USUCAPION DE BIENES ENTRE ESPOSOS - CONYUGES - UNION CONVIVENCIAL - PRESCRIPCION LIBERTARORIA - PRESCRIPCIÓN ADQUISITIVA - LA SOCIEDAD CONYUGAL - USUCAPION BIENES SOCIEDAD CONYUGAL - USUCAPION INMUEBLE SOCIEDAD CONYUGAL - USUCAPIR ENTRE ESPOSOS

 

LA USUCAPIÓN, PRESCRIPCIÓN ADQUISITIVA DE DERECHOS, O LIBERATORIA ENTRE CÓNYUGES AL DÍA DE HOY.

Por el doctor Juan Carlos Muse Generch.

Descripción: H:\Pagina web real\up_contacto.png

Descripción: H:\Pagina web real\up_indice.png

Descripción: H:\Pagina web real\lupa.jpg

Descripción: H:\Pagina web real\up_contratoconelprofesional.png

SI ESTE TEMA NO LE INTERESA HAGA CLIC DEBAJO PARA IR A OTRO TEMA DE DERECHO DEL ÍNDICE GENERAL

 

 
Si este tema en general no le interesa la lectura, lo que recomiendo, completa haga clic en alguno de estos subtítulos.

Antecedentes y motivos para la inaplicabilidad de la prescripción liberatoria y adquisitiva de derechos.

 

La paz familiar y la evitación de discordias. Su evolución.

 

Conclusión.

 

 

Antecedentes y motivos para la inaplicabilidad de la prescripción liberatoria y adquisitiva de derechos.

 

En el viejo Código Civil no existía la prescripción liberatoria y adquisitiva de derechos entre cónyuges. Lo prohibía la disposición del art. 3969 del viejo Código Civil al decir: La prescripción no corre entre marido y mujer, aunque estén separados de bienes, y aunque estén divorciados por autoridad competente.”. Su nota es especialmente esclarecedora, como la del art. 3970.

Se señalaba en la nota de esa disposición del viejo Código, lo siguiente:

Nota: 3969. Cód. francés, art. 2553. DURANTON, t. 21, núm. 299. VAZEILLE, núms. 272 y sigts. Las relaciones que existen entre los esposos y en su incapacidad recíproca para hacerse beneficios irrevocables, deja sin valor alguno las consecuencias que se podrían deducir de la posesión del uno y del silencio del otro. Aunque haya separación de bienes, la prescripción debe suspenderse entre los esposos. A ninguno de ellos se le puede culpar de no haber cobrado al otro lo que le debiese.

Supongamos que un marido hubiese poseído durante veinte años, con todas las condiciones requeridas por la ley, un inmueble que ignoraba que pertenecía a su mujer. Era preciso bajar del tiempo de su posesión, el tiempo del matrimonio, porque la prescripción no ha ocurrido durante esa época de unión en que la mujer debía reposar sobre los cuidados del marido, respecto a los bienes que a ella le pertenecían y en que el marido habría sin duda abdicado el pensamiento de adquirir un inmueble con perjuicio de su mujer, si él hubiese sabido que le pertenecía.

Decimos "aunque estén separados de bienes, y aunque estén divorciados por autoridad competente". El marido regularmente tiene sobre la mujer un ascendiente que una separación de bienes o un divorcio no tienen el poder de borrar. Cuando a la mujer se le restituyen sus derechos civiles, no se le devuelve al mismo tiempo un corazón libre de toda afección o temor. Desde que el mismo principio de afección puede subsistir en una mujer separada de su marido, que en la que no lo está, sería injusto que la prescripción a la cual, la una por debilidad y la otra por condescendencia con el marido pudiese exponerla, corriese contra la una y no corriese contra la otra. La separación de bienes tiene por fin la conservación de la fortuna de la mujer: y si ella trajese consigo la prescripción, iría contra su fin. Retenida por el amor, por el respeto o temor a su marido, la mujer dejaría perecer sus derechos. VAZEILLE ha tratado esta materia muy bien y extensamente en su obra "Tratado de las Prescripciones", cap. 6, desde la p. 326.

Por otro lado, el artículo 3970 señalaba que “La prescripción es igualmente suspendida durante el matrimonio, cuando la acción de la mujer hubiere de recaer contra el marido, sea por un recurso de garantía, o sea porque lo expusiere a pleitos, o a satisfacer daños e intereses.”

A su vez, la nota a ese artículo dice: “Cód. francés, art. 2256, núm. 2. TROPLONG, sobre dicho artículo, núms. 778 y sigts. MARCADE, sobre los arts. 2252 a 2256, núm. 6. AUBRY y RAU, § 214. VAZEILLE, núms. 285 y sigts. Así, en el caso en que una mujer menor de edad, hubiese contratado en unión con su marido o cargado con alguna obligación solidaria la prescripción de la acción de nulidad de su obligación queda suspendida durante el matrimonio. O supóngase que el marido hubiese vendido una finca de su mujer, sin su consentimiento, como él debe sanear la venta, el comprador exigiría que saliese a la defensa del pleito promovido por la mujer: el pleito se empeñaría entonces entre marido y mujer. Se ha considerado con mucha razón, que una mujer cuya acción tuviera la consecuencia inmediata de poner a un extraño en el caso de reclamar sus derechos del marido, o exigirle las indemnizaciones debidas, se abstendría de ocurrir a los jueces para salvar sus derechos, y se sacrificarían así sus intereses y los de sus hijos, a la afección conyugal.”

 

La paz familiar y la evitación de discordias. Su evolución.

 

Como se observa de las notas a estos artículos precedentes, el sentido de las normas mencionadas es propiciar la paz familiar o ex familiar a como dé lugar, ya que el matrimonio era considerado un contrato sagrado, y estas normas subsistieron, con ciertas limitaciones, aún con el dictado de la ley 23.515 que habilitada no sólo al divorcio, como mera separación, sino a recobrar la aptitud nupcial.

De acuerdo a cierta jurisprudencia se la tuvo por inaplicable en ciertos casos, cuando de las circunstancias de los hechos, se advertía estéril a los fines para los que estaba dispuesta.

De tal manera, que, jurisprudencialmente, se ha sostenido que “El Art. 3969 del Código Civil no resulta aplicable al presente caso. Es que el matrimonio -al menos del 18/1/1979 y hasta el momento de la disolución vincular- no era más que una ficción, desprovista de todo contenido. Al respecto, adviértase que al realizarse la presentación conjunta a tenor del art. 67 bis de la ley 2393 (el 18/7/1979 s/ cargo de fs. 4 de esos autos), las partes manifestaron estar separados de hecho desde hacía seis meses. Por otra parte, otro hecho elocuente es que previamente a la sentencia de divorcio (el 2/11/1979 s/ fs. 10 de los autos recién mencionados) el aquí emplazado tuvo descendencia con otra mujer, quien posteriormente fue su cónyuge; lo cual evidencia más aún que el matrimonio que me ocupa estaba sumido en una quiebra irreversible."  "R. E. E. c/ A. R. s/ Prescripción Adquisitiva" - CNCIV - Julio/2006   (elDial).

"En las circunstancias apuntadas, entonces, concluyo en la inaplicabilidad a la especie del art. 3969 del Código Civil; en la inteligencia de que habían desaparecido en el matrimonio de A. y R. (como mínimo desde la fecha de la separación de hecho) las motivaciones que tuvo en cuenta el legislador al disponer la suspensión de la prescripción entre los esposos."

"La norma jurídica tiene que ser interpretada según las necesidades y tendencias actuales, pues el abuso del sistema de interpretación hierática o mecánica de la ley conduce a soluciones no acordes con lo humano y lo justo. Se trata, en pocas palabras, del reemplazo de la figura clásica del juez "prisionero" de la letra de la ley, por la de un intérprete dotado de un dinamismo creador (mi obra, "Familia, matrimonio y divorcio", 2º edición, Astrea, 2006, pág. 89/90, nº 40)."

"En definitiva, estimo que la controvertida posesión de la actora ha sido continua e ininterrumpida por ella durante los veinte años exigidos por la ley; habiéndose cumplimentado -además- al resto de los requisitos que impone la normativa aplicable al caso (art. 4015 del Código Civil)."                    

Y agregó en jurisprudencia la siguiente que avala dicha conclusión, aunque se trate de una norma derogada e incluso aplicable, en aquel entonces, solamente en los casos de matrimonios vigentes.

En idéntico sentido la jurisprudencia señaló, además:

El art. 3969 del Código Civil no se aplica cuando el cónyuge opone la prescripción adquisitiva respecto de algún bien que integra la sociedad conyugal, si el matrimonio -al menos desde la separación de hecho es sólo una ficción- porque en este supuesto no se trata de mantener la concordia entre los esposos evitando sus desacuerdos patrimoniales. Sin embargo, distinta es la solución en caso de alegarse la prescripción liberatoria respecto del reclamo de los frutos provenientes de bienes gananciales, porque la aniquilación de los derechos debe interpretarse restrictivamente, en cuyo caso rige plenamente el principio sentado en el art. 3969 del Código Civil y el cómputo comienza a correr desde la sentencia que decreta el divorcio vincular y por  el plazo decenal previsto por el art. 4023 del Código Civil. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil. Año 2007. - Año 2007.

El art. 3969 del Código Civil no se aplica cuando el cónyuge opone la prescripción adquisitiva respecto de algún bien que integra la sociedad conyugal, si el matrimonio -al menos desde la separación de hecho es sólo una ficción- porque en este supuesto no se trata de mantener la concordia entre los esposos evitando sus desacuerdos patrimoniales. Sin embargo, distinta es la solución en caso de alegarse la prescripción liberatoria respecto del reclamo de los frutos provenientes de bienes gananciales, porque la aniquilación de los derechos debe interpretarse restrictivamente, en cuyo caso rige plenamente el principio sentado en el art. 3969 del Código Civil y el cómputo comienza a correr desde la sentencia que decreta el divorcio vincular y por el plazo decenal previsto por el art. 4023 del Código Civil. (Sumario N°17621 de la Base de Datos de la Secretaría de Jurisprudencia de la Cámara Civil). Ramos Feijoo, Mizrah Saso. R.471291 B., R.H. c/ B., R.C. s/ Liquidación de Sociedad Conyugal. Fallo del 25/04/07 dictado por la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil. Sala B.

En un sentido más amplio se ha resuelto que:  “1.- Si se decretó el divorcio vincular de los cónyuges en los términos de la ley 23.515 cesa la suspensión de la prescripción respecto de las acciones entre ellos ya que han dejado de ser esposos. En consecuencia, es inaplicable lo dispuesto por el art. 3969 del Código Civil y los fundamentos expuestos por el codificador en la nota al citado artículo -válidos para la época de su sanción- escapan a la realidad actual. 2- Al no operar la suspensión de la prescripción luego de la sentencia de disolución del vínculo, debe computarse el plazo de dos años la prescripción de la acción de simulación entablada por uno de los ex cónyuges respecto del otro. (Sumario N°19984 de la Base de Datos de la Secretaría de Jurisprudencia de la Cámara Civil). Calatayud, Racimo, E550760 B., M.L. c/ E., S. y otros s/ Simulación y Fraude. Fallo del 6/07/10, dictado por la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil sala E.

Hoy no se trata, por lo tanto, el viejo art. 3969, como alguna doctrina lo señaló que esas circunstancias puedan hoy día provocar una “disminución de la concordia” como en años anteriores se consideraba en la jurisprudencia.

Los términos del matrimonio o unión de hecho al día de hoy.

En términos matrimoniales o cuasi matrimoniales, se ha liberado completamente al matrimonio de estas trabas. El matrimonio puede celebrarse a distancia ( arts. 406 y 422 del nuevo Código Civil y Comercial ), otrora prohibido. También con régimen de comunidad o sociedad conyugal o sin sociedad conyugal. Al margen puede una misma unión sin llegar a ser matrimonio, meramente convivencial ( arts. 509 y siguientes del nuevo Código Civil y Comercial, siendo el sexo bajo el régimen anterior algo determinante, hoy es meramente anecdótico en todos los regímenes matrimoniales o cuasi matrimoniales. Además, aquella norma se interpretaba para los casos de matrimonio vigente, y en materia de prescripción liberatoria, y no adquisitiva y medie o no controversia al respecto, de las circunstancias del caso y al no tener sustento en el CCC actual es absoluta y totalmente inaplicable.

Vale decir que ya se puede intentar, o iniciar el proceso de división de bienes habidos durante la sociedad conyugal, de haberse optado por la comunidad de bienes, o ejercitar entre cónyuges la acción de prescripción adquisitiva o liberatoria, que pretendo:

Hoy son formal y materialmente inaplicables las normas de los arts. 3969 y en especial su nota, del Código Civil anterior y todo su régimen de división de bienes. Hay mayor predominio de lo patrimonial en todas las uniones ( ver por ejemplo el art. 446 y siguientes, todas sus incidentes e incidencias ).

 

Conclusión.

 

Por consiguiente se debe entender,  aplicables las normas de los arts. 1897 y siguientes del actual cuerpo legal para el caso de prescripción adquisitiva de dominio, sea o no de inmuebles. Y la liberatoria ( arts. 2532 y siguientes ).