MOTIVOS Y RAZONES DE LA DURACION DE LOS JUICIOS - PLAZO DURACIÓN JUICIO - CAUSAS POR LAS QUE UN JUICIO DURA - JUICIO INTERMINABLE - PLAZO JUICIO - CUANDO TERMINA UN JUICIO - CAUSAS POR LAS QUE DEMORA UN JUICIO - TRAMITES DE UN JUICIO - CHICANAS Y TRAMPAS

 LA EXTENSA DURACIÓN DE LOS PROCESOS JUDICIALES.

SI ESTE TEMA NO LE INTERESA HAGA CLIC DEBAJO PARA IR A OTRO TEMA DE DERECHO DEL ÍNDICE GENERAL

 

 

EL SOPORTE DE PAPEL Y LOS EFECTOS ADVERSOS DE LA UTILIZACIÓN DE LASCOMPUTADORAS EN LA LECTURA DE LOS JUZGADORES. Clic aquí.

LA NECESIDAD DE QUE EL ABOGADO SE POSICIONE DELANTE DE LOS HECHOS Y ELDERECHO, SIN CONTRADICCIONES.Clic aquí.

PACIFICACIONES PROMOVIDAS DESDE EL PODER JUDICIAL CARENTE DE EFECTOS REALES- LA NECESIDAD DE TENER UN VENCIDO Y DE IMPONER COSTAS. Clic aquí.

LA NECESIDAD DE QUE LOS LETRADOS RINDAN CUENTAS DE SU GESTIÓNPOR LA DURACIÓN DE LOS PROCESOS A CONOCIMIENTO DE LOS COLEGIOS DE ABOGADOSDEPARTAMENTALES. Clic aquí

  Muy a menudo encontramos innumerables quejasrelativas a la duración de los procesos judiciales.

   Nuestro sistema judicial se compone deescritos con soporte de papel corriente e impresoras y computadoras, más elseguimiento que, de los expedientes, se hace por la red internet.

   Lo agobiante de la situación es que seasemeja a un embudo, puesto que no existe solución para el crecimientodemográfico que estamos experimentando, sumado a esto, el “copiado” y “pegado”que hace mas profusa la impresión de páginas. La desconfianza al Poder Judicialmas el interés en la convicción del juez. La oposición a toda pretensión a comode lugar, mas la cantidad de abogados que se van sumando a diario en lasmatrículas de, no sólo la Capital Federal o de la Provincia de Buenos Aires,sino de todas las Provincias.

   Se ha reparado en aumentar la velocidadmediante la red internet. Con esto los abogados pueden tener mayor y mejoracceso a las resoluciones judiciales – aunque no a todas -, sin necesidad deconcurrir muchas veces al Juzgado, sino por audiencias y diversos escritos.

   Lo que no se ha llegado a entender es elmencionado efecto “embudo” que facilita la conclusión de presentacionesjudiciales, abarrotamiento de papeles, pero no se ha reparado en el hecho deque quien tiene que leer es uno, que juzga. Y ese uno, no es una computadora.Por ello, los juzgadores piden simplificación en los términos de la contiendapero esto es imposible cuando las realidades son muchas y dispares. Enconsecuencia, llegar al valor justicia, exige una justa ponderación de loshechos, que no pueden clasificarse en modo de formulario.

   Aquí existe una cuestión a la que no se lepuede guardar indiferencia. Es el hecho de que un abogado al “patrocinar” a sucliente, realiza, o debiera realizar una serie de actos funcionales con elPoder Judicial. Básicamente el “patrocinar” es sostenerle al juez, por medio deun hombre de derecho, que a su defendido en cualquier sede o fuero, le asistela razón.

   Para que esto sea posible es necesario queel abogado ante los hechos tome una posición. Es habitual no encontrarla porcuanto las negativas que formula respecto de la aplicación de una norma o decómo han sucedido los hechos materia de litigio, le hace perder dicha posicióny esto se nota en las presentaciones del letrado.

   Por el sólo hecho de “oponerse” encontramoscontradicciones difíciles de entender, susceptibles de sanción procesal, por elhecho de no colaborar con la justicia.

   Los jueces no suelen sancionar estaconducta ni siquiera en las sentencias, dejan pasar, dejan hacer, pero sísancionan lo que consideran una falta de respeto a la magistratura. Lo que noadvierten es que esa falta de respeto, cuando se produce en forma directa,constituye un error de expresión, mientras que la mayor parte de las veces, unaburla.

   Teneruna “posición”, un “posicionamiento” frente a los hechos como frente al derechoaplicable a un caso determinado es funcional para el Poder Judicial, y no sóloes indispensable para ello, sino para que las sentencias ante el cúmulo detrabajo que pesa sobre un poder debilitado, no resulten perplejas.

   Nuestro ordenamiento procesal mantiene elprincipio de bilateralidad. Por el mismo se posicionan dos hombres de derecho conel objeto de facilitarle la tarea al sentenciante. Pero, en la práctica, eseprincipio ha sido reemplazado por un hecho novedoso, que llamaría“principio de polaridad” conforme con elcual, todo lo no negado es admitido, lo que lleva a una simplificación en lostérminos de una sentencia a dictarse en un expediente lleno de contradiccionesentre los contendientes.

   Hablar de expediente, no es lo mismo quehablar de proceso judicial, ni este es lo mismo que un juicio. Expediente es elsustento escrito de o de los procesos judiciales, proceso judicial es la serieconcatenada de actos procesales que, con pretensiones hacen a un avance a lallegada del juicio. El juicio no es otra cosa que lo que el juzgador entendiócomo correcto posicionamiento al momento de dictar sentencia.

   La crisis de la función judicial reside mas en la simplificación de lassentencias, buscando “pacificación social” en una sociedad que necesita “de unvencedor y un vencido”. No es posible pacificar absolutamente todo, sino solamenteaquello, en lo que pudiera hablarse de “malos entendidos”.

   La cibernética es el estudio de la conductahumana a través de la información que recibe. Si la información es falsa, elsujeto se comportará – no importa cómo – a través de esa información. Lacibernética puede ser democrática o autocrática. Y de esto dependerá de dóndeproviene la fuente de información. Por ello no podemos hablar de una sociedadlibre, sólo porque la prensa sea libre, sino que, podremos hablar de unasociedad libre, cuando la “circulación sanguínea” de la información noencuentre obstáculos de ninguna clase y no sea monopolizada, ni en lo másmínimo, por algún agente, estatal o no estatal.

   Un sistema que haga fluir la información através del empirismo sería de libre circulación y haría a un EstadoDemocrático, mientras que otro, de orden “racionalista” situaría la mayoría deedad en los 21 años, como en nuestro orden legal.

    Para evitar los “malos entendidos”, frutoy producto del pequeño mundo cibernético del Poder Judicial, debemos considerarque es imposible la negociación con quienes se empeñan en distorsionar larealidad. Esta no es la función de un abogado.No se puede decir de pacificación o mal entendido, cuando el abogadopatrocina una realidad que sabe es falsa.

     “Pacificar” supone muchas veces unvencedor y un vencido, pero la crisis ocasionada por de la cantidad de procesosjudiciales hace imposible, muchas veces esta tarea, y de allí que a la funciónpacificadora, se la entienda como “partes de razón”, y esto se traduce muchasveces en las costas.

     Se ha dicho – en forma unánime – que noson un castigo, sino un reembolso de gastos, pero, en la realidad, encontramosque la aplicación de las costas no está alineada al pensamiento señalado, estoes, que el letrado tenga una posición,oque por sus propias negativas y sus propias afirmaciones, se contradiga ycontradiga permanentemente al contrario por el sólo hecho de contender y nadamas.Adviértase que, cuando el juezfijalos honorarios, no lee el libro de asistencia, esto es, las veces que elletrado ha ido a los tribunales a ver el estado del expediente, contentándosecon que le llegue la noticia por email.

     Si las costas son aplicadas con equidad,podríamos advertir que la quevanpor su orden, seríanlas que los letrados no estorbaron la cognición judicial, sino que tomandoposición, trataron de ayudar a la justicia mediante su pensamiento. Pero sivamos a generalizar en que las costas son al vencido sólo porque lo dice laley, no tendremos pacificación social sencillamente porque el Derecho, o laaplicación justa de la ley, es la más difícil de todas las ciencias, la masinexacta de todas, y comporta un peligro, la aplicación de costas sindeterminarse previamente, mediante un análisis lógico,quien ha contendido en contradicción, con tal de contrarrestar todo loque el otro abogado sostiene, con tal de oponerse a todo lo que se le cruce enel camino.

     Considero que una buenasolución, sería, mas allá de las audiencias de conciliación, y de lasmediaciones, que los Colegios de Abogados tomen riendas en el asunto, y puedanexigir a un abogado, explicación de los motivos por los cuales un procesojudicial que debía durar en teoría, un año, dos, o tantos o cuantos, ha duradomucho mas.

     Alcanzaría solamente la mera denuncia de unlapso mas prolongado que el necesario. Si en algo se puede avanzar en estamateria, es exponer esto mismo, establecer racionalmente los plazos de losprocesos judiciales, y no sancionar al abogado si el desorden o la exorbitanciaobedece a cuestiones vinculadas a la contraparte, reconstrucción deexpedientes, paros o ferias judiciales, o desidia judicial.

     El cliente debe ser un buen exponente,pues muchos abogados creen en virtud de las propias convicciones del cliente.En materia de Derecho, el cliente no siempre tiene razón y esto hace muchasveces a la duración de los procesos judiciales.

     El exponer con simplicidad, consumir todala prueba en la misma demanda, harían innecesarios pasos de avance en procesojudicial posterior. Esto consume mucho tiempo. El preparado de una demanda conla mayor cantidad de prueba, si es posible, documental, ayuda en gran parte aque los planteos y replanteos de la parte contraria, queden sin razón nilógica, y sean de fácil o sencilla respuesta( apenasunas carillas ).

     Lo central es pues que, en el acto dedemandar, la mayor cantidad de argumentos y pruebas resida en ese escritoinicial( llamadoescrito de demanda ), aunque duremas tiempo su confección, debe ayudársele al abogado, en su metodologíaexpositora, no volcar miles de argumentos mezclados con hechos a la vez, sino amedida que los relatos puedan ir sistematizándose, y ser objeto de controversiaespecífica.

     Si en la demanda misma tenemos el gruesode la prueba, el proceso se torna sencillo, y, por nuestra parte responderemosrápidamente, sin necesidad de esperar los plazos fijados en los CódigosProcesales, sino, a los dos días, o al día siguiente.

     Esta es también una elemental ventajacuando se está posicionado. Por lo tanto, en la convicción pondremos en lademanda, todo lo que es conducente, aunque su redacción lleve tal vez, meses.