LA MODERNIZACIÓN DE LAS PENAS Y DEL CUMPLIMIENTO EN NUESTRO SISTEMA PENAL - PENAS NUEVAS MODALIDADES - ARRESTO DOMICILIARIO - PRISION MENORES DE EDAD - MUJER EN PRISION - PROCESADO ESPACAPADO DE SU DOMICILIO - HABEAS CORPUS CORRECTIVO -  MEDIACION PENAL

LAS MODERNIZACIÓN DE LAS DISTINTAS PENAS DEL CÓDIGO PENAL ARGENTINO - LAS NUEVAS MODALIDADES A FIN DE EVITAR LAS PENAS GROSERAS Y LA ESCUELA DEL DELITO, QUE ES LA CÁRCEL. DESCARGA EN AUDIO TEXTO IMPLICA QUE LO PUEDE ESCUCHAR AL TEMA POR INTERNET O DESCARGAR ESTE CONTENIDO EN AUDIO EN SU PC. 

 

SI ESTE TEMA NO LE INTERESA HAGA CLIC DEBAJO PARA IR A OTRO TEMA DE DERECHO DEL ÍNDICE GENERAL

 

 

POR LA DRA. MÓNICA VIVIANA BREGLIA ARIAS

 

 

HAGA CLIC EN ALGUNOS DE LOS TEMAS SIGUIENTES AUNQUE RECOMIENDO LA LECTURA COMPLETA, LA QUE RECOMIENDO.

 

 

Introducción.

 

¿Cuales son las penas en nuestro sistema penal?

 

El Hábeas Corpus Correctivo y las penas de privación de libertad.

 

La mediación penal

 

Medidas coercitivas de reemplazo en lugar de meras penas privativas de la libertad y la probation a fin de evitar la prisión.

 

La ley 24.660. Modernización de las Penas. La nueva ley llamada de ejecución de la pena privativa de libertad incluye algunos institutos de carácter moderno.

 

¿A quienes se otorga el arresto domiciliario?

 

 Menores de edad y mujeres en prisión.

 

 La prisión domiciliaria

 

Prisión domiciliaria con control por "pulsera" o “monitoreo electrónico"

 

Aplicabilidad

 

¿Qué pasa si el condenado o procesado se va de su domicilio?

 

 

 

Introducción.

 

Desde vieja data se ha entendido a las cárceles como escuela de aprendizaje de la comisión de delitos. Y ello ha impulsado al legislador a instrumentar distintas penas y distintas formas de aplicación de las penas privativas de la libertad. Esta corriente está sucediendo en el mundo. Por ello, veremos distintas formas de cumplimiento y una modernización que ha alcanzado también a nuestro Código Penal y métodos alternativos de solución de conflictos, a fin de evitar a la escuela del delito ( la cárcel ).

¿Cuales son las penas en nuestro sistema penal?

El art. 5to. Del Código Penal establece que las penas son las de reclusión, prisión, multa e inhabilitación. La pena de muerte no existe en Argentina.

No podrá ser reimplantada ya que la Argentina fue firmante de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, también llamado Pacto de San José de Costa Rica, que prohibe establecer la pena de muerte en los estados que la han abolido ( art. 4to. Inciso 3ro. ) Este Tratado desde 1994 tiene jerarquía constitucional.

Penas privativas de libertad

Se refieren a la libertad ambulatoria (encierro). Originalmente tenían diferencias, la de reclusión se cumplía en la cárcel de Ushuaia, y la de prisión en la Penitenciaría Nacional de Buenos Aires (actual predio de la calle Las Heras, entre Coronel Díaz y Salguero).

El cómputo de la prisión preventiva es más severo para la reclusión que para la prisión (art.24).

Sólo la pena de prisión puede ser cumplida en detención domiciliaria (art. 10mo del Código).

La pena de la tentativa es mas grave cuando el delito tiene reclusión perpetua que cuando tiene prisión perpetua (art. 44, inciso 2 y 3).

El Hábeas Corpus Correctivo y las penas de privación de libertad.

La ley 23.098 da lugar al hábeas corpus en caso de agravación ilegítima de las formas y condiciones en que se cumple la privación de libertad, sin perjuicio de las facultades propias del juez del proceso, si lo hubiere (ahora Juez de ejecución penal).

También tiene como meta cambiar el lugar de detención cuando no fuera el adecuado a la índole del delito cometido o a la causa de la detención.

El fundamento del Hábeas Corques correctivo está en el art. 18 parte última de la Constitución Nacional: Las cárceles de la Nación serán sanas y limpias para seguridad y no para castigo de los reos detenidos en ellas, y toda medida que a pretexto de precaución conduzca a mortificarlos más allá de lo que aquélla exija, hará responsable al juez que la autorice”.

Justificación del mantenimiento de las penas privativas de libertad.

Actualmente se considera que las penas lejos de resocializar al preso lo desocializan.

El preso aprende más sobre el delito en la cárcel que en ningún lugar. Por eso para transgresiones que no son delitos graves se aconsejan medidas coercitivas de reemplazo.

La mediación penal.

Yo particularmente, creo que hemos llegado a un extremo en este sentido, donde se puede mediar en una O.R.A.C. o Mediación Penal, en la Provincia de Buenos Aires.

Yo particularmente no me siento muy convencida de sus ventajas.

Los primeros en establecer mediación penal fueron Alemania, Inglaterra, Suiza y Noruega. Y en nuestro país Córdoba y Tucumán.

Las penas de prisión han dejado de serlo en el mundo. En Finlandia el 90 % de las penas son de multa, no de prisión.

Pero en Argentina estamos hablando de otra realidad socioeconómica. Y de otra frecuencia en el nivel de delitos y de la gravedad de los mismos.

Estamos hablando de países con otras condiciones de vida.

Medidas coercitivas de reemplazo en lugar de meras penas privativas de la libertad y la probation a fin de evitar la prisión.

Las medidas coercitivas de reemplazo son las de trabajo de fin de semana o multa conforme el Standard de vida y la famosa “probation”, (tareas comunitarias que deben realizarse por determinado tiempo, un año, por ejemplo y que evitan la prisión).

Al acuerdo sobre la “probation” se llega entre Fiscal y Defensor y la abarcan solo determinados delitos.

La prisión domiciliario con control por monitoreo electrónico tiene innumerables ventajas

En cuanto a las penas cortas privativas de libertad, muchos autores sostienen la conveniencia de mantenerlas, dado que lo que se conoce como shock de prisión, (penas muy cortas, pero con aislamiento), a veces da muy buenos resultados.

Se trata de un llamado a la reflexión sobre lo que es la pérdida de libertad.

La ley 24.660. Modernización de las Penas. La nueva ley llamada de ejecución de la pena privativa de libertad incluye algunos institutos de carácter moderno

Aparece así la reglamentación de la prisión domiciliaria (art. 10 del Código Penal). Así, la permita para personas que padezcan “una enfermedad incurable en período Terminal (art. 33). Con esto se reforma el antiguos art. 10 que establecía esta pena para personas valetudinarias, condenadas a penas menores a seis meses y menciona la edad de setenta años para conceder la prisión domiciliaria, la ley 24.660 habla de setenta años, pero no excluye a penas mayores de seis meses. En realidad la ley es complementaria del viejo art. 10.

La libertad asistida consiste en que el penado que está terminando su condena pueda anticiparse libertad seis meses antes.

La nueva ley crea dos alternativas de ejecución de la pena: la prisión discontinua y la semidentención.

La semidetención tiene dos modalidades de cumplimiento: diurna y nocturna.

El programa de prelibertad (ente sesenta y noventa días antes del tiempo mínimo exigible para la concesión de la libertad condicional o de la libertad asistida del art. 54, el condenado deberá participar de un programa intensivo de preparación para su retorno a la vida libre , el que por lo menos incluirá : a) información, orientación y consideración con el interesado de las cuestiones personales y practicas que deba afrontar al egreso para su conveniente reinserción familiar y social. b) Verificación de la documentación de identidad indispensable y su vigencia o inmediata tramitación, si fuere necesario , c) previsiones adecuadas para su vestimenta, traslado, y radicación en otro lugar, trabajo, continuación de aprendizaje profesional, tratamiento médico, psicológico y social.

También se habla de salidas transitorias, La semilibertad permite al condenado trabajar fuera del establecimiento e incluirá una salida transitoria semanal. (hasta 12 horas, hasta 24 horas, y hasta 62 horas ).

¿A quienes se otorga el arresto domiciliario?

Existen beneficios que se otorgan actualmente a los condenados a prisión y no a los condenados a reclusión, así el arresto domiciliario del art. 10 del Código Penal es otorgado a los condenados a prisión y no a los de reclusión.

También según el art. 24 del Código Penal la prisión preventiva sufrida por quien resulta condenado a pena privativa de libertad se imputa de distinta manera: por dos días de prisión preventiva, uno de reclusión, por un día de prisión preventiva, uno de prisión

Durante la ley del llamado “dos por uno”, por el mecanismo de cómputo que dispuso cumplidos dos años de prisión preventiva, se computaba por un día de prisión preventiva dos de prisión o uno de reclusión.

Menores de edad y mujeres en prisión.

Los menores de edad y las mujeres sufrían las condenas en establecimientos especiales.

Los establecimientos especiales a veces son sectores de éstos, como ocurre en las provincias.

En cuanto a los niños nacidos en los penales, no deberá constar en la partida de nacimiento que el parto tuvo lugar en el penal.

La ley 24.660 ha elevado el tiempo que los niños pueden estar con sus madres en el penal a cuatro años (antes era de dos años y hasta ha provocado motines entre las presas).

La prisión domiciliaria.

Está contemplada en el art. 10, que dice así: Cuando la prisión no excediera de seis meses, podrán ser detenidas en sus propias casas las mujeres honestas y las personas mayores de sesenta años o valetudinarias.

No es aplicable de oficio, debe mediar pedido de una familiar, persona o institución responsable, que suma su cuidado y se otorga previos informes médico, psicológico y social, que fundadamente lo justifique. (art. 32, Ley 24.660).

Prisión domiciliaria con control por "pulsera" o “monitoreo electrónico"

Recientemente se ha puesto en práctica la prisión domiciliaria con control por monitoreo electrónico o con “pulsera”. Se trata de un sistema que permite determinar, mediante una pulsera o tobillera, si el penado que cumple pena en domicilio sale de él o si traspasa una demarcación perimetral predeterminada.

Esto permite revitalizar el arresto domiciliario.

La extensión locomotiva se extiende al edificio, no al departamento ni a la habitación de un hotel. O sea, no va a tener la obligación el condenado de mantenerse en un perímetro de pocos metros.

Aplicabilidad:

La norma debe extenderse a la prisión preventiva. Algunos autores consideran que para determinar su aplicación corresponde atenerse al art. 41 del Código Penal.

Esto es discutido por otros, particularmente por Zaffaroni, quien dice que los criterios surgen estrictamente del art. 10 del Código Penal.

¿Qué pasa si el condenado o procesado se va de su domicilio?

El art. 35 de la ley 24.660 dispone que el Juez de Ejecución o el Juez de la Causa podrán disponer la ejecución mediante la prisión discontinua y semidetención : a) Si revocare la detención domiciliaria prevista en el art. 10 del Código Penal; b) la detención del art. 33 del Código Penal ; c) si convierte la pena de multa en prisión , según el art. 21 del Código Penal; d) Si revocare la condenación condicional por incumplimiento de las reglas de conducta establecidas por el art. 27 bis. del Código Penal e) si revocare la libertad condicional dispuesta en el art. 15, cuando el condenado haya violado la obligación de residencia y f) la pena privativa de libertad al momento de la sentencia definitiva no sea superior a los seis meses por cómputo de prisión preventiva.