GATOS EN LAS SUCESIONES - BENEFICIO DE LITIGAR SIN GASTOS EN LAS SUCESIONES - NO PAGAR TASA DE JUSTICIA EN LAS SUCESIONES - HONORARIOS - EVITAR GASTOS EN SUCESIONES - COSTO SUCESION - PRECIO SUCESIÓN - CUANDO PAGAR LA SUCESION

EL BENEFICIO DE LITIGAR SIN GASTOS EN LAS SUCESIONES. ERRORES DE APRECIACIÓN, ESTRATEGIAS. DESCARGA EN AUDIO TEXTO IMPLICA QUE LO PUEDE ESCUCHAR AL TEMA POR INTERNET O DESCARGAR ESTE CONTENIDO EN AUDIO EN SU PC. 

Por el doctor Juan Carlos Muse Generch.

SI ESTE TEMA NO LE INTERESA HAGA CLIC DEBAJO PARA IR A OTRO TEMA DE DERECHO DEL ÍNDICE GENERAL

 

 

 

¿QUE ES EL BENEFICIO DE LITIGAR SIN GASTOS?

¿A CUÁLES PROCESOS JUDICIALES SE APLICA?

¿QUE REQUISITOS DEBE TENER?

¿SE PUEDE INTERPONER UN BENEFICIO DE LITIGAR SIN GASTOS EN LAS SUCESIONES?

ERRORES DE RESOLUCIÓN.

ERRORES DE PLANTEO.

¿ES UN TESTIGO PROPIAMENTE DICHO?

ERRORES DE INTERROGACIÓN.

Jurisprudencia y doctrina de los autores. Conclusión.

 

¿QUE ES EL BENEFICIO DE LITIGAR SIN GASTOS?

El mal denominado "beneficio" de litigar sin gastos, es un proceso judicial que puede ser interpuesto conjuntamente con otro, o antes, a los efectos de no pagar los gastos de dicho juicio. Su fundamento estriba en la imposibilidad de obtener recursos para afrontar los gastos generales de un juicio determinado o, de varios. Por un elemental principio de igualdad ante la ley, no puede quedar aquel que pasa por un momento de infortunio económico, fuera de la posibilidad de iniciar las acciones legales, sólo y tan sólo porque tiene que pagar tasa de justicia, honorarios, gastos en general, o mejor dicho, erogaciones. No es por lo tanto "un beneficio" sino que los efectos reales son los de poner en un pié de igualdad a las personas que tienen recursos, como las que no la tienen. Para esto, los Códigos Procesales imponen la carga de la prueba de la carencia de recursos a quien lo solicita. Deberá acompañar todos los medios de prueba de los que intente valerse para la concesión de dicho "beneficio". Entre los medios de prueba contamos, documentos, instrumentos, testigos, informes, etc. Cada Provincia regula los medios de prueba posibles, pero en general, los Códigos de Procedimiento de cada una de ellas, exigen la declaración de testigos. No así el de la Nación.

¿A CUÁLES PROCESOS JUDICIALES SE APLICA?

A todos, sin excepción. Todo aquel que no tenga y lo demuestre, recursos suficientes para afrontar esos gastos del juicio puede plantearlo. Los efectos son para lo futuro. Es decir, no se paga desde que se plantea. Hay casos en los cuales, le dan un somero efecto retroactivo, cuando de la demanda misma surge que esa persona, por lo que plantea, no tiene recursos suficientes para hacer esas erogaciones. También en aquellos casos en los que se deja constancia de que no se tienen recursos para el pago de los honorarios y gastos, y luego, a breve tiempo, se plantea el beneficio de litigar sin gastos. En esos casos, no solamente tiene efectos para lo futuro, sino también, aunque no muy prolongadamente, para lo pasado. Por ejemplo: inicio una demanda, dejo asentado que bajo ningún aspecto tengo con qué pagar, y que lo demostraré por medio del beneficio de litigar sin gastos que iniciaré en breve. También en los juicios de alimentos, en los laborales y en toda cuestión alimentaria, no es necesario demostrar la carencia de recursos, porque la índole del proceso judicial demuestra que se trata de una situación complicada de recursos. En consecuencia, no es necesario en estos casos promover una acción de beneficio de litigar sin gastos, pues surge de la misma naturaleza del proceso judicial.

Pero en otro tipo de procesos judiciales, donde existen bienes, la cuestión se puede poner discutible.

No debemos olvidar que el llamado beneficio no es ni para el pobre ni para el rico, sino para el que se encuentra en un estado económico que le impide sufragar los gastos de un juicio cualquiera. Obviamente cuanta mayor sea la cantidad de bienes, mayor será la prueba que deberá aportar para convencer a un juez de la carencia de recursos. Pero con un adicional: la imposibilidad de acudir a terceras personas que pueden ayudar. Salvo que no puedan. Pero de todos modos, lo interesante en el beneficio de litigar sin gastos es la "imposibilidad de obtener recursos", no se trata de un estado de pobreza o indigencia. De lo que se trata, es, como he dicho, de esa imposibilidad y, los testigos y el resto de la prueba que se ofrezca están destinados a demostrar dicha imposibilidad.

Por ejemplo, puedo muy bien ser pobre, pero tener un pariente cercano adinerado a quien solicitar. Si no demuestro que es reticente a ayudarme, por mas pobreza que tenga, mi beneficio corre el riesgo de que sea desestimado.

Es una cuestión anecdótica de aquel que pide su propia quiebra. Tiene derecho a pedirla. Pero, sin embargo, la situación de quebranto debe ser inesperada, desde que se encuentra a su previsión el cálculo de la situación económica y financiera por la que esta atravesando. Los Tribunales se muestran reacios. Lo mismo sucede con las sucesiones por causa de muerte, pero no se hacen los planteos adecuados. En este tema juzga la previsibilidad.

¿QUE REQUISITOS DEBE TENER?

El beneficio de litigar sin gastos debe contener una narración de los hechos sobre la base de los cuales se está en insuficiencia de recursos. Y esos hechos deben probarse. Si se narraron muchos hechos, bastará con probar los suficientes para llevar al juzgador a la convicción de la insuficiencia de recursos.

No son necesarias las pruebas muy directas, basta por ejemplo, el resumen de dos tarjetas de crédito en rojo, y en el resumen se trata de alimentos o cosas indispensables. Aquí tenemos un claro ejemplo de un titular de dos o mas tarjetas de crédito, pero en una situación financiera 2 o 3 de acuerdo a los parámetros financieros.

La mención de estos hechos, el o los hechos por los que pretende entablar un juicio, de modo sintético, y los hechos principales, esto es, los que hacen a la carencia de recursos. En estas circunstancias debe ofrecerse toda la prueba de la que se disponga para demostrar los hechos narrados ( los segundos ).

Suele suceder que la narrativa de los hechos, que se requiere para saber para qué quiere la persona el beneficio de litigar sin gastos, es una mera repetición de los hechos alegados en la demanda. No hay inconvenientes.

Si bien la prueba no necesariamente debe ser directa, porque no contamos con los medios de prueba suficientes como para indicar fehacientemente los problemas que tenemos, no es menos cierto que lo mejor es que contemos con la mejor y mayor cantidad de pruebas. Puesto que, para no concedernos el beneficio de litigar sin gastos, si la prueba que hemos ofrecido deja que desear, es que, si, por ejemplo, tenemos un título universitario, no nos concedan ese beneficio. Por lo tanto y siguiendo lo antes expresado: cuanto mas tengamos, mas debemos probar.

¿SE PUEDE INTERPONER UN BENEFICIO DE LITIGAR SIN GASTOS EN LAS SUCESIONES?

Si. Lo único que debemos demostrar es que no hemos podido prever la situación en la que ahora nos encontramos delante de un proceso sucesorio. Esto es bastante común, y, aunque los tribunales son reticentes a otorgarlo, no se plantea el problema de la imprevisibilidad. La acción se dirigirá con respecto al ente que recaude la tasa de justicia, DGR, DGI o lo que fuere, de acuerdo a los parámetros.

Si bien la prueba del beneficio de litigar sin gastos se refiere a la imposibilidad de obtener recursos, una sucesión que contenga mas de un bien inmueble, puede correr peligro. La carga probatoria en esos casos debe ser mayor. Deben existir mas problemas: por ejemplo si poseo dos inmuebles, uno alquilado, derrumbado, y con una moratoria. Esto a modo de ejemplo. Si posemos encima un automóvil entonces, ya va a ser mas tediosa la prueba de que no tenemos recursos o, mejor dicho, posibilidad de obtenerlos.

Si bien la jurisprudencia tiene dicho que no es necesario tener que vender para el pago de los gastos de un juicio, existen situaciones extremas que permiten inferir que esa persona no quiere desprenderse para nada de sus bienes. Y si bien no nos van a obligar a vender algo, ciertamente no nos concederían, EN PRINCIPIO, el beneficio de litigar sin gastos.

ERRORES DE RESOLUCIÓN.

Los jueces resuelven otorgando o denegando el beneficio de litigar sin gastos con ciertos errores en sus apreciaciones que deben ser debidamente fundadas luego de la apelación que deducimos. Por lo general, estos errores de resolución se basan en ciertos hechos que han quedado demostrados en el expediente, tales como: "no paga nada" ( pero obvian que viven inadecuadamente y duermen, a modo de ejemplo, en lugares inapropiados ), O "no paga nada y la comida tampoco" pero viven peor. El beneficio de litigar sin gastos, como he dicho, se refiere a personas que no tienen posibilidad de acceder a recursos y no al estado de pobreza o indigencia. Pero el Poder Judicial, no puede condenar a una persona a seguir viviendo en la miseria. Constituyen errores de juzgamiento en los que, simplemente, hay que plantear eso. No mucho mas.

Las conductas de las personas a veces no es juzgada. Por ejemplo la de aquel que pierde oportunidades sistemáticamente. Pero lo hace porque no las quiere aprovechar. En este caso existe una posibilidad de acceder a recursos, pero la persona, por su conducta no busca la manera de encontrarse con esas oportunidades, que la vida brinda. Decir simplemente "me encuentro sin trabajo", a no sea que se trate de alguien que no tiene estudios de ninguna clase, no es, motivo suficiente para concederle el beneficio de litigar sin gastos. Pero se lo conceden igualmente. Y esto es así, porque los abogados que deben fiscalizar la prueba, no plantean el problema de la conducta de la persona. Una buena praxis sería establecer por medio de un perito psiquiatra o psicólogo, la razón por la cual esa persona "pierde" oportunidades. Si las pierde por motivos de enfermedades relacionadas con esas "pérdidas" por llamarlas de alguna manera, le va a corresponder el beneficio de litigar sin gastos. Pero si se determina una razón de vagancia, por ejemplo, no. No podemos olvidar que todos los funcionarios y el Poder Judicial mismo tiene erogaciones, trabajan y no tiene lógica el tener que soportar los gastos por los cuales alguno no tiene interés en mejorar, sólo porque se encuentra cómodo en la situación en la que vive. En estos casos existe una desigualdad ante la ley, funcionarios, abogados, peritos que trabajan. Y precisamente el beneficio de litigar sin gastos ha sido pensado para aquellas personas que, por una desigualdad económica pretenden ser iguales ante la ley, a lo menos, ante la justicia, para promover todos los juicios que necesite para hacer valer sus derechos.

Otro error judicial muy común, es la concesión parcial de un beneficio de litigar sin gastos. Esas concesiones parciales generalmente se refieren al % 50 de los gastos. Las proporciones deben estar establecidas en función de los ingresos, no en función de las presunciones o indicios. Si demuestro que me sobran $ 1.000 mensuales pero. por ejemplo, la tas de justicia es de $ 50.000, la concesión parcial del beneficio de litigar sin gastos no puede ser de $ 25.000, sencillamente porque la persona no puede pagar ese dinero de una sola vez. Lo que la justicia debería decir es pague 2.000 y en el plazo de X tiempo. Yo mismo he hecho esos planteos, y me han concedido plazos para aquellas personas que no pueden pagar la tasa de justicia en el acto, y he tenido que apelar, y la Cámara de Apelaciones me ha concedido la razón. Pero tampoco suele verse esta práctica.

ERRORES DE PLANTEO.

Muchos abogados plantean pocas preguntas y ofrecen simplemente como prueba testigos. Y dicen que la persona no tiene recursos ni los puede tener para afrontar los gastos de juicio. Pero limitan las preguntas a pocas y si tienen algo o no tienen nada. En rigor de verdad todo elemento de prueba hace a un beneficio de litigar sin gastos. Lo que los jueces buscan, fundamentalmente, es la prueba de que no tiene bienes registrables a su nombre y, un testigo, no es el medio apropiado para decir si una persona tiene un bien inmueble en la Capital Federal o en la Provincia de Buenos Aires. Un informe de los Registros de la Propiedad Inmueble es el medio mas adecuado. Puesto que a veces, ni una persona sabe qué es lo que se encuentra a su nombre. Menos los testigos. Todo lo que se pueda probar por medios documentales, tanto mejor que las pruebas informativas, o testimoniales. Si ud. puede probar mediante un formulario llamado "índice de titularidades" que no posee bienes inmuebles, o que posee este o aquel, o que tiene un juicio de desalojo, que esta haciendo o que le están haciendo, intente probar por medio de documentos que puedan acreditar lo que ud. dice. Si tiene hijos a cargo acompañe los certificados de nacimiento, si tiene una esposa enferma, acompañe los certificados médicos. La prueba esencial es la documental, el resto, es supletoria o sucedánea de la documental.

Vale decir: lo que me resulta imposible probar en forma documentada, lo trato de probar por medio de oficios requiriendo informes, y en último lugar los testigos. Por lo tanto, es que también a los testigos se le deben formular muchas preguntas, para que sean creíbles, y no 12 ó 15 como suele suceder, preguntas estándares que demuestran bastante poco.

¿ES UN TESTIGO PROPIAMENTE DICHO?

Quien declara que una persona no tiene recursos, que ha sido ofrecida como testigo, no es un testigo de un hecho, sino de una vida o de un segmento de la vida de otra persona. No existe problema en que sea amigo, y por lo general los testigos declaran sobre la base de lo que han visto u oído. Pero solamente una chusma, mas que un amigo, puede andar dando precisiones puntuales de los hechos que hacen a la falta de recursos.

No se trata de un testigo de, por ejemplo, un siniestro de tránsito, un hecho puntual. Como no pueden ser "chusmas", lo comprensible es que sean amigos, compañeros de trabajo, etc. Estos declararán respecto a la vida de una persona, pero no es creíble que den precisión de día y hora, porque el estado económico de alguien, no es un hecho llamativo que se grabe en la memoria, como lo puede ser un incendio, o la caída de un avión. Estos son hechos distintos, que se graban mucho en la memoria, son inolvidables, precisamente por lo extraordinario que ha resultado ser para nosotros.

Pero decir, de la vida de una persona, sus ingresos, que los calcule en forma aproximada, quien mantiene el hogar conyugal, permite decir que son testigos de una vida, y por lo tanto no pueden existir, salvo excepciones, referencias a días y horas determinadas.

Por lo tanto no es un testigo de sucesos que solemos ver y respecto de los cuales declaramos.

Al no ser un testigo propiamente dicho, puede tratarse de un amigo, e incluso de un amigo íntimo, porque de otra manera no se entiende cómo sabe lo que dice respecto de la vida económica de otra persona.

No debemos olvidar que el "amigo íntimo" es el que comparte las intimidades con el testigo. Por lo que la cuestión de la intimidad queda reservada al criterio del testigo.

ERRORES DE INTERROGACIÓN.

Siempre es aconsejable que el testigo sepa contestar que sabe porque ha visto, esto o aquello, sin dar precisiones respecto a cuándo lo ha visto u oído. Pero muchas veces, porque el tema de la vida ajena, no nos interesa, se hacen interrogantes respecto al cómo lo sabe, y se interpreta que al decir, porque me lo dijo, o por comentarios, no sabe.

No, el testigo si sabe. Como no son testigos propiamente dichos, de hechos puntuales que hayan acaecido, no existen problemas de que el mismo responda lo siguiente: "no recuerdo haber visto u oído, pero me consta por los sentidos, sé que vi, o que oí pero no recuerdo cuando ni donde". También es válida la respuesta siguiente: "Lo se por comentarios, pero también lo he vivenciado como un hecho real, pues.... noté que no fingía...  estaba llorando cuando me dijo que le robaron... y sé que no es una persona de andar haciendo teatros, sincera para conmigo".

Son ejemplos de respuesta porque los que toman las audiencias, que no son por lo general jueces, sino "audiencistas", no distinguen la diferencia de testigos, entonces esta personas que toman las audiencias no se dan cuenta, tampoco, de que el testigo mas que haber visto u oído ha vivenciado una situación particular.

Es conveniente que el testigo sepa responder en la forma indicada para evitar inconvenientes.

 Jurisprudencia y doctrina de los autores. Conclusión.

 Conforme y conteste con lo que se ha venido exponiendo la jurisprudencia no distingue el tipo de proceso judicial. Así, a modo de ejemplo, puedo citar a los siguientes fallos:

"Si el recurrente goza del beneficio de litigar sin gastos -aunque parcialmente-, se halla comprendido en la exención que, sin distingo alguno, acuerda el art. 280 del C.P.C.”. SCBA, Ac 36442 I 16-9-1986 Ferrari, Humberto c/ Gerardi, Emilio Jorge s/sucesión y Vilcon S.R.L. s/ Daños y perjuicios.

“Si para promover una demanda por usucapión se ha solicitado un beneficio de litigar sin gastos en el cual recayó sentencia firme, no procede la remisión de dichas actuaciones al juicio sucesorio del demandado, debido a que éste no ejerce fuero de atracción respecto a acciones reales. (CApel. CC San Isidro, sala I, julio 14-1992). ED, 155-223.

“Habiendo sido otorgado el beneficio de litigar sin gastos, el mismo debe extenderse para quien lo obtuvo hasta tanto mejore de fortuna. Pero no cualquier mejoría económica es suficiente para dejar sin efecto el beneficio, sino aquella que le permite salir de la situación de carencia de recursos que en su momento el juez consideró para concederlo (arg. arts. 78, 82 1er. párrafo, 84 y conc. del C.Proc.).- CPCB Art. 78 ; CPCB Art. 82 ; CPCB Art. 84 CC0000 TL 10436 RSD-21-63 S 11-6-1992, Juez MACAYA (SD) CARATULA: Ortiz, Ernesto M. s/ Sucesión ab-intestato MAG. VOTANTES: Casarini - Macaya - Lettieri UTSUPRA: A00220474367.

 

Por su lado la doctrina ha señalado lo siguiente:

 

Omar Luis Díaz Solimine ha dicho en su libro “Beneficio de Litigar sin Gastos”, de ed. Astrea, Bs. As., Julio de 1995 en pág. 33: “Es admisible la concesión del beneficio de litigar sin gastos para la tramitación de un juicio sucesorio, aún cuando este sea susceptible de apreciación pecuniaria y a tasa de justicia que deba pagar sea reducida, circunstancia que no constituye un impedimento, como tampoco lo es para juicios contradictorios de contenido patrimonial.” 

 

De donde se sigue, que, en Derecho, no importa el contenido patrimonial que se transmita, o su volumen, sino sólo la imposibilidad de encontrar cómo solventar los gastos de un juicio, sea éste sucesorio o de otra clase, en la que pueda, incluso, transmitirse o adquirirse un inmueble.