RESPONSABILIDAD MÉDICA - DIFERENCIA CON LA MALA PRAXIS - RESPONSABILIDADES DEL ESTABLECIMIENTO DIRECTAS E INDIRECTAS - RESPONSABILIDADES DEL EQUIPO MÉDICO - QUE ES EL EQUIPO MÉDICO - CIRUJIA - RESPONSABILIDADES COLECTIVAS - RESPONSABILIDAD PENAL - DAÑOS

RESPONSABILIDAD MÉDICA, CIVIL Y PENAL - MALA PRAXIS Y RESPONSABILIDAD PROFESIONAL - DISTINCIONES - CAUSAS DENTRO DEL ORDEN SOCIAL Y ECONÓMICAS PONDERABLES - RESULTADOS LESIVOS POSIBLES - RESPONSABILIDAD DE LOS ESTABLECIMIENTOS ASISTENCIALES OBLIGACIONES DEL CIRUJANO - RESPONSABILIDAD CIVIL Y PENAL DE LOS ESTABLECIMIENTOS ASISTENCIALES -RESPONSABILIDAD DE LOS DIRECTORES DE ESTABLECIMIENTOS ASISTENCIALES - EQUIPO MÉDICO - RESPONSABILIDAD COLECTIVA EN EL EQUIPO MÉDICO - RESPONSABILIDAD DEL PRINCIPAL POR  LOS HECHOS DEL DEPENDIENTE Y ART. 1113 DEL CÓDIGO  CIVIL - POSTOPERATORIO - DESCARGA EN AUDIO TEXTO IMPLICA QUE LO PUEDE ESCUCHAR AL TEMA POR INTERNET O DESCARGAR ESTE CONTENIDO EN AUDIO EN SU PC. 

Por la Doctora Mónica Viviana Breglia Arias

SI ESTE TEMA NO LE INTERESA HAGA CLIC DEBAJO PARA IR A OTRO TEMA DE DERECHO DEL ÍNDICE GENERAL

 

 

 

Sobre prepaga publicación posterior hecha

 

 

 

 HAGA CLIC EN EL TEMA QUE MAS LE INTERESE SI NO DESEA UNA LECTURA COMPLETA, LA QUE RECOMIENDO.

 

INTRODUCCIÓN

 

CAUSAS DENTRO DEL ORDEN SOCIAL Y ECONÓMICAS PONDERABLES.

 

INIMPUTABILIDAD MÉDICO PENAL

 

MALA PRAXIS Y RESPONSABILIDAD PROFESIONAL

 

RESULTADOS LESIVOS POSIBLES.

 

RESPONSABILIDAD DE LOS ESTABLECIMIENTOS ASISTENCIALES.

 

OBLIGACIONES DEL CIRUJANO.

 

POSTOPERATORIO.

 

RESPONSABILIDAD CIVIL Y PENAL DE LOS ESTABLECIMIENTOS ASISTENCIALES

 

RESPONSABILIDAD DE LOS DIRECTORES DE ESTABLECIMIENTOS ASISTENCIALES.

 

EQUIPO MÉDICO

 

RESPONSABILIDAD COLECTIVA EN EL EQUIPO MÉDICO

 

RESPONSABILIDAD DEL PRINCIPAL POR  LOS HECHOS DEL DEPENDIENTE Y ART. 1113 DEL CÓDIGO  CIVIL.

 

CONCLUSIONES SOBRE RESPONSABILIDAD.

 

 

INTRODUCCIÓN

 

La responsabilidad profesional no es más que un capítulo dentro del vastísimo espectro de responsabilidad civil y penal. Consiste en el deber de reparación  y/o resarcimiento de los daños ocasionados a otros, por una conducta antijurídica o contraria a derecho.

La sola demostración del paciente de uno o más perjuicios que el tratamiento le haya ocasionado, se `planteará ante los tribunales que determinarán si hubo “error”, negligencia, imprudencia o impericia” por parte del médico o médicos actuantes.

Según el artículo 512 del Código Civil, la culpa es: “la omisión de las diligencias que exige la naturaleza de la obligación y correspondiesen a las circunstancias de las personas de tiempo y Encontramos tres principales facetas en la culpa médica:

1.- Negligencia: el profesional que omite una actividad que habría evitado el hecho yo resultado dañoso, no ha hecho lo que debió, en el momento en que debió hacerlo. Proyectando así la mala praxis.

2.- Imprudencia: Obra en forma precipitada sin prever ni observar las consecuencias en que su actuar irreflexivo e irresponsable puede desembocar; hace lo que no “debe”.

3.- Impericia: Desconoce las reglas y los métodos normados en la profesión que desempeña; ignora, desconoce, no comprende, teorías y prácticas de su profesión, obrando con  imprevisión y falta de diligencia.

 

CAUSAS DENTRO DEL ORDEN SOCIAL Y ECONÓMICAS PONDERABLES.

 

La ruptura de la relación médico paciente aparece desde que los galenos cambiaron a sus a pacientes por “masa de pacientes”,  grandes cantidades de éstos, tiempo de atención limitado, exiguo, necesidades económicas, atención excesiva en las obras sociales por carencia de personal médico y materiales en los hospitales que se encuentran abarrotados de gente, sin poder asistirlos de forma adecuada, etc.

La evolución de la medicina con enormes avances científicos  y técnicos también ingresó en un nuevo momento histórico  – social de raigambre neoliberal done la salud también abraza el libre mercado.

El médico también para mantener su estado de vida debe atender numerosos pacientes.

En este perverso sistema médico-paciente, las dos partes se envilecen y los pacientes reciben resultados que nada tienen que ver con los que obtenían hace años, donde había una relación con el médico que conocía a toda la familia a veces, y sino que por lo menos atendía al paciente siempre y con mucho tiempo.

Hoy hay dos miedos que imperan: el del paciente de ser mal atendido y el del médico de ser demandado por mala praxis médica, empujando así al médico a unos peligros a medicina defensiva en detrimento de la salud de los pacientes.

Los infinitos medicamentos de los laboratorios han fragmentado todavía aún más esa relación médico-paciente.

Existe así un desplazamiento del compromiso que el médico tenía con el paciente al compromiso que hoy tiene con las grandes obras sociales, con sus empleadores, creando así un entuerto bioético, valorizando más el capital empresario que la capacidad académica de sus colegas.

La medicina empresaria de mercado ve al paciente como un objeto de ganancias puras, tratándolos como si fueran mercaderías. Los médicos compasivos y sensibles corren el riesgo de ser eliminados de las famosas listas de muchas prepagas, por utilizar tratamientos costosos, mientras los otros son premiados por utilizar determinados tratamientos.

Es sabido por todos los premios, como viajes al exterior, que dan a veces los laboratorios a los médicos por recetar determinados medicamentos.

En el otro extremo, vemos que las entidades sin fines de lucro, se ven forzadas a abandonar la docencia, la investigación y la medicina preventiva a las personas humildes.

La medicina de mercado se aleja del debido cuidado, la eficiencia y la equidad. Las medicinas prepagas deberían ser legisladas y penalizadas con dureza en el caso de perjuicios a terceros.

 

INIMPUTABILIDAD MÉDICO PENAL

 

El Código Penal se ha referido a inimputabilidad en el art. 34 del Código Penal.

No son punibles:

4. El que obrare en cumplimiento de un deber o en el legítimo ejercicio de su derecho, autoridad o cargo.

El mal evitado debe ser menor del que pudiera causarse.

Esta causal de justificación eximirá de responsabilidades al que actúa en cumplimiento de un deber jurídico en tal sentido.

 

MALA PRAXIS Y RESPONSABILIDAD PROFESIONAL.

 

Consiste, la primera, en una práctica médica no acorde con la bibliografía medicinal. Como en todas las ciencias existen posiciones  que difieren unas de otras. El juez no puede tomar parte en las distintas doctrinas médicas referentes a distintos tipos de tratamiento. No está facultado para ello y significaría la imposición de una doctrina médica por sobre la otra. Basta que un artículo médico esté escrito siquiera en una carilla, como parte de una bibliografía, para que no exista mala praxis. Mas cuando el médico actúa según su parecer científico, pero no alcanza los resultados que buscaba, podemos hablar de mala praxis médica.

Mucha es la confusión que existe sobre este tema: no es mala praxis lo no observancia de los mecanismos de intervención médica mayoritarios, salvo que el paciente le haya prestado  un consentimiento adverso. En este caso hablamos de responsabilidad profesional, que nada tiene que ver con la mala praxis.

 

RESULTADOS LESIVOS POSIBLES.

 

LESIONES LEVES

Art. 89 Código Penal. “Se impondrá prisión de un mes a un año al que causare a otro, en el cuerpo o en la salud, un daño que no esté previsto en otra disposición de este código”

Los daños en el cuerpo podrán ser tanto físicos como psíquicos, eternos como internos pero deberán ser verificables.

Esos daños son: escoriaciones, desgarros, heridas, hematomas, contusiones, esquimosis, etc.

LESIONES GRAVES

Dice el art. 90 del Código Penal:

“ Se impondrá reclusión o prisión de uno a seis años, si la lesión produjere una debilitación permanente de la salud, de un sentido, de un órgano, de un miembro o una dificultad permanente de la palabra o si hubiere puesto en peligro la vida del ofendido, le hubiere inutilizado para el trabajo por más de un mes o le hubiere causado una deformación permanente del rostro”.

El Código al referirse a debilitación se refiere a disminución de capacidades funcionales,

Por órganos en algunos casos se ha entendido también dientes o dedos.

Si son órganos dobles, como ojos o testículos, se ha entendido en los Tribunales que hay un debilitamiento de la función.

“Peligro en la vida del ofendido” se refiere a una exposición a un peligro de muerte

LESIONES GRAVÍSIMAS

A ellas se refiere el art. 91 del Código Penal

“Se impondrá reclusión o prisión de tres a diez años, si la lesión produjere una  enfermedad mental o corporal cierta o probablemente incurable, la inutilidad permanente para el trabajo, la pérdida de un sentido, de un órgano, de un miembro, del uso de un órgano o miembro, de la palabra de la capacidad de engendrar o concebir”

A diferencia de las lesiones graves, las gravísimas son irreparables.

Se trata de lesiones con secuelas de incapacidades absolutas en la función de uno o más órganos.

Debe ser entonces el daño causado absoluto e irreparable, para que la lesión gravísima quede configurada.

 

RESPONSABILIDAD DE LOS ESTABLECIMIENTOS ASISTENCIALES

 

El ámbito adecuado para las cirugías sea de mayor de o de menor complejidad son los establecimientos asistenciales, ya sean clínicas, hospitales o sanatorios de las obras sociales.

La asepsia,  las condiciones de higiene del lugar la preparación del paciente antes de la cirugía, los cuidados que debe tener el anestesista y las diferentes figuras del equipo médico del cirujano van a resultar de importancia en el resultado final de la misma, como lo vemos en la jurisprudencia que se anexó al presente trabajo. Es un caso de responsabilidad directa del establecimiento.

Lo mismo puede decirse de los oftalmólogos y médicos de diferentes especialidades, que antes tenían consultorio en su domicilio, hoy trabajan en centros de cada especialidad en todo el país. Se trata de organizaciones médicas en las cuales el especialista solo se limita a trabajar en las mismas.

Sin embargo, si le era previsible un resultado dañoso, por las condiciones que pudo prever obrando con cuidado y previsión ( arts. 901 a 904 del C. Civil ), el resultado dañoso le resultará imputable a modo de responsabilidad médica, no de mala praxis, la cual es una especie dentro de la primera.

Que las cirugías se lleven a cabo en lugares con la necesaria infraestructura,  instrumental aparato logia y personal, física y técnicamente capacitado forma parte de las obligaciones que el cirujano jefe deberá tomar durante el pre-operatorio, son obligaciones y recaudos que la ley pone a su cargo, sin perjuicio de la posibilidad de advertencia, como hemos dicho, del personal médico, a no ser que dichas condiciones objetivamente pasaren inadvertidas.

 

OBLIGACIONES DEL CIRUJANO

 

Estas son,  básicamente: contar con radiografías, hemograma, electrocardiograma, que previo a la anestesia de una persona se le realicen reacciones alérgicas, si no cuenta con estas condiciones mínimas se debe negar a operar. Es lo que hablábamos recientemente respecto a la previsibilidad.

El paciente se encuentra acondicionado por terceros auxiliares del mismo, enfermeros, camilleros y también médicos, como ser el anestesista. Pero el cirujano jefe no queda por ello relevado de sus deberes de verificación  para que el paciente se encuentre en el quirófano en las mejores condiciones físicas y psíquicas para ser operado, tampoco el que no ocupa tal jefatura pero puede serle de previsión previa. En el primer caso, podemos hablar de una previsión objetiva, no así en el segundo.

El cirujano debe revisar la esterilización de elementos a utilizar, del sitio a utilizar, la asepsia de la aparatología, las gasas, sutura, drogas y la ubicación física de su equipo médico dentro del quirófano. Todas estas son obligaciones “in vigilando”, imprescindibles e inexcusables a cargo del cirujano.

 

POSTOPERATORIO

 

En el postoperatorio, el cirujano deberá también dar las indicaciones y tomar los recaudos para la recuperación del paciente. Esta es una obligación indelegable.

 

RESPONSABILIDAD CIVIL Y PENAL DE LOS ESTABLECIMIENTOS ASISTENCIALES

 

Clínicas, hospitales y establecimientos asistenciales, obras sociales, establecimientos sanitarios, etc. Son generalmente codemandados  o directamente demandados en las acciones judiciales por mala praxis.

Es así que las personas físicas o jurídicas que los explotan comercialmente, deberán presentarse por medio de sus letrados apoderados y oponer las razones médico-jurídicas  que crean conveniente en tiempo y forma procesal.

 

Existe responsabilidad institucional por los hechos de aquellos médicos que trabajen en dichos establecimientos médicos por hechos dañosos de cualquier especie cometidos durante el desempeño de sus funciones. Esta responsabilidad alcanza también a quienes sin ser médicos cumplen funciones de auxiliares, como enfermeros, camilleros, instrumentadores, etc.

No es habitual que las acciones se dirijan directamente contra los establecimientos, mucha gente después de haber sufrido daños o una pérdida, en realidad quiere ir contra el médico o médicos actuantes, pero, el ir contra los establecimientos, es, claramente un tema económico. Si el profesional actuante no cuenta con algún tipo de seguro médico, no tendrá poder económico, por lo tanto es más redituable ir contra los establecimientos.

Los establecimientos si están cubiertos por seguros de cierta envergadura.

La responsabilidad de los establecimientos co-existe con la del médico autor de la negligencia/mala praxis/responsabilidad profesional, ya que el establecimiento también se encuentra comprometido con el paciente a cumplimentar servicios relacionados con su actividad. Si se falla en la prestación hay incumplimiento y por lo tanto responsabilidad.

Cuando el paciente sufre una mala praxis o existe otra responsabilidad profesional, pasa a revestir el carácter de damnificado y, pudiendo accionar civil y criminalmente. Las acciones civiles son de origen contractual y directas contra el Establecimiento de salud  “estipulante“ y  contra el médico “promitente” de resultados,

El establecimiento de salud contrae una obligación tácita de seguridad directa para con su paciente, ya que jurisprudencialmente se entiende que no bastará con brindar al paciente profesionales habilitados para ejercer la medicina, sino que deben asegurarle también una prestación médica irreprochable.

Una vez establecida la culpa del médico, el establecimiento tiene responsabilidad inexcusable, salvo que a su respecto, exista una situación de caso fortuito o fuerza mayor, que hagan imposible al establecimiento prever lo que el médico habitualmente hacía.

A juicio del Dr. Juan Carlos Muse Generch,  la responsabilidad del establecimiento es en este caso indirecta, por el hecho del médico, pero no alcanza esta responsabilidad civilmente hablando cuando en los primeros años de vida de la institución, pero sí, cuando la misma ya conoce la idoneidad de cada uno de los integrantes del equipo médico.

 

RESPONSABILIDAD DE LOS DIRECTORES DE ESTABLECIMIENTOS ASISTENCIALES

 

Aunque no sucede habitualmente en aquellas acciones en que los establecimientos de salud son demandados civilmente o querellados criminalmente, su director puede ser involucrado en forma directa y específica, ya que éste no podrá alegar desconocimiento de hechos o sucesos desarrollados dentro de la institución por él mismo dirigida.

Tampoco podrá aducir en ningún caso su ignorancia y/o desconocimiento respecto a los acontecimientos  acaecidos en el establecimiento bajo su dirección, pues, compete a la misma dirección.

El director podrá ser condenado solidariamente a indemnizar, esto es, por su responsabilidades inherentes a la culpa in vigilando que debió ejercer para cumplir  acabadamente con sus funciones.

La ley 24.193 de “transplantes de órganos” se refiere muy claramente a este tema.

En intervenciones quirúrgicas menores, que a  veces se realizan en gabinetes, consultorios o clínicas-, sólo podrá evadir responsabilidades el establecimiento, o clínica o consultorio si se demuestra que el médico no tuvo ninguna culpa, ya que esto provoca la ruptura del nexo causal  y se desvincula el director de la clínica o consultorio o establecimiento porque no hay ninguna culpa en el hecho.

 

EQUIPO MÉDICO

 

En las cirugías modernas intervienen:  el cirujano jefe, el cirujano ayudante, el anestesista, el cardiólogo, el transfusionista, biólogos, radiólogos, instrumentista, personal de enfermería, camilleros, etc.

Puede existir responsabilidad del equipo médico. En este caso se puede demandar a todo el conjunto, después se verá quien fue el responsable directo y aquellos que por omisión no dieron los avisos correspondientes a las autoridades, cualquiera fuera ésta ( hospitalaria, policial, sanitaria, etc. ).

En caso de mala praxis la responsabilidad puede recaer sobre todos, algunos, uno o ninguno de ellos.

El equipo médico no es una sociedad ni una asociación, se lo denomina tal al que en un caso en particular sometido a su conocimiento y decisión, tomó la inapropiada, callando cuando debían manifestarse, o por expreso asentimiento en el modo de tratar a una persona. Se trata de médicos de distintas especialidades, pero, el hecho de ser médico, les hace responsables en cuanto a las previsiones que pudo tomar respecto de sus asociados al momento de la intervención asociativa.

La moderna jurisprudencia establece que si la culpa es del anestesista, según los Dres. Bustamante Alsina y Bueres, no será responsable el cirujano jefe. Ello así por cuanto la especialidad suele ser tan desconcertante para los médicos que no se dedican a la misma, que no se les puede responsabilizar por el hecho de alguna actividad tan específica como lo es la del anestesista.

Con el correr de los años, suelen olvidarse los médicos de conocimientos elementales de las otras especialidades. Pero ello no les excusa de responsabilidad.

 

RESPONSABILIDAD COLECTIVA EN EL EQUIPO MÉDICO

 

Si varios profesionales coadyuvan en la producción de un hecho dañoso se convierten en “coautores” o también “autores y partícipes”.

En cualquier cirugía el jefe de equipo o director, es sin dudarlo aquel en el cual el paciente ha depositado toda su confianza.

Algunas veces el anestesista comparte la responsabilidad con el director del equipo médico.

El grado de importancia que tiene hoy el anestesista, ya que es el que tiene por períodos de tiempo mayores al paciente bajo su control, es mayor el tiempo que el jefe de equipo médico, en los pasos de anestesia y reanimación.

El caso específico de responsabilidad colectiva es aquel –muy poco frecuente en los hechos-

donde hay imposibilidad de delimitar con exactitud sobre quien recaerá  la responsabilidad final del daño, no logrando identificar al autor, hay autoría anónima, por lo tanto todos los integrantes son solidariamente responsables.

 

RESPONSABILIDAD DEL PRINCIPAL POR  LOS HECHOS DEL DEPENDIENTE Y ART. 1113 DEL CÓDIGO  CIVIL

 

Existe además responsabilidad directa contractual y/o delictual punible si el médico jefe delega la cirugía en sus colaboradores, ello cuando el paciente ha pactado personalmente con él la intervención en la inteligencia y  expectativa que este profesional y no otro sería quien la realice. La mencionada disposición del Código Civil, hace responsables a los principales por los hechos de sus dependientes, lo que les genera responsabilidades civiles, a más de las penales.

Así también existirá responsabilidad directa cuando el daño se produzca por culpa originada en indicaciones/instrucciones/órdenes  incorrectas transmitidas a sus dependientes y/o auxiliares, tanto en el acto quirúrgico como en el pre/posoperatorio y convalecencia.

No obstante remarcamos que el art. 1113 inciso 10 del Código Civil, sindica, como dijimos, la responsabilidad del principal por el hecho del dependiente, esta dependencia que vincula a ambos debe darse en el e ejercicio de funciones o tareas que los interrelacionen directamente.

La doctrina actual dominante impone que la obligación asumida por el principal respecto al actual del subordinado es absolutamente inexcusable.

Además el jefe de equipo médico puede caer en negligencia culposa, al no elegir colegas y/o ayudantes adecuados o especializados en la cirugía a realizar  - culpa “in eligiendo”- o también no vigilar, soslayando el seguimiento y accionar de los mismos, no controlándolos  debidamente durante todo el procedimiento quirúrgico “culpa in-vigilando”. Es lo que hablábamos respecto del deber de seguridad y de la obligación de responder por la llamada “responsabilidad profesional” que no es mala praxis.

Este tipo de elecciones por prepagas y Obras Sociales es muy común, desde que los nóveles médicos son mucho menos costosos en salarios que los de mayor antigüedad.

El acto del sirviente es el acto del amo/maestro/preceptor.

Quien se compromete a tratar de sanar garantiza el cumplimiento de una obligación de medio. Así nace un compromiso garantista que compromete también el accionar prestacional de terceros.

Aunque estas son posturas de carácter objetivista y consagran la responsabilidad del jefe de equipo, hay otras posturas que sostienen que en estos casos se trata de responsabilidad refleja o indirecta, ya que de otro modo marginaríamos  totalmente el accionar  de el, o los  dependientes del médico jefe en la intervención quirúrgica.

 

CONCLUSIONES SOBRE RESPONSABILIDAD:

 

Dentro de la órbita penal, se tiene en cuenta todo lo antedicho para establecer la responsabilidad individual de la, o las persona físicas, pero no de las personas jurídicas.

El art. 1113 del Código Civil, no es de aplicación en el fuero penal, pues refiere a una responsabilidad civil, sin perjuicio de que esta disposición, nos conduce a la investigación penal por parte del principal, se trate de un establecimiento médico, de una prepaga, o de un equipo médico dirigido.

Lo importante dentro de la órbita penal es el resultado lesivo, producto de una mala praxis o de falencias en el ejercicio de la profesión de médico que hacen a la responsabilidad profesional, o sea el género, dentro del cual, se encuentra la especie: mala praxis.

No hay mala praxis ni responsabilidad profesional, ni en la órbita civil ni en la penal, si el resultado es exitoso, cualquiera fuera la metodología médica empleada, salvo que se hiciera pasar al paciente por padecimientos innecesarios.

 

Ir a Medicina Prepaga

 

 

 

Apoyos a las siguientes páginas:

 

Blog Dr. Golia

 

En materia de investigación científica apoyamos a la Fundación Biológica Argentina.