LA LIBERTAD TESTAMENTARIA -  LA LEGITIMA PORCENTUALES DE LOS HEREDEROS FORZOSOS - ORDEN SUCESORIO - DEFENSA DE LA LEGITIMA - DESHEREDACIÓN EN VIDA - DESHEREDACIÓN - PORCENTAJE HEREDERO - HEREDERO OLVIDADO - LOS BIENES DEL FALLECIDO - ORDEN DE COBRO

LA LIBERTAD TESTAMENTARIA Y LOS PORCENTAJES O PORCIONES DE LOS HEREDEROS FORZOSOS - HEREDEROS LEGÍTIMOS - ORDEN SUCESORIO - DEFENSA DE LA LEGITIMA. DESCARGA EN AUDIO TEXTO IMPLICA QUE LO PUEDE ESCUCHAR AL TEMA POR INTERNET O DESCARGAR ESTE CONTENIDO EN AUDIO EN SU PC. 

Por el Doctor Juan Carlos Muse Generch

SI ESTE TEMA NO LE INTERESA HAGA CLIC DEBAJO PARA IR A OTRO TEMA DE DERECHO DEL ÍNDICE GENERAL

 

 

 

Haga clic en alguno de estos temas

Ir al tema puntual de esta subpágina o

Ir a:

Acción de colación, de reducción, complemento y reipersecutoria para la defensa de los herederos legitimarios o forzosos Clic aquí.

También puede ir a:

Que es el testamento -Solemnidades elementales - Preguntas frecuentes - Casos atípicos - Confección -Capacidad para testar - Capacidad para recibir por testamento - Simulaciones – Nulidades .Tiempo para deducir la nulidad - Nulidad post mortem -Efectos   Clic aquí

 

También puede ir a:

 

Preguntas y Respuestas referidas a cada tipo de testamento en particular. Clic aquí

 

También puede ir a:

 

¿Cuáles son las modalidades o condiciones a los que pueden ser sometidos los Testamentos? Clic aquí

 

También puede ir a:

 

Las cosas que pueden ser legadas. Sistema previsto por nuestra legislación civil. Legados de alimentos, de prestaciones periódicas, de dar sumas de dinero, etc Clic aquí.

 

También puede ir a:

 

Legados de parte alícuota Clic aquí.

 

También puede ir a:

 

Donaciones y cuestiones semejantes - criterio para discernir cuando hay donación y cuando no - La prueba de la donación a fin del cómputo de los bienes dados en vida en la sucesión. Clic aquí

 

Inicio del Tema

HAGA CLIC EN ALGUNOS DE LOS SIGUIENTES TEMAS SI NO DESEA LA LECTURA COMPLETA.

¿QUE ES LA LEGÍTIMA?

PORCENTUALES DE LA LEGÍTIMA

ORDEN SUCESORIO EN SUCESIÓN INTESTADA.

DEFENSA DE LA LEGÍTIMA

LA DEFENSA DE LA LEGÍTIMA EN VIDA DEL CAUSANTE.

¿QUE ES LA LEGÍTIMA?

La llamada "porción legítima" corresponde a un porcentaje de indisponibilidad de los bienes, a título gratuito, de una persona hoy difunta. Esto no significa para nuestra legislación mengua alguna en la capacidad de disponer a título gratuito u oneroso de los bienes de una persona viva. Los problemas se presentan con respecto a las disposiciones de bienes a título gratuito, al fallecer el causante, por los actos que de ese orden ha hecho en vida, o por acto de última voluntad ( como legado o testamento ).

No existe en la Argentina libertad testamentaria en cuanto a la posibilidad de disponer de bienes para luego de fallecida la persona que realiza el acto testamentario o el legado.

Pero al sí existir total posibilidad de disponer de los bienes, en principio, en vida, los problemas se presentan al fallecimiento. Aunque, como veremos, pudiera ser que, entre herederos, se realicen planteos relativos a las partes de los bienes de la persona aún viva respecto de los bienes de los que dispuso a título gratuito. No estoy de acuerdo con esa posibilidad. Pero algunos la sostienen.

El porcentual legítimo o, mejor dicho, los porcentuales legítimos respecto de los cuales, en principio, no se pueden vulnerar, ni por legado o testamento corresponde a los herederos forzosos.

Los herederos forzosos son aquellos a quienes la ley les reconoce la posibilidad de aceptar o repudiar una herencia, mientras que existen los no forzosos, que son aquellos que necesitan, para el supuesto de muerte, de un testamento o un legado, o de lo contrario, a la herencia se la reputa vacante.

Los herederos forzosos, hoy día, sin discusión, son los ascendientes, descendientes y cónyuge.

También los que heredarían a los descendientes que han fallecido con anterioridad al fallecimiento posterior del denominado causante teniendo derecho a los bienes dejados por el difunto. Por ejemplo, en el caso de hijos de un fallecido en la sucesión de su abuelo. Para este caso, si, por ejemplo hay tres hijos y un tío, la porción hereditaria del tío se mantiene intangible, mientras que la del hermano de éste se dividirá en tres. Esto, que se llama "Derecho de Representación" no reconoce límites en la descendencia.

No existe derecho de representación respecto del cónyuge, como tampoco respecto de los ascendientes del fallecido. Sí en cambio respecto de los descendientes del hermano.

El Código Civil es bien claro en este sentido. Lo dice con claridad en el art. 3.549: "La representación es el derecho por el cual los hijos de un grado ulterior son colocados en el grado que ocupaba su padre o madre en la familia del difunto, a fin de suceder juntos en su lugar a la misma parte de la herencia a la cual el padre o la madre habrían sucedido".

Existen sin embargo discrepancias doctrinarias respecto del derecho de representación de los hijos de los hermanos a tenor de la redacción del art. 3.560 del Código Civil que señala: "En la línea colateral, la representación sólo tiene lugar a favor de los hijos y descendientes de los hermanos, bien sean de padre y madre o de un solo lado, para dividir la herencia del ascendiente con los demás coherederos de grado más próximo". Si bien el articulo es claro, ha generado dudas interpretativas respecto de las palabras equivalentes "hijos y descendientes".  

En cambio es claro el art. 3559 en cuanto señala: "Quedando hijos o descendientes de dos o más hermanos del difunto, heredarán a éste por representación, ya estén solos y en igualdad de grados, o ya concurran con sus tíos"

Sin embargo, si bien el derecho de representación de los descendientes de los padres es infinito, no sucede lo mismo con este derecho respecto de los descendientes de los hermanos. El art. 3585 del Código Civil hace una limitación "No habiendo descendientes ni ascendientes ni viudo o viuda, heredarán al difunto sus parientes colaterales más próximos hasta el cuarto grado inclusive, salvo el derecho de representación para concurrir los sobrinos con sus tíos. Los iguales en grado heredarán por partes iguales" .

Los grados se miden de la siguiente manera: debemos subir un grado para llegar a nuestro ascendiente, luego bajamos un grado para llegar a otro descendiente ( hermano ) - es el segundo en grado colateral -, los podemos seguir descendiendo ( sobrinos - tercer grado - ) e hijos del sobrino ( cuarto grado ). Pero aquí no existe derecho de representación, solamente podemos decir de "grados colaterales" o sea, hacia el costado subiendo previamente. Entonces supongamos que no hay hermano. Debemos encontrar el ascendiente mas próximo, y, encontramos un abuelo. Entonces subimos un grado hasta el padre, otro grado hasta e abuelo/a ( dos grados ), ahora tenemos que bajar: hijos del abuelo ( tío del difunto ) y llegamos al primo hermano ( cuarto grado ).

Los parientes colaterales mas próximos son los hermanos. Los parientes de grado mas cercano excluyen de la herencia entre los legítimos no forzosos, a los mas alejados ( por ejemplo, en el caso, el tío excluye a los sobrinos ).

Existen también los herederos legítimos pero no forzosos. La diferencia entre unos y otros es que, los legítimos no forzosos, tienen derecho, salvo voluntad testamentaria, a percibir un porcentual de la sucesión por motivo de muerte, pero no tienen "legítima", vale decir, que si el causante, no ha dejado acto de última voluntad, como testamento o legado, heredarán por voluntad de la ley, pero si existen testamentos o legados, no tienen legítima. Lo mismo con respecto a todos los actos de disposición a título gratuito que realice una persona en vida.

Son herederos legítimos y forzosos ascendientes, descendientes y cónyuge,

Pero, además de ellos, existen los legítimos no forzosos, esto es, los que no tienen legítima. El conjunto de todos son los que se conocen como los que tienen "vocación hereditaria" que constituyen el resto de los mencionados, los que van por la línea colateral.

Si no existen herederos legítimos o instituidos por testamento, la herencia será reputada vacante.

Para decir quienes son los que tienen "vocación hereditaria" en general, podemos decir lo siguiente:

1.- Ascendientes

2.- Descendientes

3.- Cónyuge

4.- Hermanos y demás colaterales hasta el cuarto grado.

5.- También se ha reconocido legitimación hereditaria a la nuera viuda sin hijos en la sucesión de sus suegros ( art. 3.576 bis del Código Civil ).

Sin embargo existen algunas prohibiciones para heredar, lo que consideraremos luego.

Empero lo dicho ¿quienes son los herederos legítimos forzosos y los legítimos no forzosos, esto es, los que pueden ser desplazados por el pariente mas cercano, o por un testamento o legado? Y aquí vamos de pleno al tema de la legítima.

PORCENTUALES DE LA LEGÍTIMA:

Esta legítima no constituye porcentual fijo, sino que va a ir en función de los parientes que el difunto posea.

1.- Hijos del difunto: Los hijos desplazan por completo a los abuelos, o sea a los padres del causante o fallecido, por lo cual ante la existencia de hijos, los abuelos tienen una legítima del cero por ciento. Todos los colaterales en cualquier grado que sea quedan excluidos. En este caso ( no hay mas parientes que los hijos ) los únicos que tienen legítima son ellos. En el supuesto caso de voluntad testamentaria, y aunque el testador sostenga que el % 100 de sus bienes vayan a sus padres, sus hermanos o terceras personas, los hijos, igualmente, conservan la vocación sucesoria del % 20. El testador, o causante, que en vida dispuso de sus bienes a título gratuito, no puede mejorar a uno de sus hijos en mas de un % 20 o desmejorar a favor de otro o de un tercero, ya sea o no pariente en mas de ese porcentual. La legítima de los hijos, es por lo tanto, del % 80.

2.- Padres del difunto: No mediando descendientes ni cónyuge, recién podemos hablar de que estos tienen legítima, que, en el caso será del % 66.66 salvo que existan hijos o cónyuge. Los hijos dejan la legitima de los abuelos en cero por ciento, los desplazan completamente en la sucesión.

4.- Cónyuge del difunto sin hijos: su legítima será el % 50 en la totalidad de los bienes ( propios y gananciales ).  

5.- Cónyuge del difunto con hijos: Su legítima será del % 50 sobre los bienes propios únicamente. Como puede advertirse, la posibilidad de desheredar, por vía directa o indirecta, a un cónyuge es bastante mas alta.

6.- Cónyuge del difunto junto con los padres sin hijos: Los padres tienen como legítima el % 66,66 del % 50 de  la totalidad de los bienes dejados por el causante..

7.- Cónyuge del difunto junto a sus padres y junto a sus hijos: No hay legítima en este caso de los padres, es como si éstos no existieran.

8.- Nuera viuda sin hijos:% 25 de lo que le hubiese correspondido al esposo

Colaterales: no hay legítima y demás parientes: no hay legítima. Por lo tanto, en esos casos, existen de pleno los efectos de la libre voluntad testamentaria..

ORDEN SUCESORIO EN SUCESIÓN INTESTADA.

Lo expresado hasta aquí son los porcentuales que rigen para supuestos de actos de liberalidad, en vida del causante, o por vía de testamento o legado. Pero supongamos que no existieron dichos actos de liberalidad, ni testamento, ni legado alguno ¿Cómo concurren a la sucesión los distintos parientes? El causante no ha manifestado nada, ni por testamento ológrafo siquiera.

1.- Hijos solamente: heredan el % 100 distribuyéndose "per cápita" el acervo hereditario. El concubino/a no hereda.

2.- Igual situación que la anterior pero con abuelos: quedan los abuelos desplazados de la sucesión de su padre/madre.

3.- Inexistencia de hijos, cónyuge del fallecido y padres: Ambos están en el mismo grado, por lo que corresponde, a falta de testamento, el % 50 al cónyuge y el otro % 50 a los padres del fallecido. El acervo hereditario será respecto de los bienes propios del causante. Los padres del cónyuge fallecido, tienen el % 50 de derecho sobre los propios exclusivamente. Y el cónyuge heredará, en los propios una porción igual al de los padres, y, para el supuesto de existir bienes gananciales, los mismos no formarán parte del acervo hereditario al % 50. Ese porcentual es del cónyuge a quien se le ha extinguido la sociedad conyugal por fallecimiento de su esposo.

4.- Cónyuge, hijos, y padres del difunto: Respecto de los gananciales, aquí el cónyuge no hereda, pues el derecho que tiene al % 50 de los bienes de la sociedad conyugal, lo tiene en virtud de la sociedad conyugal, a mero carácter de socio. En los propios, en este caso el cónyuge no hereda absolutamente nada, como tampoco los padres del fallecido. Ese % 50 tiene de los bienes que formaban parte de la sociedad conyugal y que es el porcenttual del fallecido, tiene como destino los hijos. Respecto de los propios, el cónyuge hereda una porción igual a la de los hijos. Los padres del difunto no heredan.

5.- Cónyuge divorciado por su culpa o por divorcio por presentación conjunta, o mas propiamente hablando, matrimonios desquiciados por el transcurso de 3 años sin voluntad de unión, o por causas graves que hacen moralmente imposible la vida en común:

No existe posibilidad de que el cónyuge herede, salvo los derechos que se le otorguen por testamento, o por actos en vida realizados a su favor por liberalidades, esto sin perjuicio de su derecho al % 50 por haber formado parte de la sociedad conyugal.

6.- Cónyuge y padres del difunto: Si se trata de bienes gananciales el cónyuge no hereda, sólo percibe el % 50 que le correspondía en la sociedad conyugal. El otro % 50 se divide entre los padres del causante. Si se trata de bienes propios del causante, el cónyuge hereda con los hijos siguiéndose igual solución que en el punto 5 precedente. Los padres del difunto, en este caso, no heredan.

7.- Nuera viuda sin hijos; Su derecho no varia, percibe únicamente su legítima, que es el % 80 de lo que le hubiese correspondido al esposo.

8.- Colaterales ( hermanos ) mas cónyuge: el colateral no hereda.

9.- Colaterales mas hijos: tampoco heredan.

10.- Colaterales mas hijos y cónyuge: tampoco heredan.

11.- Colaterales mas cónyuge y padres del fallecido: tampoco heredan.

12.- Colaterales mas hijos, cónyuges y/o padres: tampoco heredan.

La regla supletoria, en el orden de la interpretación del orden sucesorio el art. 3546 del Código Civil.

¿Cual es la razón?

Es el art. 3546 del Cód. Civil conforme con el cual - "El pariente más cercano en grado, excluye al más remoto, salvo el derecho de representación". Se trata de mantener los vínculos familiares.

El derecho de representación, conforme hemos visto,.corresponde únicamente a los descendientes respecto a los derechos que tienen los ascendientes, como si el ascendiente estuviese vivo. Así dos hijos de un padre fallecido, representan al padre en la sucesión de sus abuelos, teniendo cada uno de ellos un porcentual que se distribuye conforme a lo que le hubiese correspondido al padre de estar vivo en la sucesión de los abuelos. Este derecho solamente lo tienen los descendientes, sin limitación de ninguna clase.

Las situaciones anómalas por las cuales los padres en muchos casos, conforme hemos visto, no heredan, han llegado a decir, en varios fallos, que no revisten el carácter de herederos forzosos, desde que si existen descendientes, ellos tienen cero por ciento de legítima  Es la posición de la Suprema Corte de Justicia de Buenos Aires, a la cual poco se comprende, porque, a modo de ejemplo, ante el fallecimiento de una persona como consecuencia de un hecho ilícito, a los padres les concede la indemnización por el daño moral ocasionado: Ha dicho la Suprema Corte Provincial:

"Cabe acoger el resarcimiento de los padres por el daño moral derivado de la muerte del hijo aun cuando en concreto no sean herederos forzosos".

SCBA, Ac 82356 S 1-4-2004 , Juez DE LAZZARI (MA)

Ha variado su opinión, puesto que en el homicidio de Alicia Muñiz, anuló una indemnización por el daño moral sufrido por los padres como consecuencia de la muerte de su hija.

La cuestión es discutible, ya que su legítima puede o no presentarse.

El art. 1078 del C. Civil dice: "La obligación de resarcir el daño causado por los actos ilícitos comprende, además de la indemnización de pérdidas e intereses, la reparación del agravio moral ocasionado a la víctima.- La acción por indemnización del daño moral sólo competerá al damnificado directo; si del hecho hubiere resultado la muerte de la víctima, únicamente tendrán acción los herederos forzosos"

DEFENSA DE LA LEGÍTIMA:

Pongamos por caso que, en vida, o por legado o por testamento, o por cualquier acto que haya implicado una liberalidad han quedado afectadas las legítimas de los herederos forzosos. ¿Que pueden hacer éstos?

Existen varias acciones judiciales para la defensa de la legítima. Mencionaremos aquí a la acción de colación, la acción de reducción o de complemento. y las acciones de seguridad.

a) La acción de colación: es la que posee todo heredero legitimario para incorporar un valor de un bien relicto por donación a favor de otro heredero legitimario. Se trata de un cálculo matemático de valor para imputarla en la sucesión a la porción del coheredero donatario. De esta manera, cuando se realiza la partición, es decir, cuando se dividen los bienes, se computa el valor de lo que se entiende como un "adelanto de herencia".

La "partición" es una etapa del proceso sucesorio por medio del cual, y tal como la palabra lo indica, se "parten" o sea se dividen los bienes relictos. La partición se realiza mediante la designación de un perito, que, con los valores de los distintos bienes que componen el acervo hereditario divide, cuando puede, en especie, a fin de evitar la subasta, tratando de escuchar los conflictos que se presentan entre los distintos herederos relativos a los bienes del acervo hereditario. Por ello, con los valores, que pueden pactarse, reconocerse, convenirse, o proceder de un perito tasador, y, también de un inventariador ( esto último sirve para el caso de bienes muebles de importancia o valor económico trascendente ). Sobre todos esos bienes actúa un tasador, luego el partidor, que debe tener el título de abogado. Su designación se realiza por mayoría simple, y su función es tratar de llegar a un acuerdo respecto de los bienes tasados para tratar de asignarlos en especie. De no ser posible, cumplió igualmente su cometido cuando en su dictamen al juez de la causa le informa respecto de la imposibilidad de llegar al mencionado acuerdo. De todas maneras debe presentar la "cuenta particionaria", la cual es lo que el funcionario llega como conclusión respecto a lo cual es conveniente para dividir a la sucesión. Puede concluir que es necesaria una subasta, como que no lo es. Su función es netamente mediadora. La etapa particionaria se puede componer, a pedido de cualquier heredero, de un perito inventariador, quien debe poseer el título de escribano público. Realiza un inventario de los bienes muebles. Sigue el tasador, que indica los valores de los mismos, y de los inmuebles si los hubiere en cada caso. Recién luego puede intervenir el partidor. Las etapas de tasación e inventario pueden ser acordadas por los herederos. El plazo de prescripción establecido mayoritariamente por la doctrina y la jurisprudencia es de 10 años.

b) La acción de reducción: La misma está establecida en el art. 3601 del C. Civil que señala: "Las disposiciones testamentarias que mengüen la legítima de los herederos forzosos, se reducirán a solicitud de éstos, a los términos debidos"

Esta acción judicial va dirigida contra cualquier beneficiario de donaciones inoficiosas o legados que afecten la legítima, sean o no herederos, El objeto de esta acción es perseguir los bienes que detenten estas personas a fin de incorporarlas al acervo hereditario. La persecución puede o no involucrar una subasta de bien donado o legado, y también se computa al bien como un valor económico expresado en dinero que formará parte de los bienes relictos. Se persigue todo el bien, en la medida en la que resulte imposible perseguir parte del mismo, se lo tasa, se lo saca del poder de terceros o de coherederos no forzosos, se lo traduce a número, o sea se lo calcula como valor y se lo incorpora a la masa hereditaria tasada. También involucra una operación contable, pero su finalidad es "sacar" el bien que se encuentra en manos de las mencionadas personas. Puede estar acompañada o no de la acción de colación. Si lo que se ha pretendido es solamente colacionar los bienes, se constituye en una acción secundaria, consistente en establecer el valor disponible "reduciendo" el no disponible. Se trataría, en la mayor parte de los casos, de una acción complementaria de la otra. Se la denomina también "acción de complemento" ( de la legítima, acción de complemento de la legítima )

Los efectos reipersecutorios posibles de esta acción son temibles: señala el art. 3955 del Código Civil que "La acción de reivindicación que compete al heredero legítimo, contra los terceros adquirentes de inmuebles comprendidos en una donación, sujeta a reducción por comprender parte de la legítima del heredero, no es prescriptible sino desde la muerte del donante"

Como se encuentra en la acción reivindicatoria, cabe entender que puede dirigirse aún a terceros adquirentes de buena fe, o a titulo oneroso, cualquiera fuese la cantidad de transmisiones de dominio relativas al bien. No al que posee ambas condiciones: buena fe mas título oneroso. Pero, con respecto al adquirido directamente por donación, y que no lo retransmitió a un tercero de buena fé y a título oneroso, difícilmente podamos hablar de que queda comprendido en el "título oneroso" pues, el primero, al que puede dirigirse la acción, no lo ha recibido a título oneroso, y, por mas buena fe que posea, al adquirir un bien habido por donación se expone a esta acción. Por lo cual hay que extremar los cuidados al comprar un bien inmueble.

Un fallo de la Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires ha sostenido que: "En el supuesto del acto inexistente el tercero no puede ampararse en el art. 1051 del Cód. Civil para repeler la acción reipersecutoria del propietario despojado, pues éste es merecedor de la tutela jurídica de su derecho por más respetable que puedan parecer la situación del adquirente de buena fe y las postulaciones de la doctrina de la apariencia jurídica. (Voto de la mayoría)."

Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires • 17/11/1992 • Ramos, Roberto M. c. Bagnardi, Martín. • LA LEY 1993-B, 365 - DJ 1993-2, 355 - Colección de Análisis Jurisprudencial Derecho Civil - Parte General - Director: José W. Tobías, Editorial LA LEY, 2003, 559, con nota de Patricia Barbieri..

 El art. 1051 del Cód. Civil señala que "Todos los derechos reales o personales transmitidos a terceros sobre un inmueble por una persona que ha llegado a ser propietario en virtud del acto anulado, quedan sin ningún valor y pueden ser reclamados directamente del poseedor actual; salvo los derechos de los terceros adquirentes de buena fe a título oneroso, sea el acto nulo o anulable"

Incluso se puede demostrar, que quien lo compró a título oneroso, de uno de los donatarios, sabía que el inmueble de su vendedor estuvo adquirido por donación, o liberalidad en general. Y probado esto puede dirigirse esta acción aún mas lejos que el donatario ( también a aquel a quien el inmueble, en este caso y acreditado el extremo de mala fe ) ha sido vendido.

c) Acciones de seguridad: Suele suceder que no se denuncian en las sucesiones todos los bienes del difunto, como también ocurre que conducido un proceso sucesorio, por uno o dos herederos, se omitan mas. En estos casos, como es obligación judicial el tomar medidas tendientes al resguardo de los bienes del causante ( una de las primeras medidas que el Código Civil le impone como posibilidad y que habitualmente ningún heredero la solicita ), siendo el juez quien debe evitar en estos casos que quede afectada la legítima de cualquier heredero, poner el hecho en conocimiento del mismo y estar atentos es de buena práctica, y hacer valer lo dispuesto por el art. 690 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación y, su similar de la Provincia de Buenos Aires que señala:

"El juez hará lugar o denegará la apertura del proceso, previo examen de su competencia y recepción de la prueba que resultare necesaria.

Dentro del tercero día de iniciado el procedimiento, el presentante deberá comunicarlo al Registro de Juicios Universales, en la forma y con los recaudos que establece la reglamentación respectiva.

A petición de parte interesada, o de oficio, en su caso, el juez dispondrá las medidas que considere convenientes para la seguridad de los bienes y documentación del causante.

El dinero, los títulos, acciones y alhajas se depositarán en el banco de depósitos judiciales. Respecto de las alhajas se adoptará la misma medida, salvo que los herederos decidieren que quedaren bajo su custodia".

Esto puede ser, como dice el texto legal solicitado, denunciado en el juicio sucesorio. El juez está obligado a tomar medidas y ubicar a todos los probables herederos, aún mucho mas allá de la publicación de edictos.

LA DEFENSA DE LA LEGÍTIMA EN VIDA DEL CAUSANTE:

No está habitualmente admitida ninguna defensa de la legítima en vida de la persona que puede, en cualquier momento fallecer y está realizando liberalidades. Empero, razones de equidad y ante liberalidades extremas, cercanas a la prodigalidad, pudieran entablarse por los herederos forzosos ante la inminencia del fallecimiento de una persona. El presupuesto de las acciones judiciales antedichas es el carácter de heredero, el que puede perderse en cualquier momento, a pesar de ser forzoso, cuando se incurren en causales de desheredación. Como el presupuesto es "ser heredero", lo cual siempre se va a juzgar con la apertura del juicio sucesorio y los artículos incidentales que en el mismo se produzcan, es rechazada toda acción de defensa de la legítima en vida del causante. Debe, el que se cree heredero, esperar su fallecimiento, toda vez que tiene a su alcance la acción de insanía parcial llamada de prodigalidad para anular las liberalidades que en extremo realiza cualquier persona. En el supuesto de fallecimiento por enfermedad grave con mayor razón, incluso pueden tomarse medidas precautorias, que no necesariamente son las de defensa de la legítima. Debido a lo expuesto, la defensa de la legítima cuando la persona aún no ha fallecido, es excepcional, y por su inmoralidad rechazada.