CONTRATOS POR INTERNET - RESPONSABILIDAD DE LAS PÁGINAS WEB - RESPONSABILIDAD OBJETIVA - RESPONSABILIDAD DE LOS CONTRATANTES POR INTERNET - DATOS TRANSFERIDOS Y DAÑOS OCASIONADOS POR PÁGINAS WEB - TARJETAS DE CRÉDITO EN INTERNET - SEGURIDADES Y PUBLICIDAD

AUTOLIMITACIONES DE RESPONSABILIDAD POR EL CONTENIDO DE LAS PÁGINAS WEB

Por el Doctor Juan Carlos Muse Generch

SI ESTE TEMA NO LE INTERESA HAGA CLIC DEBAJO PARA IR A OTRO TEMA DE DERECHO DEL ÍNDICE GENERAL

 

 

HAGA CLIC EN EL TEMA QUE MAS LE INTERESE SI NO DESEA UNA LECTURA COMPLETA, LA QUE RECOMIENDO

 

Introducción. El principio: legalidad de los contratos.

 

Interpretación como "Aviso". Concepto de responsabilidad.

 

¿El mencionado aviso es suficiente?

¿Es de aplicación la teoría del riesgo creado?

¿Existe una relación de riesgo - beneficio que podamos aceptar para generar responsabilidad?

 

Conclusiones.

 

Excepciones a la falta de responsabilidad.

 

Si el contrato existiera en los términos de inseguridad, pero los controles estarían dados como para frenarlos, ¿Existiría alguna responsabilidad?

 

Conclusión final: la legalidad de los contratos de páginas web y la falta de responsabilidad en general, salvo excepciones.

 

 

 

Introducción. El principio: legalidad de los contratos.

En http://badoo.com/terms/ podemos leer:

Limitación de Responsabilidad

"Aunque Badoo dedica sus esfuerzos y mejor diligencia a controlar los contenidos publicados por los usuarios en el Sitio Web, Badoo no está en condiciones de poder responder plenamente sobre la autenticidad y exactitud de los mencionados contenidos. Así, el Sitio Web y sus contenidos se facilitan a los usuarios sin ningún tipo de garantía de que los mismos sean completamente auténticos y precisos.

Badoo no asume responsabilidad alguna ni responderá de ninguna pérdida económica, de fondo de comercio, de reputación, de información o de cualquier otra clase de pérdida o daños, incluso cuando las pérdidas o los daños hubieran sido previsibles y hayan podido producirse como consecuencia del uso del Sitio Web.

En ocasiones, podemos facilitar enlaces a sitios web de terceros en nuestro Sitio Web. Proporcionamos estos enlaces únicamente para su uso y comodidad y en ningún caso debe interpretarse que tales enlaces representan algún tipo de apoyo, promoción o recomendación por parte de Badoo ni tampoco que tengamos ningún tipo de asociación con el sitio web enlazado. Por tanto, no podemos hacernos responsables de los contenidos de ninguno de los sitios web enlazados ni tampoco aceptamos responsabilidad de ninguna clase por cualquier pérdida, daños, gastos, costos o responsabilidad alguna que pueda derivarse si usted suscribe un contrato con los terceros que operan dichos sitios web.

Badoo no pretende limitar o excluir la responsabilidad que no pueda ser limitada o excluida por ley. En particular, nada en las Condiciones de Uso ha de interpretarse en el sentido de que excluye o limita nuestra responsabilidad por muerte o lesiones causadas por nuestra negligencia."

Interpretación como "Aviso". Concepto de responsabilidad.

En primer lugar la cláusula de adhesión incorpora el remanido concepto de "cláusula limitatva de la responsabilidad". La responsabilidad no deriva jamás de un contrato, sino la de la naturaleza u objeto del mismo, y, conforme a ese objeto, se es responsable o no, de acuerdo a la ley. La responsabilidad es el factor de atribución de dolo,. culpa, o responsabilidad objetiva del art. 1113 del Código Civil. No forma parte de contrato alguno, como por lo mismo, no puede establecerse sino a título de cláusula penal como elemento resarcitorio pactado, o a título de prevención pero pueden establecerse en forma positiva cuáles son las responsabilidades adicionales que el contratante toma a su cargo. Si se nos previene de algo, asumimos las responsabilidades consiguientes. La cláusula en mención, no representa otra cosa que la advertencia de un lugar peligroso, y se relaciona con la idea de daños económicos. La cláusula no es de irresponsabilidad, sino de responsabilidad, establece de manera positiva, en cuál caso se hace responsable, adicionalmente, tal vez, a la imputación que pueda hacer una ley.

¿El mencionado aviso es suficiente?

Lo es y la cláusula lo único que está haciendo es delimitar un campo de responsabilidad, por cuanto una página web, que tiene un tráfico a veces anónimo de un grado de anonimicidad importante, involucra una cierta culpa o grado de responsabilidad de nuestra parte por los siguientes factores:

1.- El tránsito de personas muchas veces con nombres falsos, en toda la red.

2.- La utilización de imágenes, datos, que recopilan muchas personas, no puede ser impedida a los fines de la página. No hay controles posibles, o los que suelen haber involucran un esfuerzo descomunal para pocos resultados.

3.- Es de conocimiento público que los datos dejados en Internet están sujetos a un riesgo de utilización, como asimismo a maníacos de la web, o web adictos, que no suelen salirse de la red, a los fines de una conexión de vida real, teniendo en cuenta que, la utilidad que representa Internet, se debería traducir en hechos reales de utilidad real y no quedar en la misma web como una utilidad imaginaria. Pero detectar al web adicto, es una misión casi imposible. Estos web adictos, tienen problemas psicológicos, de escapismo, bastante importante, por lo que, es previsible para el usuario, el conocimiento de este problema social.

¿Es de aplicación la teoría del riesgo creado?

No lo es, por cuanto la teoría del riesgo creado reposa en la idea de que la cosa, nos merece una confiabilidad, y al respecto, el riesgo de la cosa, el riesgo creado, mas que un riesgo, está inmerso en la introducción de las páginas web un estado de incertidumbre previsible y no confiable. Por lo que la teoría del riesgo creado, del art. 1113 del Código Civil, no es de aplicación, desde que las páginas web, por lo general, no pueden controlar todo el tráfico de datos. Por consiguiente, como la teoría del riesgo se basa en la confianza depositada en la cosa, que sustituye a la inteligencia y fuerzas humanas, actuando, supuestamente, con mayor precisión, involucra un importante grado de confianza. Es el caso de los sistemas automatizados que reemplazan nuestra inteligencia y/o fuerza humana. Este automatismo, genera una confianza, y por ende, un riesgo. Al respecto hemos tratado el tema ( clic aquí ).

¿Existe una relación de riesgo - beneficio que podamos aceptar para generar responsabilidad?

Cuando hablamos de aceptación de responsabilidad por el beneficio económico o potencialmente económico de un tercero, podríamos sostener un cierto grado de responsabilidad en la medida en la que colaboramos en la formación de ese beneficio. Dicho beneficio debe ser económico y el daño consecuente, también económico. Pero, sin embargo, la red no tiene previsibilidad ni siquiera para su dueño ni económico ni de ninguna índole. Salvo emprendimientos que ya dieron resultados habituales y forman parte de una actividad empresarial que tiene una rentabilidad segura, el daño vinculado con esa actividad, es resarcible por el desplazamiento patrimonial. Si varios sujetos colaboran a riesgo propio sin conocer el beneficio o renta del contratante, y luego resulta de ese uso, de la persona, una renta importante, lógicamente que hemos intercambiado datos propios que el empresario previó, por Internet, o por el medio que fuere, y su responsabilidad está inmersa en la teoría del desplazamiento económico incausado, o teoría jurídica del "enriquecimiento sin causa", conforme con el cual, si no hubo un motivo previsible de parte de uno de los contratantes, en función de un sistema, puede aplicarse la teoría del enriquecimiento sin causa, llamada tambien "actio in rem verso ), la cual es de aplicación cuando ninguna norma hace procedente al reclamo, existe un emboprecimiento incausado por uno de los contratantes y un enriquecimiento sin justificación por el otro lado. La actio in rem verso exige de tres requisitos:

1- Un desplazamiento patrimonial, donde uno se enriquece y el otro envilece su patrimonio por hechos o actos, que no resultan imputables a títulos de dolo, culpa, responsabilidad objetiva, o cualquier motivo de imputación de responsabilidad legal prevista.

2.- La prueba del empobrecimiento y la del enriquecimiento. Al enriquecimiento deben restarse los gastos de funcionamiento del sistema y las erogaciones para la operación que dio origen al desplazamiento patrimonial.

Ver un fallo, por ejemplo:

http://www.scba.gov.ar/busqueda/oop/fallos.htw?CiWebHitsFile=%2Ffalloscompl%2FSCBA%2F1989%2F06-27%2Fc40991.doc&CiRestriction=ENRIQUECIMIENTO+Y+INCAUSADO&CiUserParam3=c40991&CiHiliteType=Full&CiLocale=ES-AR

Conclusiones.

Sólo son factibles las acciones tendientes a restaurar el patrimonio de una de las partes, cuando del hecho o acto, no previéndose una responsabilidad en la cual basar una responsabilidad a título de dolo, culpa, o responsabilidad objetiva, se observa que, del resultado del hecho, realizado por Internet, en una página web, hubo un enriquecimiento no imputable a título de dolo, de culpa, o de responsabilidad objetiva. Esta acción se conserva siempre que, del daño o menoscabo surja, en una relación de causa efecto, un enriquecimiento no previsto ni esperado por el titular de la mencionada página. Por lo expuesto es dable entender que las denominadas "cláusulas de exención de responsabilidad", en realidad establecen en forma positiva la responsabilidad de su titular, y son perfectamente lícitas.

Excepciones a la falta de responsabilidad.

Excepcionalmente se puede responsabilizar al titular de una página web, por sus contenidos, si, de conformidad a sus controles, celebra con habitualidad contratos por la red, demostrando tácita o expresamente seguridad negocial. En este caso, la responsabilidad puede ser objetiva ( datos pasados, accedidos, copiados ), o por causa de negligencia, desidia, o intencionalidad. Estimo que de acuerdo al principio sentado por el art. 1198 del Cód. Civil, que exige la buena fe en los contratantes al momento de celebrar el contrato, ejecutarlo y dejarlo sin efecto, no se hacen las advertencias como la indicada en el contrato precitado, se hace publicidad engañosa, se ofrecen seguridades de manera expresa o tácita, es la manera habitual de conducción del negocio, todo lo cual, puede sumar a la hora de establecer una responsabilidad. Este tipo de avisos legales, son mas necesarios cuanto mayor el tiempo de funcionamiento de un sitio web sin que se conociera daño a persona alguna. La fata de lectura de estos acuerdos, hace a quien lo suscribió por Internet, responsable, por la ligereza puesta en la marcha de un acuerdo e impide cualquier tipo de reclamo. Por ende este tipo de contratos, es altamente beneficioso, hay que leerlos y prestarles la debida atención. Serán contratos de adhesión, pero también de prevención.

Si el contrato existiera en los términos de inseguridad, pero los controles estarían dados como para frenarlos, ¿Existiría alguna responsabilidad?

Los contratos establecen los derechos y obligaciones de cada parte, no establecen hechos. Obviamente que, se tratan de avisos legales y no de contratos, o dentro de los contratos "prevenciones" al que los suscribe. Sin embargo hay contratos que establecen o suelen establecer hechos: tal el contrato de locación urbana que dice que se entrega la propiedad en perfecto estado... y muchos mas. Y puede no ser así. Al firmarlos se genera un cierto reconocimiento de que las cosas son como se las describe. Incumbe entonces al que pretenda demostrar que no es así, como, figura en el contrato, que la cosa, no estaba en la situación descripta. En el caso de las páginas web, debe situarse la responsabilidad en ese sentido. No es cuestión de lanzar a todas las páginas web este tipo de contratos, porque no son todas iguales y se sabe que los controles de una no son los mismos que las de otras.

Conclusión final.

Conforme se ha visto, son contratos perfectamente legales, contienen un propósito, una descripción de hechos, lo cual no es ilegal, sino que sirve incluso para interpretar el sentido de las cláusulas inmersas en ellas, y salvo abusos o desplazamientos patrimoniales incausados, no puede responsabilizarse a su dueño o titular.