HECHOS NO PROBADOS - HECHOS NO ALEGADOS -  HECHOS DEJADOS A  TAREA INVESTIGADORA JUDICIA -  DISCRECIONALIDAD JUDICIAL  - IGUALDAD DE LAS PARTES EN ALEGAR HECHOS -  FACULTADES  DISCRECIONALES DE LOS JUECES - OFRECIMIENTO DE PRUEBA SIN HECHO ALEGADO

TRIBUNALES SIGUE CON LA MISMA COSTUMBRE DE CUMPLIR UNA TAREA INVESTIGADORA SIN ALEGACIÓN DE LAS PARTES. DESCARGA EN AUDIO TEXTO IMPLICA QUE LO PUEDE ESCUCHAR AL TEMA POR INTERNET O DESCARGAR ESTE CONTENIDO EN AUDIO EN SU PC. 

Por el Doctor Juan Carlos Muse Generch

SI ESTE TEMA NO LE INTERESA HAGA CLIC DEBAJO PARA IR A OTRO TEMA DE DERECHO DEL ÍNDICE GENERAL

 

 

HAGA CLIC EN EL TEMA QUE LE INTERESE SI NO DESEA UNA LECTURA COMPLETA, LO QUE RECOMIENDO.

Introducción.

Demanda defectuosa

¿Que podemos hacer en estos casos?

Con respecto a la prueba no documental.

¿Por qué motivar la resolución?

Nulidad. Facultad reglada y la discrecionalidad no motivada.

¿Para qué están las limitaciones recursivas a la prueba y cuándo se producen éstas?

Doctrina que San Isidro desconoce.

De la prueba documental.

¿Que debemos hacer de incorporarse documentos que nada tienen que ver con el relato de los hechos?

Excusas de San Isidro. ¿Que garantías tenemos?

No tenemos garantías

 

Introducción.

Los arts 362 del Código Procesal Civil y Comercial de la Provincia de Buenos Aires y y 364 de la Nación dicen respectivamente:

 No podrán producirse pruebas sino sobre hechos que hayan sido articulados por las partes en sus escritos respectivos.

A pesar de lo expuesto tribunales tiene la costumbre de que, en el escrito de demanda, reconvención o contesta demanda, se ofrecen pruebas relativas a algo que no tiene narrativa en los hechos. Esto tiene que ver con el tema tratado en tener una posición en el expediente en el juicio ( clic aquí ) por parte de los litigantes y no los mamarrachos que suelen verse, sin exageración alguna.

Demanda defectuosa.

Cuando la demanda es defectuosa, el demandado o reconvenido, tiene la posibilidad de utilizar como remedio, para su inteligibilidad la opción de la excepción de oscuro libelo. Pero cuando el conteste a la demanda o reconvención es defectuosa, no hay previsiones procesales directas.

¿Que podemos hacer en estos casos?

En materia de prueba existe la oposición a prueba, y se puede fundar en los artículos antedichos. Pero muchas veces el hecho extintivo o modificativo, referente a la posición de la otra parte es respondido con el siguiente argumento: "Hace a la verdad material", con  lo cual, y con el ya remanido tema de la "amplitud de la prueba" se incurre en nulidad, porque existe una diferencia de defensa entre un litigante y otro. Tribunales es así usado como herramienta para verificar lo que el litigante no alegó en su escrito respectivo, tal como rezan los arts. 362 y 364 mencionados.

Los jueces, entonces, por ese principio de amplitud dejan que se produzcan pruebas que no son materia de relatos de hechos no sólo en la demanda, en el conteste de las mismas y en el de las reconvenciones.

Con ello, graciosamente y sin fundamento alguno, como lo son las medidas para mejor proveer, que se siguen, en la duda del magistrado, se adelantan estas medidas, sin que medie, siquiera, algún argumento tendiente a señalarle al juez, de la imposibilidad de obtener prueba, si no es por medios judiciales, y señalar y probar, llegado el caso, dicha imposibilidad. La cuestión se regirá por las normas de la prueba anticipada, con control de la contraparte. Pero no es eso lo que hacen, sino admitir, como he dicho, ser instrumentos de investigación para el contradictorio abogado.

Con respecto a la prueba no documental.

Oponernos en función de la nulidad tasada en los artículos mencionados, ya que el juez tiene que obedecer las normas referidas, no puede hacer lo que le parezca, y su facultad en ese caso, está reglada, no pudiendo apartarse de la norma sino motivando debidamente su resolución.

 ¿Por qué motivar la resolución?

Porque ello hace al derecho de defensa en juicio y no podemos impugnar lo que no conocemos. Lo mismo ocurre con frecuencia con el uso de las facultades instructorias y ordenatorias no motivadas. no las podemos impugnar, porque no sabemos de qué se trata. De este tema nos hemos ocupado ( clic aquí ).

El juez dice que en uso de sus facultades ordenatorias e instructorias, quiere una audiencia, por ejemplo, no sabemos los abogados si es conciliatoria siquiera.

Nulidad. Facultad reglada y la discrecionalidad no motivada.

Los casos indicados, merecen la nulidad, si existe una resolución de ese tipo, apelarla por nula, sea o no materia de prueba. Suelen responder que son inapelables, pero un magistrado no puede proveer lo que le parezca con reserva mental y si persiste en que posee razón, ir en recurso de queja y recusación con causa. Los recursos no se excluyen.

¿Para qué están las limitaciones recursivas a la prueba y cuándo se producen éstas?

Toda la doctrina, toda, salvo la de San Isidro, la judicial, me refiero, sostienen que los recursos son vedados en función del abuso que los litigantes han hecho en épocas pasadas de las pruebas que se ordenan y que los litigantes recurrían con lo cual, se extendían indebidamente las extensiones temporales de los procesos judiciales. Consiguientemente la irrecurribilidad está referida al período probatorio en sí, o sea durante la producción de la prueba.

Doctrina que San Isidro desconoce.

Es en este preciso sentido que FENOCHIETTO – ARAZI ( por citar un autor, ya que todos concuerdan en lo mismo ) en su “Código Procesal Civil y Comercial de la Nación” en la misma norma que tiene actualmente la Provincia de Buenos Aires, que es la de la Nación, el art. 379, en pág. 339 ha dicho:  “El CPN estableció la “irrecurribilidad” de este tipo de providencias, vedando implícitamente al interesado los recursos de aclaratoria y revocatoria. Se procuró, de esa manera, concluir con el abuso por parte de los justiciables de incidentes en el curso de la producción de la prueba, uno de los cuales, la apelación o la negativa judicial, retrasaba injustificadamente el trámite, a la vez que fomentaba la mala fe de los litigantes” ( cita a Carnelutti, Sistema, II, p. 218 ). Y seguidamente, en la página 340 se lee: “Bien pronto se advirtió el error, admitiéndose los recursos de aclaratoria y revocatoria frente a situaciones que así lo justificaban. Es decir, el calificativo “irrecurribilidad” fue sustituido, de hecho, por el de “inapelabilidad” ( cita a Farsi, Código Procesal, II, comentario al art. 379 p. 189 & 2250 y ss; Morello – Passi Lanza Berizonce, Códigos Procesales V, p. 124” ( autores que por otro lado he leído y se pronuncian en el mismo sentido ).

 

De la prueba documental.

 

De la prueba documental, el juez mismo debe ordenar el desglose de lo que no está articulado en los artículos mencionados, salvo que funde las razones por las que se aparta de las normas citadas "Pertinencia y admisibilidad de la prueba. No podrán producirse pruebas sino sobre hechos que hayan sido articulados por las partes en sus escritos respectivos "

 

¿Que debemos hacer de incorporarse documentos que nada tienen que ver con el relato de los hechos?

También aquí debemos advertir que nos podemos oponer a la prueba documental que no cumpla con la norma de referencia y solicitar su desglose y entrega al interesado por Secretaría, alegando la nulidad de su incorporación, o en su defecto, la instauración de un incidente de oscuro libelo, a fin de que la contraria aclare respecto de su prueba.

Excusas de San Isidro. ¿Que garantías tenemos?

El Departamento Judicial de San Isidro, suele resolver, que no habrá de tener en cuenta, en su caso, en la sentencia esa prueba, si no es idónea. ¿Tenemos garantías de ello?

No tenemos garantías.

En un reciente fallo por prueba anticipada que he tramitado la Cámara de Apelaciones de San Isidro, la Cámara: no estamos hablando de un juzgado de primera instancia, planteado el tema con toda la doctrina en materia probatoria, y aún tratándose de prueba anticipada, resolvió no atender el recurso por ser materia de prueba. Y el objeto de la litis era la prueba anticipada, no mas que ello, no había debate, no había siquiera un litigante contrario.