El aborto - Sujetos que intervienen en el aborto -  Definición del delito de aborto - Autorizacion para abortar - Aborto consentido - Aborto seguido de muerte - Aborto secreto profesional -  Responsabilidad penal del médico en el aborto - Penas - Permisos

EL ABORTO - AUTORIZACIÓN PARA ABORTAR - ABORTO CAUSADO POR TERCEROS - INTERVINIENTES EN EL DELITO DE ABORTO - ABORTO SEGUIDO DE MUERTE - ABORTO CONSENTIDO - SECRETO PROFESIONAL ANTE EL ABORTO. DESCARGA EN AUDIO TEXTO IMPLICA QUE LO PUEDE ESCUCHAR AL TEMA POR INTERNET O DESCARGAR ESTE CONTENIDO EN AUDIO EN SU PC. 

Por la  Doctora Mónica Viviana Breglia Arias

SI ESTE TEMA NO LE INTERESA HAGA CLIC DEBAJO PARA IR A OTRO TEMA DE DERECHO DEL ÍNDICE GENERAL

 

 

Ir al índice temático

HAGA CLIC EN EL TEMA QUE LE INTERESE SI NO DESEA UNA LECTURA COMPLETA, LO QUE RECOMIENDO.

 

Aborto - Etimología

 

Antecedentes históricos del delito de aborto.

 

Los sujetos del delito de aborto.

 

Autorización para practicarlo

 

Aborto causado por terceras personas

Aborto consentido

Aborto seguido de muerte

Secreto profesional

 

Aborto

 

Etimología

 

Etimológicamente, la palabra “aborto” proviene del latín abortus; su traducción sería: mal nacimiento/mal parto/parto anticipado/nacimiento antes de tiempo.

 

Un tema polémico y controvertido

 

No es mi intención tomar posturas, ni embanderarme en temáticas en que las opiniones son variadas Pero muchas veces los defensores de la legalización del aborto, lo hacen pensando que en los países de Latinoamérica las mujeres que mueren por abortos practicados por médicos aborteros, sin las condiciones de asepsia, de limpieza necesarias, son siempre mujeres de condición social pobre.

Los diarios nos relatan siempre eso.

También sabemos perfectamente que en el interior del país, durante muchos años, quizás no tanto en la actualidad, pero si durante muchos años sucedió el caso de mujeres muy jóvenes que abortaban porque su embarazo era consecuencia de una violación de algún miembro de su familia, el concubino de su madre, un tío, un hermano mayor.

Eso ha sucedido por lo general en mujeres de condición social baja, pero también ha sucedido en los estratos altos.

En algunas conferencias de derecho he discutido este tema y si bien el aborto es un homicidio, estoy a favor del derecho de la mujer, en estos casos mencionados, de solicitar una autorización legal para que el embarazo no llegue a su término.

Muchos hombres y muchas mujeres no estarán de acuerdo conmigo, pero de alguna manera la ley lo ha receptado al decir que el aborto no es punible si el embarazo proviene de una violación.

Nunca quedó claro si los galenos están implícitamente autorizados a practicarlo por la sola solicitud y consentimiento de la mujer víctima de violación o si además es preciso que no solamente hubiera una violación, sino que se trate de mujer idiota o demente, según el inciso 2do. Del art. 86.

Este controvertido tema sigue dando lugar a muchas discusiones, y se han dado casos famosos.

A mi sencillo criterio, no debiera ser necesario que la mujer violada fuera idiota o demente para practicar el aborto con consentimiento de un juez y por galenos autorizados.

Basta el simple hecho de que la mujer sea violada.

No concibo por qué una mujer debe estar obligada a llevar en su vientre el hijo producto de una violación, y de lo contrario tener que hacer un aborto ilegal, ella sabe de quién es ese hijo, es de un violador, tiene una carga genética no deseada por su madre, y es en definitiva un hijo no deseado por ella, como así tampoco esa carga genética que el hijo va a tener.

Por supuesto los defensores de la postura de la Iglesia Católica ante este delito me dirán que ese niño, que está por nacer, es una persona.

Pero también esta solicitud a un Juez podría hacerse en un tiempo muy corto desde que la mujer fue violada.

Lo que trato de explicar, como mujer que soy, es que si hubiera sufrido una violación en mi vida, no hubiera querido tener un hijo de ese violador y me parece que en este sentido la ley tiene que protegerme y brindar los medios para que dentro de la legalidad y sin peligros para mi vida, ese embarazo no llegue.

Esta idea proviene de haber tenido conversaciones con mujeres que efectivamente han sido violadas y haber descubierto la carga de odio que el hecho les ha generado.

Esta es mi modesta opinión y contemplo que haya personas que no estén de acuerdo con ello.

 

Veamos que dice la ley:

 

Antecedentes históricos del delito de aborto.

 

Durante la Edad Media y hasta la irrupción de las ideas liberales del siglo XVIII,  era castigado con severidad rayana en la crueldad.

Desde la Constitución Carolina y el Edicto de 1456, de Enrique II, confirmado en 1586, por Enrique III y luego por Luis XIV, solo bastaba para culpar por estos delitos a la madre, el hecho de ocultar el embarazo y su consecuente parto, como también el privar de bautismo y cristiana sepultura al infante.

Según Mezger “hasta la época de las luces, el infanticidio fue castigado, por lo general como parridcidum, con penas mucho más gravosas, aún que la Constitutio Criminales Carolina de 1532, se hubiera empeñado en atenuar la pena.

Llegado el siglo XVIII y con él la filosofía liberal, se menguaron las penas reemplazando la de muerte por prisión perpetua. Comenzaron a reconocerse móviles atenuantes al delito, basándose en los principios de la dignidad humana, apareciendo la “causa honoris o  Excusa de honor.

Esta excusa de honor se debía principalmente al repudio social existente en aquella época contra la maternidad ilegítima.

Este móvil del honor se ha mantenido por mucho tiempo vigente como causal exculpatoria, hasta el Código de 1921, el que incluye en dichas atenuaciones de condena la salvaguarda al honor del padre, hermano, marido o hijo.

Además en la literatura del siglo XVIII se exige con firmeza y hasta vehemencia, en atención sobre todo a la situación de la madre ilegítima  (necesidad, vergüenza, excitación psíquica) la atenuación, disminución de las penalidades.

Incluso parte de los autores de la época reclamaban una total impunidad de la mujer casada.

 

Los proyectos actuales

 

En 2004 se presentó un proyecto que por medio de la modificación del art. 86 del Código Penal, propone despenalizar el aborto, cuando el embarazo provenga de una violación o se haya diagnosticado la inviabilidad del feto.

 

Definición del delito de aborto:

 

En la actualidad se define al aborto delito, como una interrupción abrupta del proceso biológico y psicológico de la preñez, con la muerte del producto de una concepción, dentro del seno materno o por medio de expulsión. El delito se con suma por el aniquilamiento del producto de la concepción en el momento anterior al término de la preñez.

 

El delito en el Código Penal en la actualidad

 

Art. 85, Código Penal. El que causare un aborto será reprimido:

1ro. Con reclusión o prisión de tres a diez años, si obrare sin consentimiento de la mujer. Esta pena podrá elevarse hasta quince años, si el hecho fuere seguido de la mujer;

2do. Con reclusión o prisión de uno a cuatro años, si obrare con consentimiento de la mujer. El máximum de la pena se elevará a seis años, si el hecho fuere seguido de la muerte de la mujer.

 

ART.86. Incurrirán en las penas establecidas en el artículo anterior y sufrirán, además inhabilitación especial por doble tiempo que el de la condena, los médicos, cirujanos, parteras o farmacéuticos que abusaren de su ciencia o arte para causar el aborto o cooperaren a causarlo.

1ro.  el aborto practicado por un médico diplomado con el consentimiento de la mujer encinta, no es punible:

1ro. Si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y si este peligro no puede ser evitado por otros medios;

2do. Si el embarazo proviene de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente. En este caso el consentimiento de un representante legal deberá ser requerido para el aborto.

 

Art. 87. Será reprimido con prisión de uno a cuatro años, la mujer que causare su propio aborto o consintiere en que otro se lo causare. La tentativa de la mujer no es punible.

 

Los sujetos del delito de aborto.

 

Quien provoca el aborto será el sujeto activo, por ejemplo el caso del aborto profesional del primer párrafo del artículo 86del Código Penal, o puede también serlo la madre misma por aborto auto provocado. El sujeto pasivo es el feto.

Según Núñez y cantidad de la jurisprudencia nacional, en este delito se configura con claridad el dolo directo y “no “el eventual.

 

Autorización para practicarlo

 

Puede solicitarse al juez competente en casos de violación, aunque jurídicamente sigue siendo dudoso, confuso e incierto si los galenos están implícitamente autorizados para practicarlo por la sola solicitud y consentimiento de la mujer víctima de violación, o si además es preciso que no solamente hubiera una violación, sino que se trate de mujer idiota o demente según el inciso 2do. Del artículo 86 del Código Penal.

Este controvertido tema sigue dando lugar a debates y cuestionamientos.

 

Aborto causado por terceras personas

 

Se requiere dolo directo no eventual en la comisión del presente delito, pero es admitido cierto grado de eventualidad del dolo. Esto se dará en ciertos casos puntuales y concretos en los que se trata de apresurar el nacimiento de la criatura con vida para que así adquiera ciertos y determinados derechos habitualmente heréticos.

No obstante las figuras previstas en los dos incisos del artículo 85 del Código Penal son absolutamente dolosas.

 

Aborto consentido

 

El consentimiento prestado por la mujer, marca la diferencia  entre las dos figuras del artículo 85 del Código Penal, remarcando en ellos la presencia o ausencia  del mismo, otorgado por la mujer embarazada.

Si la mujer acepta la realización de su propio aborto y se realizan las maniobras para así hacerlo, aquel que las realice podrá ser penalizado con uno a cuatro años de prisión o reclusión y con tres a diez años en aquellos casos en que exista falta del consentimiento de la mujer.

Esta capacidad para otorgar o no el consentimiento de la mujer para abortar no es civil, sino penal, por lo tanto “no” podrán conceder dicho consentimiento/autorización/anuencia tanto los menores, como los inimputables y aquellos que actuaron bajo error o amenazas.

 

Aborto seguido de muerte

 

Tenga o no consentimiento, el aborto cuya consecuencia fuere la muerte de la mujer embarazada, tendrá un aumento importante en su pena, alcanzando lo quince años cuando no prestó consentimiento y seis cuando lo hubo.

Se contraponen las opiniones respecto si este  delito es calificado por el resultado muerte, siendo opinión masiva/mayoritaria que el aborto solo  exige dolo directo en casos de expulsión del feto, pero en el supuesto de muerte  bastaría el dolo eventual.

 

Secreto profesional

 

En los casos de aborto  representa la disyuntiva de hierro para el galeno, ya que existe una colisión entre el bien jurídico protegido en la prohibición de violación del secreto profesional y la  obligatoriedad  del accionar médico