EL CONTRATO DE TRANSPORTE DE COSAS - OBLIGACIONES NO OBSERVADAS CUIDADOS - PORTEADOR - ACARREADOR - OBLIGACIONES - CARTA DE PORTE - COSAS TRANSPORTADAS - PRECIO - TRANSPORTE COMERCIAL - MORA - TRANSPORTE POR FERROCARRIL - TIPO TRANSPORTES - INDEMNIZACION

EL CONTRATO DE TRANSPORTE DE COSAS - CUIDADOS MÁXIMOS QUE DEBEN OBSERVARSE. DESCARGA EN AUDIO TEXTO IMPLICA QUE LO PUEDE ESCUCHAR AL TEMA POR INTERNET O DESCARGAR ESTE CONTENIDO EN AUDIO EN SU PC. 

 Por el Dr. Juan Carlos Muse Generch

SI ESTE TEMA NO LE INTERESA HAGA CLIC DEBAJO PARA IR A OTRO TEMA DE DERECHO DEL ÍNDICE GENERAL

 

 

HAGA CLIC EN ALGUNOS DE LOS SIGUIENTES TEMAS SI NO DESEA LA LECTURA COMPLETA, LA QUE RECOMIENDO.

Introducción.

Transporte comercial y civil distinciones.

Sujetos intervinientes en el contrato

Objeto de transporte

Precio

Transporte comercial

Plazo de transporte comercial.

Las moras

Transporte por ferrocarril

Ley 2873

El decreto reglamentario 90.325.

Prueba del contrato.

La guía de carga ¿Es un remito?

Menciones que debe tener la carga de porte.

La concordancia que debe existir entre la Carta de Porte y los libros de comercio

Posibilidad de hacer circular la Carta de Porte mediante simple endoso.

 

Requisitos formales e ineludibles del endoso.

Cláusulas exonerativas de responsabilidad en la Carta de Porte.

Endoso en garantía

Obligaciones de los sujetos intervinientes

Vinculaciones entre porteador y cargador.

Plazo para los ferrocarriles

Falta de mención de la hoja de ruta

Obligaciones de resultado

Obligaciones del porteador con relación al destinatario

Facultades del porteador

Aviso de llegada por el porteador

Puesta a disposición del destinatario

 

 

Introducción.

El contrato de transporte de cosas, o animales, es terminantemente diferente de que tiene que ver con las personas.

Dicho contrato puede ser comercial o no. Asimismo puede ser la prestación esencial de un contrato como no serlo. Sería accesorio de otro contrato, si el transporte se constituye como un servicio necesario o no, de otra prestación, como lo puede ser el transporte de elementos de producción fabril que deben ser acercadas a los puestos mayoristas o transportadas al extranjero. Puede o no ser necesario, el elemento indispensable puede o no estar, pero, sea de una o de otra manera, el contrato de transporte tiene un sólo régimen legal, y sea o no comercial. Este último participa de legislaciones especificas que no escapan tampoco a la orbe de la normativa del Código Civil.

Conceptualizándolo, se lo define como aquel por el cual una empresa porteadora, por sí, o por intermediario, se obliga, mediante el pago de un precio, a recibir de una persona determinada que puede ser física o jurídica, denominada el cargador, ciertas cosas muebles o semovientes, a fin de transportarlos a un lugar determinado, y entregarlos, a su vez, al destinatario.

Cuando existe un intermediario, que es el que realiza la tarea del transporte en sí mismo, esta tercerización, que es bastante frecuente, no exime de responsabilidad por daños ocasionados a las cosas transportadas.

Los sujetos que intervienen en este contrato, típico, nominado, oneroso, no formal, de tracto sucesivo y típicamente comercial por lo general. Esto tiene importancia a la hora de decidir si la legislación comercial será aplicable o no al caso.

Transporte comercial y civil distinciones.

Para que el transporte sea comercial, no basta con que sea ejercido por una sociedad, es necesario que lo sea, por una sociedad comercial, o por una empresa, entendiéndose por la palabra empresa, el conjunto de factores de producción que coadyudados realizan una actividad de esa índole. El concepto empresa no está en nuestro derecho, como tampoco el de corporación, es un concepto que no correspondiendo a nuestro Derecho, se podría conceptualizar como la persona física o jurídica, o la sociedad de hecho, que, con objetivos de producción de bienes o de servicios aúnan los distintos factores de producción, como lo son el trabajo y el capital que, asociados tienen como resultado la producción de bienes y servicios, los que no podrían darse de otra manera que no fuera mediante dicha asociación. Es así que un contador no es un empresario, por cuanto su actividad no necesita imperiosamente de trabajo independiente aportado, ni son necesarias cosas tales como computadoras. Basta al efecto con el título habilitante para que el profesional pueda ejercer su tarea. Ciertamente los aportes de cosas, son insignificantes delante de su conocimiento, no sucede así con la empresa. No es tal, la que bajo ningún punto de vista puede prescindir de sus empleados o de un capital determinado.

Sentado lo precedente podemos decir que el trasporte será comercial cuando sea ejercida por una empresa, o, por particulares cuya actividad principal sea estar en la cadena de distribución de los productos de las empresas. Todos ellos son comerciantes. Y, al respecto, señala el Código de Comercio en su art. 8vo. La ley declara actos de comercio en general:

1º Toda adquisición a título oneroso de una cosa mueble o de un derecho sobre ella, para lucrar con su enajenación, bien sea en el mismo estado que se adquirió o después de darle otra forma de mayor o menor valor;

2º La transmisión a que se refiere el inciso anterior;

3º Toda operación de cambio, banco, corretaje o remate;

 

4º Toda negociación sobre letras de cambio o de plaza, cheque o cualquier otro género de papel endosable o al portador;

 

5º Las empresas de fábricas, comisiones, mandatos comerciales, depósitos o transportes de mercaderías o personas por agua

o por tierra;

 

6º Los seguros y las sociedades anónimas, sea cual fuere su objeto;

 

7º Los fletamentos, construcción, compra o venta de buques, aparejos, provisiones y todo lo relativo al comercio marítimo;

 

8º Las operaciones de los factores, tenedores de libros y otros empleados de los comerciantes, en cuanto concierne al comercio del negociante de quien dependen;

 

9º Las convenciones sobre salarios de dependientes y otros empleados de los comerciantes;

 

10 Las cartas de crédito, fianzas, prenda y demás accesorios de una operación comercial;

 

11 Los demás actos especialmente legislados en este Código.

 

Es hoy día, el concepto "empresa" y "habitualidad" el que hace a la aplicación de las normas comerciales o las civiles.

La empresa requiere esa habitualidad, conforma parte de la misma, y por lo tanto, es empresa la que está destinada, a los fines indicados con habitualidad, sea o no, el objeto comercial mas importante o significativo el transporte en sí.

 

En consecuencia con lo expuesto, un acto aislado de transporte, o que no conforme habitualidad, no sea propio de la actividad de la empresa,. no es un acto de comercio. No es acto de comercio el que ejercita aún una empresa, si no tiene relación con su objeto comercial, o sea con su habitualidad. Mas allá de que la competencia sea comercial, no lo es la legislación aplicable, se trate o no de una empresa, comerciante o sociedad comercial regular o irregular.

En tal sentido dice el art. 7mo. del Código de Comercio que "Si un acto es comercial para una sola de las partes, todos los contrayentes quedan por razón de él, sujetos a la ley mercantil, excepto a las disposiciones relativas a las personas de los comerciantes, y salvo que de la disposición de dicha ley resulte que no se refiere sino al contratante para quien tiene el acto carácter comercial."

Por consiguiente quedan excluidas de la ley comercial los actos aislados que no corresponden ni tienen relación con los que la empresa habitualmente realiza.

 

Sujetos intervinientes en el contrato.

1.- El cargador que es la persona que entrega los efectos al porteador, para que éste, luego de recibidos, los traslade a un lugar determinado.

2.- El porteador o fletero que es quien materializa el transporte y su entrega al tercer sujeto

3.- El destinatario, que los recibe en el lugar de destino.

Pero puede ocurrir, y sucede varias veces que un sujeto hace las dos primeras tareas.

También puede existir el comisionista de transporte, que es quien entrega las cosas del cargador al porteador y asume sus obligaciones de porteador, el cual no puede excusarse en su responsabilidad en el hecho de que el transporte lo realizó otra persona.

Objeto de transporte.

Lo señala el Código Civil, se trate de transporte comercial o civil cuando dicho cuerpo legal define las cosas muebles: "Son cosas muebles las que pueden transportarse de un lugar a otro, sea moviéndose por sí mismas, sea que sólo se muevan por una fuerza externa, con excepción de las que sean accesorias a los inmuebles"

Precio.

Se lo denomina porte o flete.

Transporte comercial.

El mismo tiene regulación y marco normativo dentro del Código de Comercio como en legislación complementaria, para cada tipo de transporte.

Plazo de transporte comercial.

El mismo es fijado por el acuerdo o convención entre partes, leyes y reglamentos, y a falta de ellos, por los usos comerciales.

El art. 187 del Código de Comercio señala que: "La entrega de los efectos deberá verificarse dentro del plazo fijado por la convención, las leyes y reglamentos, y a falta de ellos por los usos comerciales.

Los ferrocarriles deben hacer los transportes de mercaderías en un término que no exceda de una hora por cada diez kilómetros o por la distancia mínima que fijare el poder administrador, contando desde las doce de la noche del día del recibo de la carga"

 

Bastante lento ¿NO?

 

Esto no impide que se celebre un acuerdo en contrario, pero, a falta de plazo, ese el fijado por la ley, salvo que, por la naturaleza de la obligación ( ciertas urgencias ), o por usos comerciales discordantes, suelan entregarse las cosas en un plazo mayor.

 

Así lo dispone el art. 218 inc. 6to. del Código de Comercio:

"Siendo necesario interpretar la cláusula de un contrato, servirán para la interpretación las bases siguientes:

1º Habiendo ambigüedad en las palabras, debe buscarse más bien la intención común de las partes que el sentido literal de los términos;

2º Las cláusulas equívocas o ambiguas deben interpretarse por medio de los términos claros y precisos empleados en otra parte del mismo escrito, cuidando de darles, no tanto el significado que en general les pudiera convenir, cuanto el que corresponda por el contexto general:

3º Las cláusulas susceptibles de dos sentidos, del uno de los cuales resultaría la validez, y del otro la nulidad del acto, deben entenderse en el primero.

Si ambos dieran igualmente validez al acto, deben tomarse en el sentido que más convenga a la naturaleza de los contratos, y a las reglas de la equidad.

4º Los hechos de los contrayentes, subsiguientes al contrato, que tengan relación con lo que se discute, serán la mejor explicación de la intención de las partes al tiempo de celebrar el contrato;

5º Los actos de los comerciantes nunca se presumen gratuitos;

6º El uso y práctica generalmente observados en el comercio, en casos de igual naturaleza, y especialmente la costumbre del lugar donde debe ejecutarse el contrato prevalecerán sobre cualquier inteligencia en contrario que se pretenda dar a las palabras;

7º En los casos dudosos, que no pueden resolverse según las bases establecidas, las cláusulas ambiguas deben interpretarse siempre en favor del deudor, o sea en el sentido de liberación.

 

Pero, como está visto, el Poder Ejecutivo, tiene facultades delegadas para alargar los plazos del art. 187 del Código de Comercio.

 

Las moras.

 

La mora del portador es automática, no necesitando de interpelación alguna ( art. 509 Cód. Civil ), derivándose de ella las consecuencias previstas en los arts. 508 del Cód. Civil y 188 del Cód. de Comercio.

188. Cód. Comercio  "En caso de retardo en la ejecución del transporte por más tiempo del establecido en el artículo anterior, perderá el porteador una parte del precio del transporte, proporcionado a la duración del retardo, y el precio completo del transporte, si el retardo durase doble tiempo del establecido para la ejecución del mismo, además de la obligación de resarcir el mayor daño que se probare haber recibido por la expresada causa.

No será responsable de la tardanza el porteador, si probare haber provenido ella de caso fortuito, fuerza mayor, o hecho del remitente o del destinatario."

508 Código Civil: "En las obligaciones a plazo, la mora se produce por su solo vencimiento.

Si el plazo no estuviere expresamente convenido, pero resultare tácitamente de la naturaleza y circunstancias de la obligación, el acreedor deberá interpelar al deudor para constituirlo en mora.

Si no hubiere plazo, el juez a pedido de parte, lo fijará en procedimiento sumario, a menos que el acreedor opte por acumular las acciones de fijación de plazo y de cumplimiento, en cuyo caso el deudor quedará constituido en mora en la fecha indicada por la sentencia para el cumplimiento de la obligación.

Para eximirse de las responsabilidades derivadas de la mora, el deudor debe probar que no le es imputable."

 

Transporte por ferrocarril.

 

Al respecto rigen aún las disposiciones antedichas.  las normas referidas a la concesión las podemos descargar de aquí

http://rapidshare.com/files/331959963/Contrato_FV_con_ADDENDA.doc.html

http://rapidshare.com/files/331960551/Contrato_MV_con_ADDENDA.doc.html

http://rapidshare.com/files/331961057/Contrato_TBA_con_ADDENDAS_total.doc.html

http://rapidshare.com/files/331961521/Contrato_TMB_con_ADDENDA.doc.html

http://rapidshare.com/files/331962162/Contrato_TMR_con_ADDENDA.doc.html

http://rapidshare.com/files/331962603/Contrato_TMS_con_ADDENDA.doc.html

Sigue en vigencia la ley 2.873 cuyas partes pertinentes son las siguientes:

 

 

Ley 2873

CAPITULO II

DEL TRANSPORTE DE MERCADERIAS

Art. 44º 11.- Las tarifas relativas al transporte de pasajeros y mercaderías serán razonables y justas. Deberán ser comunicadas a la autoridad de aplicación y exhibidas en debida forma para el conocimiento de los usuarios del servicio.

Art. 45º 12.- Los Contratos de Concesión de Servicios Ferroviarios garantizarán el trato igualitario a los usuarios que requieran servicios equivalentes.

Art. 46º 13.- No obstante lo dispuesto en el artículo anterior, la autoridad de aplicación podrá disponer el tratamiento prioritario de transportes destinados a la atención de emergencias siempre que los mismos no puedan ser transportados por otros medios que cubran las necesidades en la cantidad y rapidez necesarias.

Art. 47º.- Todo cargador deberá hacer declaración previa del número, peso, clase y calidad de las mercaderías que remitiese.

Art. 48º.- Puede rectificarse, a la llegada de los bultos, cualquier error que en el precio o en el peso haya cometido la estación expedidora; este derecho es recíproco entre las empresas y el público, y deberá abonarse en el acto de entregar la mercadería por quien y a quien corresponda el importe a que ascienda el error cometido. Las dudas que surjan sobre el precio y peso, insuficiencia del embalaje o cubierta de los bultos y estado de la mercadería, deben someterse en el acto a la resolución de la inspección gubernativa. Si no hubiese presente en la estación ningún inspector y el remitente no quisiera esperar la intervención de la Dirección de Ferrocarriles, se someterá la cuestión al juicio de dos arbitradores designados en el acto, uno por cada parte, con facultad de nombrar tercero en caso de discordia, pagando ambas partes por mitad los honorarios.

Art. 49º 14.- Las tarifas serán uniformes para todos los que se sirvan del ferrocarril; sin embargo, la empresa podrá reducir los precios de tarifa, en favor de los cargadores que aceptasen plazos más largos que los que correspondiesen según el orden del registro o de los que se obliguen a proporcionar, en períodos dados, un mínimum de toneladas de carga u otras modalidades tarifarias especiales o reducidas. La concesión a uno o muchos remitentes será extensiva a todos los que la pidan, sujetándose a iguales condiciones.

Art. 50º.- Las obligaciones y responsabilidades de las empresas respecto a los cargadores, por pérdidas, averías o retardo en la expedición o entrega de las mercaderías, serán regidas por las disposiciones del código de comercio. Serán también aplicables a las empresas de ferrocarriles, las disposiciones de las leyes generales sobre transportes, en todos los puntos no previstos por la presente ley.

Art. 51º.- Los objetos olvidados en los carruajes, en las estaciones o en la vía, o aquellos cuyos dueños, consignatarios o remitentes se ignore, se mantendrán en depósito por la empresa, y se anotarán en un registro especial, con designación del día y lugar en que fueron encontrados y de sus principales señas.

Art. 52º.- El depósito de dichos objetos se pondrá en conocimiento del público por medio de avisos, fijados en las estaciones de la línea. Si nadie se presentase a reclamarlos dentro de tres meses contados desde la fijación de los avisos, se procederá a su venta en remate público, poniéndose el producto a disposición del juez competente, para que ordene su entrega al fisco, previa deducción de los gastos ocasionados.

Art. 53º.- Si los objetos fuesen de fácil deterioro, serán inmediatamente vendidos en remate público, previa autorización de la inspección gubernativa, procediéndose, respecto del precio como indica el artículo anterior.

 

El decreto reglamentario 90.325.

CAPITULO VI

TRANSPORTE DE EQUIPAJES Y ENCOMIENDAS

Derecho a la conducción gratuita de equipajes

Art. 169º 56.- Todo pasajero tendrá derecho a llevar gratuitamente, desde la estación de origen hasta la de su destino, en calidad de equipaje, bultos cuyo total no exceda de 50 kilogramos, debiendo la empresa darle una contraseña, que sirva para la entrega en destino.

La parte de ese equipaje, consistente en pequeños bultos de mano que por su naturaleza no molesten a los pasajeros y que por sus dimensiones puedan ser colocados en las canastillas o entre los asientos, podrá ser llevada por el viajero en el coche en que viaja.

Si los bultos no se ajustasen a esas condiciones, el jefe del tren podrá disponer el traslado al furgón de los que considere inadmisibles, extendiendo al pasajero la contraseña y cobrando el exceso en destino, si hubiere lugar.

Encontrándose en el tren un Inspector Nacional, se le dará la intervención que determina el artículo 12 de este Reglamento.

Sanciones

Art. 169ºA 57.- El pasajero que conduzca exceso de equipaje en los coches, sin haberlo entregado al ferrocarril para su despacho, se hará pasible de una multa conforme al importe que fije la autoridad competente, o DOS (2) días de arresto, debiendo además, pagar el doble del flete que hubiera correspondido.

Acumulación de boletos para la conducción de equipajes

Art. 170º.- La franquicia a que se refiere el artículo anterior (169) es personal e intransferible. Sólo se permitirá la acumulación de boletos a los efectos de la conducción del equipaje, cuando sean utilizados por miembros de la misma familia.

Sanciones

Art. 170º A 58.- Al pasajero que infrinja el artículo 170 acumulando boletos para la conducción de equipaje, se le aplicará una multa conforme al importe que fije la autoridad competente, o TRES (3) días de arresto, debiendo pagar además el triple del flete por el exceso de peso que resulte.

Limitación de la franquicia

Art. 171.- Ningún bulto del equipaje podrá ser descargado en trayecto, aunque se trate de bultos que el pasajero haya llevado consigo en el coche.

El infractor abonará a la empresa el doble del flete correspondiente al transporte de los efectos conducidos en contravención a la franquicia, aplicándose la tarifa de encomiendas. 59

Prohibición de transportar como equipaje explosivos y animales vivos

Art. 172º,. No podrá llevarse como equipaje materias explosivas de ninguna clase. Esta disposición no se refiere a las pequeñas cantidades de pólvora o municiones que lleven consigo los cazadores y los empleados de servicio público. (Ley, art. 43).

Tampoco podrá llevarse como equipaje animales vivos, con excepción de los mencionados en el Artículo 164.

Recepción de equipajes

Art. 173º.- La entrega de los equipajes para los trenes generales, podrá hacerse hasta veinte (20) minutos antes de la partida de los mismos y de diez (10) minutos para los trenes locales.

Los equipajes que fueren presentados después de los términos indicados, serán transportados en el tren siguiente habilitado al efecto. (Decreto Nº 4.062/1949).

Guías de equipaje

Art. 174º.- En las guías de equipaje la empresa hará constar:

El número del boleto.

El número de bultos.

El punto de salida y destino del equipaje.

El número del tren por el cual sea conducido.

La fecha de expedición.

El número de orden.

El peso.

La tarifa y el importe del exceso pagado.

La firma del empleado que extendió la guía.

Entrega en destino

Art. 175º.- Las empresas deberán entregar a cada pasajero, inmediatamente después de llegar a su destino, todos los bultos que formen su equipaje.

En caso de pérdida de la contraseña, la entrega se hará a quien acredite ser su dueño.

Publicidad de reglamentos sobre conducción de equipajes

Art. 176º.- Las empresas deberán colocar a la vista del público en todas las estaciones, los reglamentos concernientes a los equipajes, su admisión, los derechos y obligaciones de los viajeros.

Tarifa y aforo del exceso de equipaje

Art. 177º.- El flete de todo exceso de equipaje será calculado según la tarifa en vigencia. El aforo se hará por fracciones indivisibles que no excedan de 5 kilogramos.

Equivalencia de peso en artículos voluminosos

Art. 178º 60.- Para los artículos de mucho volumen y poco peso se considerará un metro cúbico igual a quinientos kilogramos.

Responsabilidad de la empresa por los equipajes y condiciones para el pago en caso de pérdida

Art. 179º 61.- La responsabilidad por pérdida o extravío de equipajes, comenzará desde el momento en que la Empresa entregue al pasajero la contraseña, y estará sujeta a las reglas siguientes:

1° -

Tratándose de equipajes cuyo valor no haya sido declarado, la Empresa pagará por su pérdida una indemnización conforme al importe que a la fecha tenga determinado la autoridad competente.

2° -

Si el valor del equipaje hubiese sido declarado, la Empresa podrá cobrar como seguro, una tarifa adicional aprobada por la Dirección Nacional de Ferrocarriles, y pagará en caso de pérdida, el valor declarado o asegurado, salvo que probare falsa declaración.

3° -

Si el valor declarado fuese superior al importe que a la fecha tenga determinado la autoridad competente, la Empresa estará en libertad de aceptar o no el seguro de los equipajes. No aceptándolo, el transporte será convencional (Conforme a la modificación dispuesta por Decreto Nº 1823/58).

4° -

Se considerará perdido el objeto que no haya sido entregado por la empresa al pasajero dentro del plazo de OCHO (8) días de reclamado, teniendo el pasajero el derecho de exigir el pago inmediato de la indemnización, salvo caso de fuerza mayor o culpa del mismo.

5° -

La Empresa no responderá por ningún bulto que lleven consigo los pasajeros en los coches, salvo prueba de la culpa directa de la administración o sus empleados. Tampoco responderá por las joyas, pedrerías, dinero y documentos de valor que contuviera el equipaje, si no se hubiese manifestado especial y determinadamente.

Averiguaciones en caso de extravío o avería en los equipajes

Art. 180º.- En el acto de solicitar la entrega del equipaje, el pasajero al enterarse de su extravío o al notar la existencia de averías, deberá comunicar el hecho al empleado encargado de este servicio, para que se tomen las medidas necesarias a los efectos de las averiguaciones pertinentes.

Indemnización por avería o retardo en la entrega

Art. 181º.- En el caso de avería del equipaje o retardo en su entrega, la empresa indemnizará al pasajero el daño que acredite haber sufrido, hasta un importe que no excederá las indemnizaciones establecidas en el artículo 179.

Término para retirar el equipaje

Art. 182º.- Los equipajes deberán ser retirados dentro del término de 24 horas de llegados a su destino. Transcurrido este plazo se abonará el almacenaje conforme a la tarifa que apruebe la Dirección General de Ferrocarriles. (Decreto Nº 9.314/1948).

Cambio de destino del equipaje

Art. 183º.- El pasajero que siga viaje más allá de la estación indicada en su boleto, tendrá que dar aviso al jefe del tren para que haga conducir su equipaje hasta ese punto, debiendo abonar nuevo flete por el exceso de equipaje, si lo hubiere.

Depósito de equipajes

Art. 184º.- En las estaciones de alguna importancia habrá las comodidades necesarias para que los viajeros puedan depositar valijas y bultos de mano, abonando el almacenaje, conforme a la tarifa que apruebe la Dirección de Ferrocarriles.

La responsabilidad de la empresa se regirá por los artículos Nros. 179 y 181. (Decreto Nº 9.314/1948).

Armas de fuego

Art. 185º 62.- Las armas de fuego no serán admitidas en los trenes, 63 si no estuvieran debidamente descargadas y desmontadas.

Los infractores a esta disposición serán penados con multa cuyo importe será el que tenga fijado la autoridad competente o en su defecto con UN (1) día de arresto, lo que se hará efectivo en la forma prevista en el artículo 155.

Encomiendas. Definición

Art. 186º.- Por encomiendas se entenderán todos los objetos o bultos que no siendo equipaje, se transporten por trenes de pasajeros, mixtos o "de encomiendas" y paguen la tarifa correspondiente.

Trenes en que deben transportarse las encomiendas

Art. 187º.- Las encomiendas deberán transportarse por el primer tren de pasajeros, mixto o de encomienda, subsiguiente a su entrega y continuarán hasta su destino por los trenes de combinación, si los hubiere, siempre que dichos trenes transporten encomiendas.

Cuando fuera limitado o excluído ese transporte en los trenes de pasajeros o resultaran insuficientes los trenes mixtos para ese servicio, podrán emplearse trenes especiales o trenes de horario de encomiendas que se ajustarán a las prescripciones vigentes para los trenes mixtos.

Combinación de trenes de encomiendas.

Art. 187 a.- Si fuere conveniente para mejorar el servicio público las empresas deberán combinar el transporte de encomiendas en los empalmes o intercambios reservados para cargas, indicando los trenes de cada ferrocarril afectados a dichos servicios, publicando los avisos correspondientes, y sin perjuicio de lo establecido en el artículo 187. (Decreto Nº 116.362/1937).

Rótulo de las encomiendas

Art. 188º.- Toda encomienda deberá llevar el nombre y la dirección de la persona a quien va consignada, rigiendo a los efectos del embalaje y acondicionamiento las disposiciones del artículo 225.

Recepción de las encomiendas

Art. 189º.- Las encomiendas deberán entregarse para su despacho:

a)

En los trenes generales, con una hora de anticipación por lo menos a la marcada en los horarios para la salida de aquéllos, si se tratase de estaciones principales; con treinta minutos de anticipación en las demás estaciones;

b)

En los trenes urbanos, con treinta minutos de anticipación a la salida de cada tren;

c)

"Los términos anteriores podrán ser aumentados hasta un máximum de dos horas, mediante autorizaciones temporales previas, resueltas por la Dirección General de Ferrocarriles, para las estaciones en que la intensidad e importancia del despacho de frutos o substancias perecederas, lo haga necesario". (Decreto Nº 78.747/1940).

En las estaciones principales, que la Dirección General de Ferrocarriles determine, la recepción de encomiendas quedará clausurada a las 18 horas.

Aforo de encomiendas y máximum de peso

Art. 190º.- El aforo de encomiendas se regirá por lo dispuesto en el artículo 177.

Las empresas no estarán obligadas a recibir en calidad de encomiendas, bultos que pesen más de doscientos cincuenta kilogramos, salvo los bultos de mucho volumen y poco peso, que podrán aforarse como máximum, a razón de 500 kilogramos por cada metro cúbico.

Guías de encomiendas

Art. 191º.- En las guías de encomiendas se consignarán los datos establecidos por el artículo 174, sustituyendo la indicación del número del boleto por la constancia de la hora de entrega de la encomienda para su despacho.

Irresponsabilidad de la empresa por averías si no fuesen comprobadas.

Art. 192º.- Las empresas no son responsables por averías, deterioro o rotura de muebles, plantas, frutas, legumbres, manteca, leche, animales vivos o muertos, carne fresca, aves, pescado, queso, cristalería o loza, ni de ninguna cosa frágil que por su naturaleza no se pueda guardar más que por corto tiempo, si no se probare que la avería, deterioro o rotura, proviene de su negligencia o culpa. (C.C., Art. 177).

Pérdida, avería o retardo en la entrega de encomiendas. Indemnización

Art. 193º 64.- La responsabilidad de la empresa por pérdida, averías o retardo en el transporte de encomiendas de valor no declarado, será con limitación de la indemnización, cuyo monto será equivalente al importe que fije la autoridad competente, y sin perjuicio de lo previsto en el artículo 192.

Si el contenido fuera conocido, la indemnización se hará de acuerdo con los precios corrientes en plaza, y si el valor fuera declarado, la indemnización no podrá ser mayor que dicho valor. (Decreto Nº 1.823/1958).

Transporte de valores, alhajas, etc.

Art. 194º.- La empresa no será responsable del dinero, alhajas o efectos de gran valor y documentos de crédito, si al tiempo de la entrega los remitentes no hubiesen declarado su contenido y acordado las condiciones del transporte. (C.C., Art. 173 - Ley, Art. 40).

Retiro de encomiendas y almacenaje

Art. 195º.- Las encomiendas deberán ser retiradas por los interesados dentro del término de 48 horas de llegadas a destino. Transcurrido este plazo se abonará el almacenaje conforme a la tarifa que apruebe el Poder Ejecutivo.

Despacho de animales caseros por encomiendas

Art. 196º.- Se admitirá el transporte por encomienda de animales caseros en los trenes de pasajeros, siempre que exista en los furgones el espacio disponible para ellos.

Los animales serán presentados para su despacho en condiciones adecuadas de seguridad.

Los perros llevarán bozal, collar y cadena y serán conducidos, a requerimiento del pasajero, en el mismo tren en que viajare.

Transporte de animales y aves muertas en los furgones

Art. 197º.- Se permitirá transportar por encomienda, en los furgones, animales y aves muertas, siempre que su estado de conservación y acondicionamiento lo permita, de modo que su natural descomposición no ocasione perjuicio a las personas y cosas que se transporten en el mismo tren.

 

Prueba del contrato.

 

La Carta de Porte no es un elemento constitutivo del contrato sino un medio probatorio del mismo. El contrato es informal, no es necesaria la forma escrita admitiéndose todos los medios probatorios.

Se denomina Carta de Porte al contrato mismo de transporte, celebrado por escrito. Pero como no es necesaria la formalidad escrita, sólo sirve como elemento de prueba de la existencia del contrato y los términos del mismo.

Generalmente son contratos con letra muy pequeña, que el interesado debe firmar o rechazar, no pudiendo discutir sus términos, por lo cual, al ser, generalmente un contrato de adhesión a sus cláusulas, a las que se puede decir solamente sí, o no, en instancia judicial, dichas cláusulas pueden ser discutidas. De cualquier manera, el cargador deberá probar la entrega y recepción e la carga al porteador, porque ello significa el comiendo de la ejecución del contrato.

Ello a pesar del contenido del art. 167 del Código de Comercio, que ha hecho pensar a muchos jueces, que es el único método de acreditación del transporte, como que también sus cláusulas, cualquiera sean éstas, son indiscutibles comenzada la ejecución del contrato.

Puntualmente dice el art. 167 del Código de Comercio:

"La carta de porte es el título legal del contrato entre el cargador y el acarreador, y por su contenido se decidirán todas las contestaciones que ocurran con motivo del transporte de los efectos, sin admitirse más excepción en contrario que la de falsedad o error involuntario de redacción.

Si no hubiere carta de porte, o fuere ella atacada por alguna de las causas mencionadas en el párrafo anterior, se estará al resultado de las pruebas que presente cada parte en apoyo de sus respectivas pretensiones; pero el cargador ante todo tendrá que probar la entrega de los efectos al porteador, en caso que éste lo negare.

Sólo podrá probarse el valor, según la apariencia exterior de los efectos"

 

Sin embargo las cláusulas ilícitas, como las condiciones meramente potestativas, las que significan un aprovechamiento de un estado de necesitad, que participan de la misma ilicitud, como toda cláusula que no mantenga debidamente la igualdad de las partes en el contrato denominado "Carta de Porte" son judicialmente revisables, precisamente por las ilicitudes que puede contener, cláusulas leoninas, como exenciones de responsabilidad en cuanto a lo transportado, discrecionales del transportista de dejarlas en tal o cual lado, o en manos de terceras personas por las cuales el destinatario no tiene medios de acceso, como por ejemplo, cláusulas por medio de las cuales la empresa no se hace responsable de roturas en los productos transportados, son todas ilícitas. Por lo que el artículo mencionado tiene vigencia en tanto y en cuanto no se produzcan o involucren ilicitudes ( arts. 953 y 1198 del C- Civil ).

 

A pesar de ello, el artículo mencionado del Código de Comercio, es una suerte de prueba tasada, o sea que el valor probatorio viene por la ley misma.

 

La guía de carga ¿Es un remito?

 

La guía de carga es otra prueba escrita del contrato de transporte, pero no está mencionada en la ley. Sin embargo tiene eficacia para demostrar tanto el contrato de transporte cuanto la entrega y recepción de la carga por el porteador. Pero no significa mas que eso. La jurisprudencia lo señaló de esta manera:

En nuestro derecho positivo, el concepto de guía se aplica sea en relación con el sistema que, junto con las marcas y señales, reglamenta el transporte y la circulación de productos, sea asimilándolo a la carta de porte que instrumenta el contrato de transporte de mercaderías y regula las obligaciones de las partes del mismo, pero no resulta idónea como instrumento del contrato de compraventa de mercaderías a la demandada. El instrumento en cuestión no constituye un remito, entendiendo por tal el instrumento acreditativo de la remisión o entrega de la cosa objeto de la negociación mercantil.

CC0001 SI 82132 RSD-532-99 S 11-11-1999 , Juez CABRERA DE CARRANZA (SD)

CARATULA: Chambers S.A. c/ Prysunka, Elisa s/ Cobro de pesos
MAG. VOTANTES: Cabrera de Carranza-Medina-Arazi

 

 

Menciones que debe tener la carga de porte.

 

A pesar de las numerosas cláusulas que se pueden incorporar a la carta de porte, deben incluirse aspectos considerados en el Código de Comercio. Es un contrato informal, el de transporte, pero si una de las partes exige la carta de porte, menester es expedirla y firmarla y, debe contener a lo menos, el siguiente contenido de conformidad al art. 165 del Código de Comercio:

 

"Tanto el cargador como el acarreador, pueden exigirse mutuamente una carga de porte, datada y firmada, que contendrá:

1º Los nombres y domicilios del dueño de los efectos, o cargador, el del acarreador o comisionista de transportes, el de la persona a quien o a cuya orden se han de entregar los efectos, si la carta no fuese al portador, y el lugar donde debe hacerse la entrega;

2º La designación de los efectos, su calidad genérica, peso, medida o número de los bultos, sus marcas o signos exteriores, clase, y si estuvieran embalados, la calidad del embalaje;

3º El flete convenido, y si está o no pagado;

4º El plazo dentro del cual deba verificarse la entrega;

5º Todas las demás circunstancias que hayan entrado en el convenio."

 

Debe estar firmadas por el acarreador como por el cargador.

Especialmente debe estar datada, porque eso demuestra el plazo de cumplimiento.

El inc. 5to. reviste fundamental importancia, por el tema del seguro.

 

No existiendo carta de porte, son sin ninguna significación las menciones que suelen hacer los transportistas respecto al estado de las cosas, tales como "deteriorado", "mal embalado", etc. Se presume que estaban en perfecto estado, al no existir Carta de Porte.

 

La concordancia que debe existir entre la Carta de Porte y los libros de comercio.

 

De conformidad a lo establecido por los arts. 53 y 54 del Código de Comercio debe existir una concordancia entre las constancias de la Carta de Porte y dichos libros, los cuales, son los siguientes:

Art. 53: "Los libros que sean indispensables conforme las reglas de este Código, estarán encuadernados y foliados, en cuya forma los presentará cada comerciante al Tribunal de Comercio de su domicilio para que se los individualice en la forma que determine el respectivo tribunal superior y se ponga en ellos nota datada y firmada del destino del libro, del nombre de aquel a quien pertenezca y del número de hojas que contenga".

Art. 54:  "En cuanto al modo de llevar, así los libros prescriptos por el art. 44, como los auxiliares que no son exigidos por la ley, se prohíbe:

1º Alterar en los asientos el orden progresivo de las fechas y operaciones con que deben hacerse, según lo prescripto en el artículo 45;

2º Dejar blancos ni huecos, pues todas sus partidas se han de suceder unas a otras, sin que entre ellas quede lugar para intercalaciones ni adiciones;

3º Hacer interlineaciones, raspaduras ni enmiendas, sino que todas las equivocaciones y omisiones que se cometan se han de salvar por medio de un nuevo asiento hecho en la fecha en que se advierta la omisión o el error.

4º Tachar asiento alguno;

5º Mutilar alguna parte del libro, arrancar alguna hoja o alterar la encuadernación y foliación."

 

De donde se sigue, que la Carta de Porte no tiene valor alguno en cuanto a las demostraciones que puede hacer el beneficiario del transporte, como el estado de cosas, si celebrado dicho instrumento, no es pasado a los libros comerciales. Por ello, muchas empresas de transporte prefieren evitar la Carta de Porte, sólo porque les puede jugar en contrario a sus intereses, pero es enteramente exigible a pedido de cualquiera de los interesados.

Si bien pudiera cuestionarse entre cargador y acarreador, no es menos cierto que el destinatario del envío, tiene las mismas facultades que el segundo.

 

Posibilidad de hacer circular la Carta de Porte mediante simple endoso.

 

La Carta de porte puede circular con simples endosos a favor de otras empresas de transporte, como un título circulatorio mas. Cargador y porteador la suscriben, luego este último la puede hacer circular mediante endoso, produciendo, o pudiendo producir los siguientes actos: 1.- Retirar la carga directamente del porteador, 2.- disponer que se pague de manos de un tercero a quien indica, 3.- Autorizar a un tercero a retirar la carga, 4.- Prendar el título o carga de porte en seguridad de un crédito u obligación, 5.- Variar el destino de l carga, impartiendo las órdenes necesaria al porteador. Por tal motivo es indispensable que el destinatario de la carga no sea afectado. Como él no es parte en esos créditos, puede verse potencialmente afectado, porque, en principio, se trata de créditos a cobrar y nada mas. Por tal razón, a instancia del destinatario o del cargador, se puede expedir un ejemplar no negociable. También puede tener interés el cargador por razones de desconfianza o de tratarse de cosas de valor.

La transmisibilidad puede hacerse "no a la orden" para evitar estos problemas eventuales. Lo que ocurre, que puede utilizarse como título circulatorio por simple endoso, es la cantidad de mercadería que, con fines prácticos, al circular por tierra tanta mercadería, a fin de cumplir con los plazos y evitar mayores costos, es que se permite el endoso. Pero puede requerir el destinatario al cargador que no sea así. En tal caso, el cargador emitirá una carta de porte no negociable. Tal vez el plazo que se estipule sea entonces mayor, pero, en definitiva, en seguridad de lo que se transporta.

No es necesario que el endoso tenga mayores formalidades, puede ser endosado de la siguiente manera "Se transfiere a la orden de..." o "Se cede a favor de.."

 

Requisitos formales e ineludibles del endoso.

 

Puede ser o no a la orden. El nombre del endosatario, fecha y firma del endosante. También se ha admitido el endoso en blanco poniendo la cláusula a la orden, nombre y apellido del endosatario, la fecha arriba de la firma del endosante, es como un mandato verbal respecto de dicho crédito.

También se admite el endoso en procuración, por ejemplo "Valor al cobro", "Al cobro" o "En procuración", o "Quedando facultado para retirar la carga a...." y fórmulas similares. Estos endosos habilitan solamente a retirar la carga y, en consecuencia, el endosatario no puede endosar ni poner en circulación de manera alguna la carta de porte, tampoco puede ejercer las acciones y derechos del acto. Corta la cadena de circulación de endosos y sólo permite al endosatario retirar la carga y pagar el importe o flete si estuviere impago.

 

Cláusulas exonerativas de responsabilidad en la Carta de Porte.

 

Como antes se ha dicho, la carta de porte, aunque sea transmisible por endoso, no puede contener cláusulas exonerativas de responsabilidad por el transporte en sí. Al respecto es interesante lo establecido en el art. 204 del Código de Comercio:

"Las empresas de ferrocarriles tienen la obligación de recibir toda la carga que se les entregue para el transporte hasta sus estaciones o las de otras líneas que empalmen con ellas.

Los reglamentos o estipulaciones de las empresas que hubieren ofrecido sus servicios al público, excluyendo o limitando las obligaciones y responsabilidades impuestas por este Código, serán nulas y sin ningún efecto."

Lo mismo sucede para el transporte terrestre.

"La cláusula establecida por la empresa transportadora en la carta de porte importa establecer un límite a su responsabilidad, por lo cual cae bajo la sanción del art.204 del Código de Comercio"

CCO Art. 204

CC0203 LP, B 67420 RSD-175-89 S 24-8-1989 , Juez PERA OCAMPO (SD)

CARATULA: Barrera, Manuel Angel y otra c/ Expreso Marplatense S.R.L. s/ Daños y perjuicios
MAG. VOTANTES: Pera Ocampo - Pereyra Muñoz

 

Endoso en garantía.

 

La Carta de porte puede darse en garantía de un crédito. Rige al respecto el art. 586 del Cód. Comercio:

"Cuando se dan en prenda papeles endosables, debe expresarse que se dan como valor en garantía.

Sin embargo, aunque el endoso sea hecho en forma de transmitir la propiedad, puede el endosante probar que sólo se ha transmitido el crédito en prenda o garantía"

Poco utilizado entre transportistas.

 

Obligaciones de los sujetos intervinientes.

 

Cargador: En caso de ferrocarril, debe llevar los efectos o carga a las estaciones indicadas por la empresa para recibir las cargas y dentro de los horarios que se deberán establecer con la debida anticipación y publicación para conocimiento público.

En el transporte por automotores, el cargador deberá llevar los efectos al local de la empresa porteadora que ella indique como lugar de recepción de la carga y en los días hábiles, dentro del horario que se determinará.

También el porteador, puede convenir con el cargador, retirar los efectos en el local de éste.

Asimismo se puede pactar que el porteador retire los efectos del local del cargador y los envíe directamente al destinatario. En definitiva en este supuesto, el porteador directamente hace, menos la carga, todas las funciones del transporte, sin que el cargador deba cumplir algo mas que levantar y depositar en su local los efectos. Se da en denominar esto como "transporte de puerta a puerta", o sea el porteador lo saca de una puerta y lo coloca en otra. En fin, son infinitas las combinaciones posibles.

Con respecto a los ferrocarriles no es necesario que el cargador avise con anticipación a la empresa portadora, basta indicarle el día y el tren. Eso si la carga es normal. Si es inusitada, por volumen o peso, siempre debe cursar el respectivo aviso a la empresa portadora.

Cuando se trata de cargas por tren que precisen de vagones tanques, como, por ejemplo, para el transporte de líquidos, o automóviles, o, por ejemplo trenes especiales para transportar ganado o de carga a granel, deben solicitarse los vagones con la anticipación debida, aún en el supuesto en el que, el cargador, pueda proveer los que son de su propiedad. Ello por cuanto, además, el porteador necesita el tiempo adecuado para la formación de los respectivos trenes e inserción en el diagrama de tráfico, tareas muy complejas e importantes.

Hasta la entrega al porteador, los riesgos sobre las cosas pesan sobre el cargador, no existiendo responsabilidad sobre el porteador por sustracciones o daños. Así lo dispone el art. 170 Cód. Comercio: "La responsabilidad del acarreador empieza a correr desde el momento en que recibe las mercaderías, por sí o por la persona destinada al efecto, y no acaba hasta después de verificada la entrega"

Obligaciones del porteador: Es la de recibir la carga, contada, pesada o medida ( metros cuadrados ). Puede además requerir al cargador qué es lo que hay dentro de ciertos bultos y dejar constancia de ello en la carta de porte. Así diciendo: "Y manifiesta el cargador que el bulto identificado como.... posee...."

Debe tomar conocimiento de averías y/o vicios, como, asimismo, si los embalajes son los adecuados o insuficientes. Si omite este paso, deberá acreditar él, que las averías o vicios eran preexistentes y de nada sirve la firma del destinatario que se produce en el mismo momento del descenso de los efectos no revisados. Proponemos que el destinatario, sin embargo, se tome todo el tiempo que sea necesario para verificar el estado de los efectos.

Debe hacerse notar que los carteles tales como "embalaje deficiente" son inoponibles al destinatario.

Es que se trata, en realidad, el transporte, de una tarea que le es enteramente inherente.

Si por trenes, por ejemplo, el porteador, recibe, por trenes especiales, vagones de ganado, cargas que deban dejarse en depósitos, playas, galpones, etc., la carta de porte, se confeccionará en las oficinas de la empresa transportista, porque de otra manera corre riesgo ante el destinatario el porteador.

Además el transportista o porteador, debe llevar el registro que indica el art. 164 del Código de Comercio:

"Los empresarios o comisionistas de transporte, además de los deberes que tienen como mandatarios mercantiles, están obligados a llevar un registro particular, con las formalidades de los artículos 53 y 54, en que se asentarán por orden progresivo de números y fechas todos los efectos de cuyo transporte se encarguen, con expresión de su calidad y cantidad, persona que los carga, destino que llevan, nombre y domicilio del consignatario y del conductor y precio del transporte".

De otra manera surge ineficiencia ante el cargador y el destinatario la carta de porte.

 

Vinculaciones entre porteador y cargador.

 

El cargador debe indemnizar al porteador de los daños que se ocasionen a los vehículos o cualquier instalación del porteador ( por ejemplo en sus depósitos o galpones ), pagarle a éste los gastos para la conservación de la carga que le llevó. Como puede advertirse sus vínculos son estrechos y de mucha confianza que es necesaria. Por ello la carta de porte, aunque sea endosable, puede traer mas de un problema.

Obviamente en el transporte ya es tema del porteador lo que suceda con las cosas transportadas.

El plazo de entrega muchas veces es esencial, o la mayor parte de las veces, cuando se trata, por ejemplo, de alimentos, así disponen los arts. 187 y 190 del Código de Comercio:

187

"La entrega de los efectos deberá verificarse dentro del plazo fijado por la convención, las leyes y reglamentos, y a falta de ellos por los usos comerciales.

Los ferrocarriles deben hacer los transportes de mercaderías en un término que no exceda de una hora por cada diez kilómetros o por la distancia mínima que fijare el poder administrador, contando desde las doce de la noche del día del recibo de la carga"

190

"No habiendo plazo estipulado para la entrega de los efectos, tendrá el porteador la obligación de conducirlos en el primer viaje que haga al punto donde debe entregarlos.

Si fuere comisionista de transporte; tiene obligación de despacharlos por el orden de su recibo, sin dar preferencia a los que fueren más modernos. Caso de no hacerlo responderán, así el uno como el otro, por los daños y perjuicios que resulten de la demora"

 

Plazo para los ferrocarriles:

 

Deberán despachar las cargas según el orden en el que las hayan recibido, para lo cual deberán registrar los bultos a medida que los vayan recibiendo. Los artículos perecederos, deberán ser transportados con preferencia ( decreto 90.325 ) ya trascripto reglamentario de la ley 2873.

 

Falta de mención de la hoja de ruta.

 

La falta de mención de la hoja de ruta en la carta de porte, autoriza al porteador a fijarla.

También puede convenirse así en la carta de porte pero deberá realizarse el camino por la ruta mas corta y, dentro de ellas, la que posee tarifa o porte mas bajo.

 

A tal efecto son de imprescindible conocimiento los arts. 186 y 172 del Código de Comercio:

186:

"Mediando pacto expreso sobre el camino por donde deba hacerse el transporte, no podrá variarlo el conductor, so pena de responder por todas las pérdidas y menoscabos, aunque proveniesen de alguna de las causas mencionadas en el art. 172, a no ser que el camino estipulado estuviere intransitable u ofreciere riesgos mayores.

Si nada se hubiere pactado sobre el camino, quedará al arbitrio del conductor elegir el que más le acomode, siempre que se dirija vía recta al punto donde debe entregar los efectos"

 

172

"Durante el transporte corren por cuenta del cargador, no mediando estipulación contraria, todos los daños que sufrieren los efectos, provenientes de vicio propio, fuerza mayor o caso fortuito"

Por tal razón la importancia del camino pactado, dada la responsabilidad del cargador. Por ello si no hay pacto expreso el porteador no puede cambiar la hoja de ruta, salvo una fuerza mayor o una causa muy grave que pueda afectarle a él.

 

Obligaciones de resultado.

 

Como se ha visto la obligación del cargador es de resultado, lo mismo ocurre con la del porteador: todo consiste en llevar sana y salva la carga hasta llegar a manos del destinatario.

 

Obligaciones del porteador con relación al destinatario.

 

El cargador en unos casos y el destinatario en otros, deben previamente averiguar, si no han recibido aviso de llegada del porteador, si ésta ha llegado efectivamente a destino, con el fin de presentarse en el local del porteador para retirarla, salvo el caso de entrega "puerta a puerta" que hemos visto. El porteador, si la carta de porte es nominativa, deberá dar aviso de llegada de la carga al destinatario, por el medio mas rápido ( teléfono, por ejemplo ), y si fuere la carta de porte a la orden o al portador, deberá poner pizarrones, tableros u otros medios de publicidad en las estaciones o locales, a fin de que los interesados puedan informarse correctamente de la fecha de llegada.

 

Facultades del porteador.

 

Puede requerir del destinatario la apertura y el reconocimiento de bultos cerrados o embalados en el acto de la recepción, y si este rehusara hacerlo, el porteador quedará exento de responsabilidad de conformidad a lo establecido en el art. 198 del Código de Comercio. Dice el mencionado art. 198:

"El destinatario tendrá el derecho de comprobar a expensas suyas en el momento de la entrega, el estado de las cosas transportadas, aun cuando no presentaren señales exteriores de avería.

El porteador podrá por su parte, exigir al consignatario la apertura y reconocimiento de los bultos en el acto de la recepción; y si éste rehusara u omitiere la diligencia requerida, el porteador quedará exento, por este solo hecho, de toda responsabilidad que no provenga de fraude o infidelidad"

Para ello debe hacerse firmar el remito conforme, obviamente y dejarse constancia escrita de la falta de inspección.

 

Aviso de llegada por el porteador.

 

El aviso de llegada del porteador con los efectos debe ser contundente, de manera de no dejar lugar a dudas, cosa de que si el destinatario impugna el aviso, debe tenerse en cuenta que el porteador corre con la carga de la prueba de los avisos mencionados. El lugar exacto de llegada de manera inequívoca. Sólo en estos casos tiene el derecho de consignar judicialmente las cosas.

 

Puesta a disposición del destinatario.

 

Es muy importante hacer saber que al porteador no se le termina la responsabilidad dejando en sus depósitos las cosas traídas, sino poniéndolas a disposición del destinatario y para esto, no suele ni siquiera usarse el teléfono, lo que le puede hacer responsable de muchos sinsabores. Por ello, aunque el transporte aún se realice en tren deberá igualmente dar el aviso correspondiente al destinatario y no limitarse a dejar en su depósito las cosas transportadas.

No podemos olvidar que su obligación no es de medios, sino de resultado.

 

DESCARGA EN AUDIO TEXTO IMPLICA QUE LO PUEDE ESCUCHAR AL TEMA POR INTERNET O DESCARGAR ESTE CONTENIDO EN AUDIO EN SU PC.