EL LEGADO DE PARTE ALICUOTA - FACULTADES - DERECHOS DEL LEGATARIO - PORCENTUAL - LEGADO USUFRUCTO - FRUTOS - DEUDAS DEL DIFUNTO - LEGADO LEGITIMA HEREDEROS - CUANDO SE PAGA LEGADO - LA PARTICION Y EL LEGADO - DERECHOS DEL LEGATARIO A PEDIR LA SUCESION

EL LEGADO DE PARTE ALÍCUOTA. DESCARGA EN AUDIO TEXTO IMPLICA QUE LO PUEDE ESCUCHAR AL TEMA POR INTERNET O DESCARGAR ESTE CONTENIDO EN AUDIO EN SU PC. 

Por el Doctor Juan Carlos Muse Generch

SI ESTE TEMA NO LE INTERESA HAGA CLIC DEBAJO PARA IR A OTRO TEMA DE DERECHO DEL ÍNDICE GENERAL

 

 

Ir a sucesiones

 

Ir a testamentos nuevamente

 

  Ir a sucesiones

 

Ir a testamentos nuevamente

 

Ir a legados en general

 

HAGA CLIC EN EL TEMA QUE LE INTERESE SI NO DESEA UNA LECTURA COMPLETA, LO QUE RECOMIENDO.

Introducción. ¿Qué es el legado de cuota alícuota?

Ejemplo de disposición testamentaria de cuota alícuota.

¿Tiene el legatario derecho de acrecer la herencia?

¿Puede tener usufructo una persona y ser legatario de parte alícuota el legatario de la parte alícuota?

 

¿Cuál es la respuesta por las deudas del causante por parte del legatario de parte alícuota?

 

¿Puede considerarse como legatario de parte alícuota al que recibe una porción de un bien determinado?

 

¿Qué ocurre en el supuesto de que se constituya a dos o más personas como legatarios de cuota alícuota de una misma cosa?

 

¿Puede diferirse el porcentual a la partición?

 

¿El legado de usufructo de una cuota alícuota puede ser considerado legado de cuota alícuota?

 

¿El legatario de cuota alícuota puede tener cargos, condiciones, modalidades, plazos conforme hemos visto al analizar los legados?

 

¿Las disposiciones relativas a las donaciones rigen para el legatario de cuota alícuota?

 

¿Se trata de un sucesor particular o universal?

 

¿Debe hacer una manifestación expresa el legatario de cuota cuando pretende responder de las deudas del causante sólo con los bienes dejados por el mismo?

 

¿Desde cuándo es propietario el legatario de cuota?

 

¿Desde cuándo los legatarios de cuota tienen derecho a entrar en la posesión de la herencia?

 

¿Tiene el legatario de cuota porción en los frutos?

 

¿Cuándo el legatario de cuota derecho a poseer dichos frutos? ¿Cuándo es propietario de los mismos? ¿Cuándo lo es exclusivo?

 

¿Cuándo se paga el legado de cuota?

 

¿Hasta cuál momento es responsable por las deudas del difunto con los bienes legados el legatario de parte alícuota?

 

¿Está legitimado el legatario de parte alícuota en iniciar la acción de petición de herencia?

 

¿Son los mismos derechos el del legatario de cuota que el de los demás sucesores durante el procedimiento sucesorio?

 

¿Cuáles son esos derechos?

 

Derechos que le han sido denegados.

 

¿Qué ocurre en el caso de que la cuota del legado pueda afectar la legítima de los herederos?

 

 

 

Introducción. ¿Qué es el legado de cuota alícuota?

 

Es un legado, como cualquiera, no respecto de una cosa y si de un patrimonio, pero de una cuota parte de ese patrimonio, y no puede extender su vocación hereditaria mas allá de esa proporción, como sí pueden los herederos. Es como una herencia limitada.

 

Ejemplo de disposición testamentaria de cuota alícuota.

 

“Dejo 2/4 partes de mi herencia a Juan”

 

¿Tiene el legatario derecho de acrecer la herencia?

 

Si existen herederos legítimos no, precisamente el legatario de cuota alícuota tiene ese preciso porcentaje, y si, por ejemplo, fallece uno de los hijos, sin dejar ascendientes ni nuera viuda, podrá extender dentro de su porcentual y no se reputará vacante parte de la herencia, pero no puede extenderla, porcentualmente, más allá de esa parte fijada por el testador.

 

¿Puede tener usufructo una persona y ser legatario de parte alícuota el legatario de la parte alícuota?

 

Señala esa posibilidad el art. 3717 del Código Civil. Dice: “La disposición testamentaria por la cual el testador da a una o muchas personas, la universalidad de los bienes que deja a su muerte, importa instituir herederos a las personas designadas, aun cuando según los términos del testamento, la disposición se encuentre restringida a la nuda propiedad, y que separadamente el usufructo se haya dado a otra persona.”

 

¿Cuál es la respuesta por las deudas del causante por parte del legatario de parte alícuota?

 

Nadie podría, sino que todos los herederos responden de las deudas de la sucesión con beneficio de inventario. Teóricamente todos reciben un activo patrimonial limpio, no se da siempre en la práctica. En el caso del legatario de parte alícuota, tiene, para con respecto de sí mismo, una disposición muy especial y específica, que llama poderosamente la atención: es el art. 3499 del Código Civil: “Los legatarios de una parte determinada de la sucesión están obligados al pago de las deudas en proporción a lo que recibieren. Los acreedores pueden también exigirles lo que les corresponde en el crédito o dirigirse sólo contra los herederos. Estos tendrán recurso contra los legatarios por la parte en razón de la cual están obligados a contribuir al pago de las deudas” La disposición parece reiteratoria, pero, sin embargo tiene una importancia entre los herederos y los acreedores y entre ellos y el legatario. Mientras el activo patrimonial dejado como acervo hereditario para todos los sucesores, queda bien en claro, para la etapa denominada partición de la sucesión, que no puede recaer sobre el legatario de parte indivisa, mas deuda que la porcentualizada. Esto tiene importancia a la hora en el que el partidor recoge las deudas y cargas impositivas del activo patrimonial. Como es obligación del partidor, oír a las partes en cuanto a lo que deseen de los bienes del acervo hereditario, el mismo se fija en el activo, no reparando casi nunca, tras escuchar a los herederos en sus deseos, en las deudas impositivas y municipales. En cambio, para el legatario de parte alícuota, deberán siempre descontarse esas deudas al particionarse la sucesión.

 

¿Puede considerarse como legatario de parte alícuota al que recibe una porción de un bien determinado?

 

Si la limitación es a un porcentaje a una cosa que forma parte del acervo hededitario, es otro porcentaje y nada más.

 

¿Qué ocurre en el supuesto de que se constituya a dos o más personas como legatarios de cuota alícuota de una misma cosa?

 

Son legatarios comunes, condóminos respecto de esa cosa. No son legatarios de parte alícuota, pues la alícuota versa sobre un porcentual de toda la herencia.

 

¿Puede diferirse el porcentual a la partición?

 

No, el porcentual debe establecerse en la disposición testamentaria. Dejar, por ejemplo, el remanente de un dinero, efectuada una partición, realizada por testamento, es una disposición testamentaria con un plazo. Y, además, con una condición: que quede un remanente. Tampoco por el remanente de la venta de alguna cosa de la sucesión, ni nada por el estilo. El porcentual se fija en la disposición testamentaria.

 

¿El legado de usufructo de una cuota alícuota puede ser considerado legado de cuota alícuota?

 

No, desde que el usufructo tiene un valor económico y altera los porcentajes, los que deben estar, como hemos dicho, en la disposición testamentaria.

 

¿El legatario de cuota alícuota puede tener cargos, condiciones, modalidades, plazos conforme hemos visto al analizar los legados?

 

Si porque no deja de ser un legado. El  sistema del Código Civil Argentino establece tres tipos de transmisión de bienes por efecto de fallecimiento: el legado común, el de parte alícuota, y el de herederos. ( clic aquí )

 

¿Las disposiciones relativas a las donaciones rigen para el legatario de cuota alícuota?

 

Absolutamente sí, conforme hemos visto al analizar los legados comunes, que son de aplicación, sus normas a los legados de cuota alícuota, y los legados, se rigen por las normas relativas a las donaciones. Lo que no hay es anticipo a la herencia, puesto que no ha sido dejado en vida del testador. ( clic aquí )

 

¿Se trata de un sucesor particular o universal?

 

No obstante la falta de importancia del tema, es un sucesor universal, desde que no recibe algo en particular. La crítica de alguna doctrina en el sentido de que no tiene vocación expansiva respecto a la universalidad de bienes. Pero, sin embargo, precisamente, lo único que se limita es la facultad expansiva, con respecto a los herederos legítimos, pero esa limitación, también existe en la legítima, y no por ello los demás herederos que no tienen legítima, no son herederos universales. Los herederos que poseen legítima, tienen un porcentual de la herencia del que no pueden ser desheredados, salvo casos especiales, que no se tratan en este tema, dichos porcentuales acrecen si, por ejemplo un descendiente directo, fallece sin hijos ni cónyuge. Entonces acrece la porción de los legitimarios, porcentualmente, respecto de la masa hereditaria. Pero ese derecho a acrecer, que poseen, no lo es en virtud de una cláusula testamentaria, sino de la propia ley. El testador no piensa en esta situación, sino en instituir herederos universales, es decir, con un derecho a la masa hereditaria. La orientación judicial respecto del carácter que inviste el legatario de cuota alícuota es contradictoria, pero en nada afecta, como se ha dicho, los resultados prácticos. Posee en la sucesión los mismos derechos que los herederos. Cuando hablamos de universalidad de bienes, lo estamos pensando no en una masa de bienes de activo patrimonial, sino de algo abstracto. Si lo hacemos desde lo concreto, sería un legado común. Como el derecho se tiene sobre una cuestión abstracta, se habla de universalidad, puesto que esa universalidad existía al momento en el que el causante vivía.

 

¿Debe hacer una manifestación expresa el legatario de cuota cuando pretende responder de las deudas del causante sólo con los bienes dejados por el mismo?

 

Ese es el llamado “aceptación de la herencia con beneficio de inventario”. El llamado beneficio de inventario antes de la reforma de la ley 17.711, debía hacerse expresamente a la apertura de la sucesión, o, de otra manera, el heredero o sucesor, respondía por las deudas del causante con sus bienes propios. La ley 17.711 invirtió esa expresión. Con lo cual, los sucesores, si no expresan lo contrario, aceptaron la herencia con beneficio de inventario. Y con ello, simplemente, con la mera aceptación, ya tienen actualmente ese beneficio. En consecuencia, los acreedores de la sucesión pueden cobrarse hasta los bienes dejados por el causante y no pueden ir contra los bienes de los demás sucesores. Se ha interrogado la doctrina respecto a si esto alcanza a los legatarios de cuota alícuota, o si ellos deben expresar que aceptan el legado con beneficio de inventario y se ha planteado la duda respecto al legatario de cuota respecto al intervalo de tiempo que ocurre desde que se abre la sucesión hasta que el legatario de cuota acepte o renuncie. La solución la trae una norma general sobre los legados: “El legado caduca por la repudiación que de él haga el legatario. Se presume siempre aceptado el legado mientras no conste que ha sido repudiado”. También el art. 3316 “Toda persona que goza del derecho de aceptar o repudiar una herencia, transmite a sus sucesores el derecho de opción que le correspondía. Si son varios los coherederos pueden aceptarlos los unos, y repudiarla los otros; pero los que la acepten deben hacerlo por el todo de la sucesión”, el art. 3314 del Código Civil, que si bien señala para los herederos una obligación que es la de aceptar o renunciar la herencia con o sin beneficio de inventario: “Los terceros interesados pueden exigir que el heredero acepte o repudie la herencia en un término que no pase de treinta días, sin perjuicio de lo que se dispone sobre el beneficio de inventario” y como la aceptación, e inferida por ley en la norma del art. 3804 que señala: “El legado caduca por la repudiación que de él haga el legatario. Se presume siempre aceptado el legado mientras no conste que ha sido repudiado.”. Se entiende que hasta que no haya repudiación hay aceptación. Pero como nadie puede ir contra los intereses particulares del legatario de cuota, éste tiene derecho a aceptar en los mismos términos que los herederos, desde que en cierta forma lo es. Adviértase que el art. 3797, también referido a los legados en general, señala: “Cuando la sucesión es insolvente, los legados no pueden pagarse hasta que estén pagadas las deudas. Si hay herederos forzosos, los legados sufren reducción proporcional hasta dejar salvas las legítimas” Siempre las sucesiones, o casi siempre, tienen un grado de insolvencia, una deuda, no es necesaria una situación terminal, porque de ser así no podría darse la situación del art. 3797 del Código Civil, desde que habla de un remanente, lo cual no significa una situación en la cual el pasivo supere al activo. La nota a ese artículo dice: Nota:3797. Cuando la sucesión ha sido aceptada pura y simplemente, los acreedores no pueden conservar sus derechos de preferencia sobre los legatarios, sino pidiendo la separación de los patrimonios. Si omitiesen hacerlo, habría una completa confusión de los bienes de la herencia con los bienes del heredero, y los acreedores y legatarios, acreedores personales del heredero, tendrían derecho iguales contra el deudor común. Pero si los acreedores tienen la precaución de demandar la separación de los patrimonios, conservarán la integridad de sus derechos sobre los bienes de la sucesión y gozarán en ellos de preferencia sobre los legatarios.

“Cuando la sucesión ha sido aceptada con beneficio de inventario, la separación de patrimonios, existe de derecho, y los acreedores, conservan sobre los legatarios la preferencia que les pertenece. Esta aceptación del heredero, impidiendo la confusión de los bienes dejados por el difunto con los bienes pertenecientes al heredero, hace que los legatarios no vengan a ser acreedores personales del heredero. Véase TROPLONG, "Testament", núms. 1985 y 1987.”

Por otro lado el art. 3341 no distingue entre legatarios y herederos: “La aceptación pura y simple importa la renuncia irrevocable de la facultad de repudiar la herencia o de aceptarla con el beneficio de inventario, y su efecto remonta al día de la apertura de la sucesión”

Y como la aceptación “pura y simple” es ahora, reconocida con beneficio de inventario. La actual redacción del art. 3363 que tampoco distingue, señala: “Toda aceptación de herencia se presume efectuada bajo beneficio  de  inventario,  cualquiera  sea el tiempo en que se haga”

 

¿Desde cuándo es propietario el legatario de cuota?

 

Se ha debatido en doctrina, si es propietario antes de la partición. Lo es antes de la partición, se sostiene actualmente, y luego de la partición será un propietario mas de manera exclusiva o concurrente con otro legatario de cuota. Antes de esta situación, tiene un derecho que es susceptible de apreciación pecuniaria, y por ello tiene un derecho de propiedad.

 

¿Desde cuándo los legatarios de cuota tienen derecho a entrar en la posesión de la herencia?

 

Hay una diferencia de tratamiento incomprensible por parte de sistema civil argentino. Mientras ciertos herederos entran en posesión de los bienes sin necesidad de pedírsela a los jueces, los legatarios de cuota deben hacerlo. Todo esto por imperio de la letra del art. 3410 del Código Civil: “Cuando la sucesión tiene lugar entre ascendientes, descendientes  y  cónyuge,  el  heredero  entra  en posesión de la herencia  desde  el  día de la muerte del autor de la sucesión,  sin  ninguna  formalidad o intervención  de  los  jueces, aunque ignorase la apertura  de  la  sucesión  y su llamamiento a la herencia.” . Y así como el legatario de cuota debe pedirle la posesión al juez, el resto de los sucesores no establecidos en dicha disposición debe actuar de la misma manera.

 

¿Tiene el legatario de cuota porción en los frutos?

 

Obviamente, por ser los mismos, parte del acervo hereditario. Siempre, claro está, en la proporción.

 

¿Cuándo el legatario de cuota derecho a poseer dichos frutos? ¿Cuándo es propietario de los mismos? ¿Cuándo lo es exclusivo?

 

Ya se ha respondido, al pedírselos a los jueces. Respecto de la segunda pregunta la jurisprudencia oscila entre la apertura de la sucesión y la partición sucesoria. Es que no se discrimina, es propietario de los frutos, en su proporción, pero de cuáles y cuándo se va a materializar su exclusividad, ello depende de la etapa procesal sucesoria denominada “partición”.

 

¿Cuándo se paga el legado de cuota?

 

Conforme al art. 3795 del Código Civil: “Si los bienes de la herencia o la porción de que puede disponer el testador, no alcanzase a cubrir los legados, se observará lo siguiente: las cargas comunes se sacarán de la masa hereditaria, y los gastos funerarios de la porción disponible; en seguida se pagarán los legados de cosa cierta, después los hechos en compensación de servicios, y el resto de los bienes o de la porción disponible, en su caso, se distribuirán a prorrata entre los legatarios de cantidad” Esto tiene que ver con la etapa particionaria de la sucesión. El partidor, funcionario que puede designar el juez ante el desacuerdo de los sucesores en cuanto a bienes se refieren para tener una propiedad exclusiva, debe observar este procedimiento.

La jurisprudencia pacíficamente ha sostenido que el carácter procesal de leyes sustanciales, no ataca las prerrogativas provinciales en materia procesal, cuando, para decidir la justicia instaurada en el sistema legal, es preciso establecer un mecanismo específico. En el caso se sigue el indicado. Los Códigos Procesales de las Provincias y de la Nación, prevén un funcionario, denominado perito “partidor” para, justamente “partir” la herencia, entre los sucesores, cuando hay desacuerdo entre los mismos. Aún mediando acuerdo, deben observar la norma indicada.

 

¿Hasta cuál momento es responsable por las deudas del difunto con los bienes legados el legatario de parte alícuota?

 

Una minoría de autores sostiene que es responsable aún luego de la partición. La mayoría, por el contrario, sostiene que la indivisión hereditaria termina con la partición, que, hecha de común acuerdo, o con perito partidor, culmina con el estado de indivisión hereditaria y, por lo tanto, con el procedimiento sucesorio mismo, convirtiendo a cada sucesor, en propietario exclusivo.

 

¿Está legitimado el legatario de parte alícuota en iniciar la acción de petición de herencia?

 

Sí, por ser un sucesor universal, y de otra manera, conforme a la doctrina, un acreedor de la sucesión o asimilable al mismo. Deberá dirigir la acción de petición de herencia, para entrar en posesión de los bienes, o en el interés económico que tuviere, contra los demás herederos, los otros legatarios de cuota si los hubiere, legatarios y herederos, albacea, si ha sido iniciada la sucesión pero no ha ido incluido el legatario de cuota.

 

¿Son los mismos derechos el del legatario de cuota que el de los demás sucesores durante el procedimiento sucesorio?

 

Como tiene una cuota indivisa en la herencia, tiene los mismos derechos que los demás sucesores, a saber, a intervenir en la administración sucesoria, a impugnar la administración, a observar la misma, a pedir rendición de cuentas, a impugnar la partición, a participar en la partición misma.

 

¿Cuáles son esos derechos?

 

La iniciación del juicio sucesorio en sí, pedir las medidas conservatorias y de seguridad, promover incidentes para incluir bienes, puede intervenir en los juicios entablados por los acreedores de la sucesión, es parte en las acciones contra los herederos y el albacea, puede y debe ser citado para el inventario y la propia designación del inventariador, tasador y/o partidor. Derecho a intervenir en la subasta de los bienes y/o ventas acordadas, al igual que los herederos.

 

Derechos que le han sido denegados.

 

Cierta jurisprudencia le ha denegado los siguientes derechos: Los provenientes del art. 3470 del Código Civil que señala: “En el caso de división de una misma sucesión entre herederos extranjeros y argentinos, o extranjeros domiciliados en el Estado, estos últimos tomarán de los bienes situados en la República, una porción igual al valor de los bienes situados en el país extranjero de que ellos fuesen excluidos por cualquier título que sea, en virtud de leyes o costumbres locales”

Además se le ha denegado la acción de exclusión de heredero, por cuanto como tiene una cuota asignada y se lo ha considerado sucesor particular, no podría excluir a los demás herederos, ya que no habría interés de su parte ya que tiene una porción fija. Sin embargo, si su interés se ve afectado, puede impugnar el derecho de un heredero, cualquiera fuere la orientación jurisprudencial que se haya seguido.

 

¿Qué ocurre en el caso de que la cuota del legado pueda afectar la legítima de los herederos?

 

Se reduce a la porción en la que no los afecte en sus respectivas legítimas, y, para el supuesto de entrar más de un legado, habrá que hacer una prorrata dejando a salvo las legítimas de los herederos legitimarios, pudiendo llegar a cero la disposición legataria, es la solución establecida en el art.  3602 del Código Civil: “Para fijar la legítima se atenderá al valor de los bienes quedados por muerte del testador. Al valor líquido de los bienes hereditarios se agregará el que tenían las donaciones, aplicando las normas del art. 3477. No se llegará a las donaciones mientras pueda cubrirse la legítima reduciendo a prorrata o dejando sin efecto si fuere necesario, las disposiciones testamentarias” Y como a los legados se aplican las normas relativas a las donaciones, y las mismas no pueden superar la porción indisponible de los herederos legitimarios, en la donación se hace la acción de reducción, y, en el caso de los legados afecten esas legítimas, al igual que otros herederos cuya porción hereditaria instituida por testamento afecte las legítimas, las proporciones se reducen de la misma manera. Los legados que no son de cuota se reducirán por cantidad y los de cuota por prorrata. Es la solución establecida en el art. 3795 del Código Civil: “Si los bienes de la herencia o la porción de que puede disponer el testador, no alcanzase a cubrir los legados, se observará lo siguiente: las cargas comunes se sacarán de la masa hereditaria, y los gastos funerarios de la porción disponible; en seguida se pagarán los legados de cosa cierta, después los hechos en compensación de servicios, y el resto de los bienes o de la porción disponible, en su caso, se distribuirán a prorrata entre los legatarios de cantidad.”

 

 

Ir a legados en general