RESPONSABILIDAD POR ENFERMEDADES - DAÑOS A LA SALUD EN BAÑOS COLOCACIÓN DE INODOROS - FALTA DE AVISO DEL CONSTRUCTOR Y VENDEDOR - INODOROS ENFERMEDADES - DONDE COLOCAR LOS ELEMENTOS DE BAÑO - FALTA DE INFORMACIÓN MÉDICA Y  DISEÑADORES - HIGIENE SEGURIDAD

RESPONSABILIDAD DEL CONSTRUCTOR POR DISEÑO DE BAÑOS - INODOROS - FALTAS DE ADVERTENCIAS POR INODOROS COLOCADOS EN LOS BAÑOS - TIRAJE DE AGUA - PROTECCIÓN MICROBIANA - RESPONSABILIDAD MÉDICA POR FALTA DE AVISO - EL DEBER DE INFORMACIÓN SANITARIA.

Por el Doctor Juan Carlos Muse Generch

SI ESTE TEMA NO LE INTERESA HAGA CLIC DEBAJO PARA IR A OTRO TEMA DE DERECHO DEL ÍNDICE GENERAL

 

 

HAGA CLIC EN EL TEMA QUE LE INTERESE SI NO DESEA UNA LECTURA COMPLETA, LO QUE RECOMIENDO.

Ir al índice temático

Introducción.

Razones.

Bacterias.

Pulsión de agua.

Situación actual.

¿Que pasa si no hay daño atribuibles al baño construido pero si enfermedades factibles de tal atribución?

 

El médico. Responsabilidad por falta de información sanitaria.

 

¿La ley de higiene y seguridad en el trabajo excluye la responsabilidad?
 

 

Introducción.

Mal que pese el baño no debe tener incorporado un inodoro interno. La responsabilidad de cualquier enfermedad, es del constructor, arquitecto, maestro mayor e incluso la Municipalidad respectiva.

Razones.

El papel higiénico que se está fabricando ahora, no debe ser tirado al inodoro, porque no se desarma con el agua. Muchos tienen problemas de tapaduras, deben proceder de la siguiente manera: colocar un recipiente, como tacho de basura con tapa, plástico, mejor, y tirar el papel higiénico ahí, luego sacarlo como bolsa de residuo. Desde esa época al presente no hubo taponamientos. Tampoco cigarrillos ni otra cosa. La bolsa de residuos se tapa se tira como de residuos y listo.

Quiere decir que la costumbre de tirar papel higiénico en el inodoro, con papeles que no se desarman, importan un tiraje superior a los 10 litros de empuje, con riesgo de taponamientos. Pero hay razones higiénicas y de enfermedades.

Bacterias.

Existen bacterias que salen del inodoro e influyen sobre las mismas, las que, examinadas en el microscopio, dan como resultado la existencia microbiana parasitaria de elementos intestinales. En especial los cepillos de dientes deben estar bien aislados o fuera del baño con inodoro. Lo ideal es tener un baño con inodoro solo, y otro con todo el resto. Enseñanzas de mi abuela materna, han sido corroboradas recientemente en TV, advirtiéndose a una mujer que dejó un gorro, de esos que usan para la cabeza para peinarse alisarse el pelo, etc, que vienen elastizados. Biológicamente quedó la presencia de parásitos intestinales en un gorro de baño.

Pulsión de agua.

La pulsión de agua, ES MUY IMPORTANTE, no debe ser una caída inferior a 10 litros de arrastre, NO DEJAR DE OPRIMIR EL BOTÓN, CADENA O LO QUE FUERA, HASTA QUE SALGA TODA, TODA EL AGUA, porque si no existe esa pulsión, estos microorganismos no se los lleva el agua.

 

Situación actual.

 

No porque todo el mundo proceda de la misma manera está acertado. De hecho, este tipo de avisos no se cursa de parte de los diseñadores de departamentos, casas, etc. Incorporan el inodoro dentro del baño sin advertir este riesgo. Ellos son responsables por culpa o negligencia en los términos del art. 1109 del Código Civil, si de los hechos ocurre un daño cualquiera. Este artículo dice "Todo el que ejecuta un hecho, que por su culpa o negligencia ocasiona un daño a otro, está obligado a la reparación del perjuicio. Esta obligación es regida por las mismas disposiciones relativas a los delitos del derecho civil"

 

¿Que pasa si no hay daño atribuibles al baño construido pero si enfermedades factibles de tal atribución?

 

La responsabilidad del que ha vendido un hogar en estos términos es responsable. Aunque no pueda establecerse la relación de causa a efecto, si la enfermedad puede tener como elemento inicial, dichos parásitos. Basta que el profesional de salud, pueda atribuir en una derivación lógica, la falta de advertencia escrita establecida en la ley de defensa del consumidor ( clic aquí ) y en el hecho de que no pueda determinarse la causa del daño físico, como por ejemplo, en el tema del cáncer. En este caso, conforme a la teoría de la causalidad adecuada, el constructor o vendedor, será responsable, ante la falta del debido aviso, en los términos de la teoría de causa efecto adecuada, establecida en el art. 901 del Código Civil, que dice: "Las consecuencias de un hecho que acostumbra suceder, según el curso natural y ordinario de las cosas, se llaman en este código "consecuencias inmediatas". Las consecuencias que resultan solamente de la conexión de un hecho con un acontecimiento distinto, se llaman "consecuencias mediatas". Las consecuencias mediatas que no pueden preverse se llaman "consecuencias casuales". Hago la siguiente aclaración: del análisis microbiano científicamente está probada la existencia de centenares de enfermedades provocadas por microbacterias que salen del inodoro y se posan sobre elementos tales como toallas y cepillos de dientes. De manera que esta estadística existe, y las enfermedades no ocurren por cualquier razón, ocurren por alguna causa. Si la causa directa, no se puede establecer, o si pudo haber incidido la falta de advertencia del vendedor, el mismo será responsable por la enfermedad del comprador o locatario, o comodatario, por el sólo hecho de que estadísticamente está probado que muchas enfermedades ocurren por el motivo indicado. No se establece en la jurisprudencia una relación de causa efecto que debamos demostrar en forma acabada.

Solamente debemos demostrar que no nos han avisado, y que, además de ello, esta o tal enfermedad es bastante factible, por las estadísticas, que haya ocurrido por un problema de un parásito intestinal. No es aceptable y los jueces no exigen, la prueba acabada de la relación causa efecto.

 

Por ejemplo, si una persona está con cáncer, pero al mismo tiempo utiliza, por ignorancia y falta de advertencia, el baño de la manera indicada, basta con probar la posibilidad cierta de que o le ocasionó el mencionado cáncer, o le acentuó la enfermedad o pudo, lógicamente, habérsela acentuado o potenciado. Especialmente esas personas que están bajo tratamiento quimio terapéutico, que están endebles desde el punto de vista de sus defensas. La responsabilidad se mantiene en pié y puede ocasionar para el diseñador, constructor, arquitecto o lo que sea, gravísimas consecuencias desde el punto de vista de su responsabilidad civil.

 

El médico. Responsabilidad por falta de información sanitaria.

 

El médico que no informa estas circunstancias es responsable por la ley 26.529 en los artículos 2:

Información Sanitaria. El paciente tiene derecho a recibir la información sanitaria necesaria, vinculada a su salud. El derecho a la información sanitaria incluye el de no recibir la mencionada información.

Art. 3: Definición. A los efectos de la presente ley, entiéndase por información sanitaria aquella que, de manera clara, suficiente y adecuada a la capacidad de comprensión del paciente, informe sobre su estado de salud, los estudios y tratamientos que fueren menester realizarle y la previsible evolución, riesgos, complicaciones o secuelas de los mismos

Art. 4. Autorización. La información sanitaria sólo podrá ser brindada a terceras personas, con autorización del paciente.
En el supuesto de incapacidad del paciente o imposibilidad de comprender la información a causa de su estado físico o psíquico, la misma será brindada a su representante legal o, en su defecto, al cónyuge que conviva con el paciente, o la persona que, sin ser su cónyuge, conviva o esté a cargo de la asistencia o cuidado del mismo y los familiares hasta el cuarto grado de consanguinidad.

 

¿La ley de higiene y seguridad en el trabajo excluye la responsabilidad?

 

La ley 19.587 definitivamente no excluye ningún tipo de responsabilidad. sólo establece pautas mínimas de policía del trabajo. De lo contrario sería como sostener que, si un Municipio nos habilita una obra a construir, la misma, por ese sólo hecho, no es contravencional, o que una persona, por no haber sido penada por la justicia, jamás haya cometido delito alguno, o que el control de higiene y seguridad de los Municipios eximen del debido autocontrol del que ejerce una actividad comercial. De hecho, la casi totalidad de los infortunios laborales, no tramita según las pautas de la ley respectiva, sino por las normas ordinarias del Código Civil.