PAGO POR CONSIGNACION - ¿HASTA CUANDO JUZGADOS VAN A PRESTAR SUS SELLOS? - QUE ES CONSIGNAR - CUANDO SE DEBE DEPOSITAR EN TRIBUNALES - DEPOSITAR JUNTO CON LA DEMANDA - PAGO POR CONSIGNACION DEPOSITANDO AL INICIO - DEBATE JUICIO CONSIGNACION - LA SENTENCIA

¿HASTA CUANDO LOS JUZGADOS REGALARÁN EL SELLO PARA DEPOSITAR?

Por el Doctor Juan Carlos Muse Generch

SI ESTE TEMA NO LE INTERESA HAGA CLIC DEBAJO PARA IR A OTRO TEMA DE DERECHO DEL ÍNDICE GENERAL

 

 

Introducción.

El pago es el concepto que significa: cumplimiento exacto de la obligación. Y por el cual, el "accipiens", o acreedor, tiene la obligación de recibirlo. Mas si el "accipiens", no determina monto, no puede imputar, al no poder imputar, se genera un estado de incertidumbre, puesto que el pago es un contrato o la continuidad de un contrato, y debe existir para ello, conformidad en la imputación. Porque si la imputación quedara en manos de una sola de las partes, no existiría pago, ni parcial ni total, desde que, para que ello sea posible, es necesaria la previa cognición del negocio jurídico, en este caso, saber qué es lo que se paga.

De otra manera jugaría al respecto la prohibición del art. 542 del Cód. Civil que dice: "La obligación contraída bajo una condición que haga depender absolutamente la fuerza de ella de la voluntad del deudor, es de ningún efecto; pero si la condición hiciese depender la obligación de un hecho que puede o no puede ejecutar la persona obligada, la obligación es válida."

Podemos entender que existe en el común de la gente la voluntad de pagar, de depositar, si no fuera posible pagar. Pero para eso no son necesarios los Tribunales. Basta con un giro telegráfico y esto es suficiente. No es necesario pedirle un sello al Juzgado. Pero cualquier escrito y el empleado del Juzgado lo da.

 

El pago por consignación puede ser acumulado a otro proceso.

 

No existe problema alguno en el que el pago por consignación sea acumulado a otro proceso, el tema se cierne respecto a la sentencia que en definitiva suele dictarse, donde, muchas veces, incluso, se hace hincapié, en el hecho de que la persona no ha depositado en el expediente.

 

Eso es un error muy grave. El pago por consignación, como cualquier otro, es un proceso judicial que tiene por objeto verificar si corresponde qué pago y a cuál imputación. Porque, cuando hay desacuerdo entre deudor y acreedor, no hay mas remedio que la solución judicial.

 

Entonces el juez dispondrá qué es lo que se debe pagar, cuánto y la imputación correspondiente. Ese es el momento en el cual el empleado de tribunales debe sellar la respectiva boleta para pagar, no antes, como suele hacerse, y como erróneamente hacen los tribunales, haciendo hincapié, en que no se depositó en el expediente antes. Y ¿En qué varía las cosas?. En el supuesto caso de que se deposite judicialmente el acreedor, o supuesto acreedor,, no va a poder retirar el dinero antes de la sentencia. Pero además, del pago efectuado, o del depósito efectuado, tiene derecho a defenderse, mediante el procedimiento establecido para el pago por consignación.

 

El sellito y la imposibilidad de defenderse.

 

El sello, que graciosamente dan a cualquier depósito, para abrir una cuenta, además de saturar la cantidad de cuentas abiertas en los expedientes, impide al acreedor el derecho a una sentencia, porque esa sentencia, va a decir, va a señalar, que hubo un pago, y que del mismo pudo aprovecharse el acreedor cuando el deudor le daba autorización para retirarlo. Pero con imputación ¿a qué?. En esto quedan afectados los derechos de deudor y el acreedor. Quiere decir esto, que los tribunales actúan como entidades de transferencia de dinero, como dinero mail, con la sola diferencia de que estamos en presencia judicial, y a lo menos la imagen que debe dejar el Poder Judicial, debe ser, o tratarse de una imagen aceptable, lo cual no se da ni siquiera ante los empleados bancarios, que deben correr para abrir cuentas a nombre de los jueces.

 

 

¿Se puede alegar el desconocimiento de lo que se debe pagar o de lo que se debe recibir?

 

Por supuesto, en estos casos existe lo que se llama, para definir el alcance de una relación jurídica, la llamada acción de certeza, donde el juez va a decir los alcances del pago, cualquiera fuera este. Pero, si el accipiens, reclama el pago a título de mera deuda, está manifestando que no conoce lo que debe. Ahora bien, alguno de los dos, acreedor y deudor, va a ser responsable de esa ignorancia. Y en este sentido hasta tanto eso no se decida, o se alegue un conocimiento meramente general, el responsable de la cognición de lo que se debe pagar, debe soportar las consecuencias: costas. Pero si se facilita el sello tan profusamente como en los escritos de inicio, y encima se toman decisiones, basadas en culpa, por no haber depositado la suma al inicio del proceso, entonces inventamos un procedimiento nuevo: "el depósito judicial", que, como dije, al no quitar ni agregar nada, tras el disenso entre acreedor y deudor, pone la justicia en ridículo, aún frente a los propios empleados bancarios, que aun, siendo legos,

 lo sostienen.

 

 

Conclusión.

 

Si la pretensión de la persona, entre otras es consignar, lo dirá el juez, mediante sentencia interlocutoria o definitiva, cuando entre acreedor y deudor no existen disidencias. Y si entre acreedor y deudor no existen disidencias, nada tiene que hacer un juez, pues, puedo donar, si lo deseo.