OBLIGACION DE LA JUSTICIA DE DEVOLVER VEHICULOS - DEVOLVER LOS AUTOMOTORES LUEGO PERICIA - JUEZ O FISCAL DERECHO A NO OTORGAR EL AUTOMÓVIL - COMO RESOLVER LA RETENCIÓN JUSTICIA DEL AUTOMÓVIL SECUESTRADO - ROBO Y DEVOLUCION AUTOMOTOR - TENENCIA DEFINITIVA

LA JUSTICIA Y LA OBLIGACIÓN DE DEVOLVER LOS AUTOMÓVILES EN DEBIDA FORMA A LAS VÍCTIMAS DE LOS DELITOS DE ROBO O HURTO AUTOMOTOR. DESCARGA EN AUDIO TEXTO IMPLICA QUE LO PUEDE ESCUCHAR AL TEMA POR INTERNET O DESCARGAR ESTE CONTENIDO EN AUDIO EN SU PC. 

Por el Doctor Juan Carlos Muse Generch

SI ESTE TEMA NO LE INTERESA HAGA CLIC DEBAJO PARA IR A OTRO TEMA DE DERECHO DEL ÍNDICE GENERAL

 

 

 

 

La identificación del automotor con los números alterados

o borrados.                                                              

La obligación de la justicia de entregarlos en debida forma.

La obligación de proponer a la justicia la identificación para la tenencia definitiva

Supongamos un denunciante que no haya creado condiciones para el cambio de número de chasis y/o de motor. No le hacen la entrega provisoria, o la definitiva, o la primera.

No le es óbice al Registro de la Propiedad Automotor, incluirle los números originales, para lo cual necesita, muchas veces, de una pericia ampliatoria sobre el rodado, lo cual, no puedo hacer, sin auxilio de la justicia.

No le es óbice al Registro de la Propiedad Automotor, incluirle los números originales, para lo cual necesita de varias pericias ampliatorias sobre el rodado, lo cual, no se puede hacer, sin auxilio de la justicia.

Las pericias son realizadas parcialmente, en los términos propuestos para la determinación de un delito, dando como resultado la incógnita de los números referentes, dado que se está actuando sobre algo material.

Se realizan, en casi todos los casos, sobre aspectos que lo desnaturalizaban en cuanto a identificación de chasis y de motor, pero no se establece que el rodado sea o no un, por ejemplo, Renault, y si bien es cierto que, a esos efectos, basta la mirada de cualquier observador, no es menos cierto que los detalles técnicos de un automotor son los que lo definen como tal. Así la carrera de pistón, el tipo de aros, bancada, y todas y cada una de las características técnicas que posee una invención, dándose habitualmente, cambios fundamentales en la carrocería.

Por ello deben registrarse y homologarse, previamente, los llamados automotores “fuori serie” ( fuera de serie ), los que, teniendo los mismos números dados de fábrica, no concuerdan en formas elementales con el producto elaborado por el fabricante. Hay muchísimos de estos fuera de serie circulando por las calles, esto es de público conocimiento. Los chapistas les hacen a veces tantas modificaciones que no se sabe en realidad de que auto se trata a pesar de tener los números con corrección

Los números que corresponden a motor y chasis, son los de fabricación y para ello se ha dado el alta respectiva donde se ha otorgado el “Certificado de Fabricación” en el Registro de la Propiedad Automotor. Así lo señala Lidia E. Vaggiola en su "Régimen Jurídico del Automotor” de ed. La Ley, Bs. As. Año 2002 ( pág. 5 ) señalando “Las fábricas terminales de automotores individualizan cada ejemplar que egresan de sus plantas en dos partes que son sus componentes esenciales: el motor y el chasis. Los números o códigos de motor y del chasis se insertan físicamente en cada una de estas partes de la cosa, y se asientan en un documento llamado “certificado de fabricación”. Con esto se da el alta correspondiente en el Registro de la Propiedad Automotor y se puede vender en cero Km. Se parte de una confianza del Estado Nacional con respecto a las terminales de fabricación, y se homologa lo fabricado sin examen técnico. O sea no identifica todo, sino, como dice la norma, sino: “lo esencial”.

Se debe pedir a la justicia penal una pericia adicional o ampliatoria, de orden técnico pues no alcanza con la verificación, que versa mas sobre aspectos jurídicos que tecnológicos.

Ahora bien, para poder explicarme mejor existen dos modos de identificar el automóvil: uno es el que corresponde a la “Registración”, que es del mismo orden que el que llevan todos los Registros, esto es, la inscripción es de fase meramente jurídica.

Sucede lo mismo en materia de inmuebles: existe una inscripción con efectos netamente jurídicos, que es la que corresponde al Registro de la Propiedad Inmueble, pero además, existe un detalle de visualización, que incluso se puede ver por la página de Rentas de la Provincia de Buenos Aires, por ejemplo, donde, en plano, está la singularidad geográfica concreta, la que puede o no coincidir con la jurídica.

Por tal motivo, se entorpeció, históricamente, en tal medida, la falta de coincidencias, que, a los efectos de las ventas o transmisiones de dominio, se ha impuesto como requisito previo, la mensura, a efectos de determinar si el inmueble que obra en el título de propiedad coincide con las constancias del plano que hoy, en la actualidad, le corresponde. De esa manera se ha aunado lo jurídico con el dato geográfico.

En muchos casos se ha hecho entrega, se dice, de un automóvil marca determinada, Volkswagen, Renault, etc, como entrega provisoria de un automóvil que se lo advierte como de esa o determinada marca específica observándole, solamente, el chasis, su color, etc. Pero en rigor de verdad y científico, la longitud del chasis, la carrera de pistón, bielas, cigüeñales, sistema de freno, no lo puede determinar, salvo por una pericia mecánica realizada por especialistas en la materia que son los fabricantes

Las pericias que se realizan en autos, no versan sobre cuestiones atinentes, entonces, a la identidad del automotor sino sobre su registración

Por ello, los jueces penales sólo se expiden en apariencias de que lo es, lo que en el mejor de los casos, sería una entrega provisoria.

Debido a ello, el Registro del Automotor, necesita establecer la identidad del automóvil fabricado con el que se posee, que ha sido dado, en el mejor de los casos en tenencia provisoria.

Teniendo en cuenta que el valor final es la justicia y que, por su función de pacificación social se ha hacen, en todo caso, entregas provisorias y precarias de los vehículos.

Es de destacar que, la función podría ser extendida a la tenencia definitiva mediante el sencillo mecanismo de comprobación de la identidad histórica del automóvil y la concordancia con el certificado de fabricación y detalles de orden técnico que sólo conoce el fabricante.

Ningún cimiento jurídico se tambalea - por lo contrario - si se produjera una ampliación de la pericia oportunamente realizada en el sentido de si el automóvil, que ha sido entregado en tenencia provisoria, o no, es o no un, Volkswagen, Renault, etc.

Y ello, como he dicho, no sólo por el valor justicia y de pacificación social, sino que habiéndose entregado un automotor sin identificación de motor y chasis, sino, sólo de dominio, es menester establecer las concordancias, para lo cual no hay óbice, sino en la mente de muchos jueces, de ofrecer, incluso, la declaración de testigos a fin de que digan e informen en el sentido de las modificaciones que pudieran haberse realizado a un automotor, con el objeto de reforzar el examen pericial, de identificación y concordancia, si hubo circulación vehicular desde que se me hizo entrega del rodado, etc. Para ello es menester librar oficios ordenatorios, tal como el C. Proc. Civil Provincial y su similar Nacional prevén, que, entiende para estos casos, la posibilidad de periciar por entidad pública, cuando, claramente leemos: Art. 475. - Informes científicos o técnicos. “A petición de parte o de oficio, el juez podrá solicitar informes a academias, corporaciones, institutos y entidades públicas o privadas de carácter científico o técnico, cuando el dictamen pericial requiriese operaciones o conocimientos de alta especialización.”

A pedido de las entidades privadas se fijará el honorario que les corresponda percibir”. Y como el Derecho es uno, no obstaculizándose para nada la normativa del C. Procesal Penal, podría, luego, hacerse entrega definitiva del vehículo para que luego del reconocimiento del motor y piezas claves del fabricante, como correspondientes a una marca determinada y, eventualmente, advirtiéndose que no ha circulado, bajo responsabilidad del peticionante, pueda otorgarse, posteriormente la tenencia definitiva, desde que se exige, previamente, la identificación de la marca concreta.

La responsabilidad que una tenencia provisoria acarrea, le da mayor significado a la imposición de nuevos números por parte del Registro - cuando los previos no se ven en absoluto, para lo cual es necesaria dicha pericia ampliatoria.

Es también razón y fin de la ley, cuando, por ejemplo, en el art. 7mo. del decreto 6582/58 párrafo segundo el cual transcribo marcándolo en negrillas y subrayado se lee:

ARTICULO 7º-… El Poder Ejecutivo Nacional reglará la organización y el funcionamiento del mencionado Registro conforme a los medios y procedimientos técnicos más adecuados para el mejor cumplimiento de sus fines

A su vez el art. 335/88 y el actual Digesto de Normas Técnico Registrales señalan lo siguiente ( lo cual puede verse en(http://www.dnrpa.gov.ar/digesto/digesto.htm ).

Cuando nosotros hablamos de identificación o extinción de un automotor, tenemos que tener en cuenta el esfuerzo que se debe realizar, atento a la homologación que hace el Estado Nacional, de los automóviles que salen de fábrica. Ese esfuerzo es muy importante, porque no existen registros técnicos. No existe un sistema doble como en el caso de los inmuebles. De lo que se trata es de identificar lo máximo posible el automóvil, con el máximo de los recursos con los que podamos contar y el mejor de los esfuerzos, no deteniéndose en el simple objeto del proceso, sino mirando un poco a la posición en la que se encuentra la víctima de un delito de robo o hurto automotor.

Todo este esfuerzo que consiste solamente en una pericia ampliatoria, no le causa a la justicia, si se lo que se solicita, más que una mejoría en la calidad de identificación de los automóviles que circulan. La verificación técnica, no alcanza a los detalles del fabricante, como hemos visto, que vuelca “lo esencial” en el certificado de fabricación, por lo que es necesario que, dicho fabricante, a través de especialistas, intervenga en una situación como la indicada.

De otra manera uno se encuentra en una situación equivalente a la de un fabricante. Debería tener que pedir una homologación por parte del Estado Nacional, de su vehículo robado o hurtado, y es mas o menos, lo que se está tratando de realizar a través de personal idóneo de los fabricantes que, con personal idóneo, en un expediente penal, puede lograrse sin mas en un examen mas técnico que tenga por objeto determinar la marca.

TODO LO CUAL BENEFICIA A HABITANTES DE NUESTRA NACIÓN, AL REGISTRO DE LA PROPIEDAD AUTOMOTOR Y NO CAUSA PERJUICIO ALGUNO A LA JUSTICIA ( SE TRATA DE UNA PERICIA HECHA POR PERSONAL DE CONOCIMIENTO DEL FABRICANTE CON EVENTUAL CONTROL DE LOS PERITOS QUE, EL JUEZ PRETENDA DESIGNAR.

POR LO CONTRARIO, ALGO ASÍ, PETICIONADO AYUDARÍA A LA MEJOR ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA, A LA SEGURIDAD JURÍDICA, A LA COLABORACIÓN ENTRE ORGANISMOS DEL ESTADO, Y A PODER CIRCULAR CON UN COSTO MÍNIMO DE ACTUACIÓN DE LOS ORGANISMOS DEL ESTADO CON GRAN AYUDA A LAS VÍCTIMAS.