a las de otra especie”. )

E incluso se expone que “La observancia de las solemnidades impuestas debe resultar del mismo testamento, sin que se pueda suplir por prueba alguna” ( art. 2473 ) y la sanción es la nulidad “total” ( art. 2474 CCC ).

Por lo demás señala como forma “Concluida la redacción del testamento, se procede a su lectura y firma por los testigos y el testador. Los testigos deben asistir desde el comienzo hasta el fin del acto sin interrupción, lo que debe hacer constar el escribano.” ( art. 2479 CCC ).

 

¿Podrían considerarse subsistentes las viejas formalidades testamentarias?

 

Examinando la ley 26994 sancionada: el 1 de octubre 2014 y promulgada el 7 octubre 7 de 2014 (BO. 08/10/2014) tenemos, ciertamente, que optar por la negativa a esa forma de testar.

El texto de esa ley contiene la aprobación del Código Civil y Comercial de Comercial de la Nación, señalándose, asimismo la “sustitución de los artículos de las leyes indicadas en el mismo, por los textos que para cada caso se expresan.” Y, de tal manera se derogan expresamente por artículo tercero las siguientes normas: la ley 11.357,  ( Derechos Civiles de la mujer ), 13.512 ( Propiedad Horizontal ), 14.394 ( Régimen de los Menores y de la Familia, la que también contemplaba lo relativo al bien de familia, la presunción de fallecimiento,  18.248, normas para la inscripción de nombres de las personas naturales ), 19.724 ( de prehorizontalidad ) 19.836 ( de fundaciones ),  20.276, ( propiedad horizontal ), 21.342, de locaciones urbanas, con excepción de su artículo 6 ( Garantía del Estado. – “El Estado garantiza la libertad de contratación y el ejercicio regular de los derechos de los contratantes en las locaciones iniciadas o que se inicien a partir del 1 de enero de 1974. Las condiciones pactadas entre locadores y locatarios no serán alteradas por el Poder Público ni éste aplicará medidas en relación con las locaciones urbanas que deban ser cumplidas a expensas de una sola de las partes” ), 23.091 ( locaciones urbanas ) , 25.509 ( de Forestación ), 26.005 (Consorcios de Cooperación -.1

 

1 Según El Servicio Argentino de Informática Jurídica http://www.saij.gob.ar/doctrina/dacf100052-richard-consorcios_cooperacion_aspectos_estructurales.htm, “Su estructura, similar a la del agrupamiento de colaboración (AC art. 367 LS) permite la organización para facilitar internamente la propia actividad de cada partícipe, y también su expansión externa (para compras, ventas, exportación, etc. conjuntas), no necesariamente definidas al consorciarse, sino abiertas a las necesidades futuras, como forma de apoyar la organización empresaria ("compartir para competir") y derogó además a los arts. artículos 361 a 366 de la ley 19550 ( ley de sociedades comerciales, sociedades en participación- y todo Capítulo III de la ley 19.550 – relativo a los contratos de colaboración empresaria ( por cuanto incorpora artículos al Código de Comercio, y dada la unificación, no tenía sentido alguno mantenerlo ).

 

Quedaron derogadas además las disposiciones de los artículos 36, 37 y 38 de la ley 20.266 y sus modificatorias ( ley nacional de ejercicio de la profesión de martillero ), en lo que respecta a las obligaciones del corredor con relación a los libros, obligaciones, derechos remuneratorios ).2

2 Así, llevar el asiento exacto y cronológico de todas las operaciones concluidas con su intervención, transcribiendo sus datos esenciales en un libro de registro, rubricado por el Registro Público de Comercio o por el órgano a cargo del gobierno de la matrícula en la jurisdicción, comprobar la identidad de las personas entre quienes se tratan los negocios en los que interviene y su capacidad legal para celebrarlos, comprobar, además, la existencia de los instrumentos de los que resulte el título invocado por el enajenante; cuando se trate de bienes registrables, recabará la certificación del Registro Público correspondiente sobre la inscripción del dominio, gravámenes, embargos, restricciones y anotaciones que reconozcan aquéllos, así como las inhibiciones o interdicciones que afecten al transmitente, convenir por escrito con el legitimado para disponer del bien los gastos y la forma de satisfacerlos, las condiciones de la operación en la que intervendrá y demás instrucciones relativas al negocio; proponer los negocios con la exactitud, precisión y claridad necesarias para la formación del acuerdo de voluntades, comunicando a las partes las circunstancias conocidas por él que puedan influir sobre la conclusión de la operación en particular, las relativas al objeto y al precio de mercado; guardar secreto de lo concerniente a las operaciones en las que intervenga: sólo en virtud del mandato de autoridad competente, podrá atestiguar sobre las mismas, asistir la entrega de los bienes transmitidos con su intervención, si alguna de las partes lo exigiere. En las negociaciones de mercaderías hechas sobre muestras, deberá emparejarlas y conservarlas hasta el momento de la entrega o mientras subsista la posibilidad de discusión, sobre la calidad de las mercaderías. Entregar a las partes una lista firmada, con la identificación de los papeles en cuya negociación intervenga. Y otras obligaciones tales como “En los contratos otorgados por escrito, en instrumento privado, debe hallarse presente en el momento de la firma y dejar en su texto constancia firmada de su intervención, recogiendo un ejemplar que conservará bajo su responsabilidad. En los que no requieran la forma escrita, deberá entregar a las partes una minuta de la operación, según las constancias del Libro de Registro y lo referido a su remuneración y forma de compartirla con otros corredores respetando las leyes de jurisdicción locales más los gastos.

 

 

Por el artículo 4 expresamente se dispone la derogación del Código Civil, aprobado por la ley 340, y el Código de Comercio, aprobado por las leyes Nros. 15 y 2.637, excepto los artículos 891, 892, 907, 919, 926, 984 a 996, 999 a 1003 y 1006 a 1017/5, que se incorporan como artículos 631 a 678 de la ley 20.094, facultándose al Poder Ejecutivo nacional a renumerar los artículos de la citada ley en virtud de la incorporación de las normas precedentes.

Si cabe alguna duda de lo absorbente que resultó ser el Código Civil y Comercial de la Nación, podría proseguir señalando que también se ha dispuesto que “Las leyes que actualmente integran, complementan o se encuentran incorporadas al Código Civil o al Código de Comercio, excepto lo establecido en el artículo 3° de la presente ley, mantienen su vigencia como leyes que complementan al Código Civil y Comercial de la Nación aprobado por el artículo 1° de la presente.” ( art. 5 ) Y que “Toda referencia al Código Civil o al Código de Comercio contenida en la legislación vigente debe entenderse remitida al Código Civil y Comercial de la Nación que por la presente se aprueba.”

De manera tal que las formas testamentarias son sólo dos.

-          La del acto público conforme a sus formalidades.

-          El testamento ológrafo que sólo incorporó al procedimiento la pericia caligráfica como medio de prueba único respecto a la letra y firma del testador, conservándose, en lo restante, las formalidades del viejo Código Civil.

Debido a lo expuesto los testamentos otorgados bajo el viejo sistema, valdrán como ológrafos, si como tales cumplieren las formas estatuidas en el nuevo Código Civil y Comercial.

Al respecto, es bueno tener en cuenta que, en cuanto a las formas del ológrafo, el art. 2477 CCC, señala elementalmente que “El testamento ológrafo debe ser íntegramente escrito con los caracteres propios del idioma en que es otorgado, fechado y firmado por la mano misma del testador

 

Las informalidades del testamento ológrafo podrían ayudar a la interpretación de una registración de los mismos dentro del viejo sistema.

 

El nuevo Código Civil y Comercial no exige que la letra de todo el testamento proceda del testador, sino solamente, la firma y la fecha. Esta es la innovación. Como en el sistema anterior ni siquiera se exige el idioma español.

E incluso, se expone que: “La falta de alguna de estas formalidades invalida el acto, excepto que contenga enunciaciones o elementos materiales que permitan establecer la fecha de una manera cierta”. En esto también se sigue el lineamiento del viejo Código.

Otras formalidades son que “La firma debe estar después de las disposiciones, y la fecha puede ponerse antes de la firma o después de ella” En esto se diferencia del Código anterior: la fecha debía ponerse antes de la firma.

El error del testador sobre la fecha no perjudica la validez del acto, pero el testamento no es válido si aquél le puso voluntariamente una fecha falsa para violar una disposición de orden público.” Tampoco en este punto hay diferencia con el Código anterior.

Lo que puede importar en la subsistencia de los testamentos especiales es que se dispone que

“Los agregados escritos por mano extraña invalidan el testamento, sólo si han sido hechos por orden o con consentimiento del testador”.

El testamento ológrafo debe ser íntegramente escrito con los caracteres propios del idioma en que es otorgado, fechado y firmado por la mano misma del testador”. ( arts. 2477 y 2478 CCC ).

E incluso la disposición del art, 2478 CCC es relevante a pesar de no modificar el viejo sistema. “No es indispensable redactar el testamento ológrafo de una sola vez ni en la misma fecha. El testador puede consignar sus disposiciones en épocas diferentes, sea fechándolas y firmándolas por separado, o poniendo a todas ellas la fecha y la firma el día en que termine el testamento.”

Por lo que podría ser que ciertos sellos, en testamentos ológrafos, y otras fechas, más elementos mecanografiados propios de la época, provenientes de computadoras de la Armada, pongo como ejemplo, o, bien, sellos, y agregados a posteriori, que nada tienen que ver con la forma sencilla del testamento ológrafo, ingresados, sellados, firmados, con agregados realizados por funcionarios públicos, no por ello invalidan el testamento.

Considero posible que esos testamentos especiales en lo concerniente a su registro pueden tener valor, y solamente en lo que a eso respecta. Siempre como testamentos ológrafos e importar la apertura válida de la sucesión testamentaria sin tener que valer como realizados por acto público, y necesitando igualmente de la pericia caligráfica. Y por cierto ayuda a la interpretación de esos actos de última voluntad.

Es más, nada impediría ejecutar el llamado testamento secreto: Este tipo de testamento está contemplado en el art. 3666 del Cód. Civil anterior

el cual señala: “El testamento cerrado debe ser firmado por el testador. El pliego que lo contenga debe entregarse a un escribano público, en presencia de cinco testigos residentes en el lugar, expresando que lo contenido en aquel pliego es su testamento. El escribano dará fe de la presentación y entrega, extendiendo el acta en la cubierta del testamento, y la firmarán el testador y todos los testigos que puedan hacerlo, y por los que no puedan los otros a su ruego; pero nunca serán menos de tres los testigos que firmen por sí. Si el testador no pudiere hacerlo por alguna causa que le haya sobrevenido, firmará por él otra persona o alguno de los testigos. El escribano debe expresar al extender el acta en la cubierta del testamento, el nombre, apellido y residencia del testador, de los testigos, y del que hubiere firmado por el testador, como también el lugar, día, mes y año en que el acto pasa

Lo cual también es un indicativo que, a los fines registrales, pueda procederse de la manera en la que se quisiera, mas allá de la cantidad de testigos o forma de la prueba, será la pericia caligráfica la que conduzca a conocer si el testamento ha sido otorgado en lo tocante a la firma y fecha sin perjuicio de ayudar a entender el marco en el cual ha sido realizado el testamento, y se ayuda a comprender la voluntad del testador.

 

Los actuales testamentos ológrafos no necesitan ser realizados de “puño y letra”.

 

Como puede lógicamente inferirse este testamento no requiere que esté manuscrito, puede ser tipeado mecanográficamente.

La firma, igualmente, como la disposición lo menciona debe sí estar en el testamento, por lo que incluso, son posibles los signos ( art. 288 CCC ) “La firma prueba la autoría de la declaración de voluntad expresada en el texto al cual corresponde. Debe consistir en el nombre del firmante o en un signo.

En los instrumentos generados por medios electrónicos, el requisito de la firma de una persona queda satisfecho si se utiliza una firma digital, que asegure indubitablemente la autoría e integridad del instrumento.”

En consecuencia, con el nuevo régimen, podría hacerse un testamento ológrafo por medios electrónicos, cuando existe una sucesión de instrumentos, pero la fecha ha sido manuscrita, y a posteriori, se continúe ese testamento por medio de incluso, firma digital.

Como ahora y como antes, tampoco es indispensable otra cosa que señalar la fecha, siendo indiferente el lugar, esto sería el único elemento manuscrito al que se tendría exigencia en la prueba pericial caligráfica.

En este caso, el escribano si antes debía dar fe de la presentación y entrega del testamento en sobre cerrado y de la declaración que le ha hecho el testador en el sentido de que lo que obra dentro es su testamento ya no es necesario ello ahora, pero valdría como prueba, y como forma registral.

Como se entrega en sobre cerrado, el escribano da fe de lo que ve, de la presencia del testador y de los testigos a quienes individualizará de manera completa, es cierto, pero no necesario.

Si alguno no pudiere firmar, se acudirá al sistema de firma a ruego.

Ya no debe existir una “unidad de tiempo”, es decir, un tiempo ininterrumpido, a efectos de evitar que el pliego o documento sea cambiado por otro.

 

Conclusión.

 

En suma, destaco párrafos relevantes en lo tocante a los testamentos ológrafos, que pueden llevar a considerar que, por ejemplo, los elementos registrales de los mismos y como acto, dentro de la interpretación contextual, pueden ayudar a comprender la voluntad clara del testador o, por lo menos, en muchas situaciones pueden comprenderse mas claramente, pero, como se ha señalado, estos testamentos especiales, ya, legislativamente, no tienen regulación, ni por lo tanto valen por sí solos, como los realizados ante escribanos públicos.

 

 

 

 

 

 

 

 

.