EL ASESOR DE SEGUROS - INSTITOTORIO Y NO INSTITORIO - AVISO SINESTRO - ASESOR SEGURO - PRODUCTOR DE SEGUROS - APLICACION LEY DEFENSA DEL CONSUMIDOR - LA RELACION CON LA EMPRESA DE SEGUROS - COMISIONES - MONTO COMISIONES AGENTE PRODUCTOR Y ASESOR SEGURO -

EL CONTRATO DE AGENCIA DE SEGUROS - EL AGENTE INSTITORIO Y EL NO INSTITORIO - MODALIDADES CONTRACTUALES - OBLIGACIONES DEL PRODUCTOR CON RESPECTO A LA LEY, AL ASEGURADOR Y AL CLIENTE - PERSONAS A QUIENES DEBE PROTEGER Y BENEFICIAR EL PRODUCTOR O AGENTE DE SEGUROS - JURISPRUDENCIA EN LA APLICABILIDAD DE LA LEY DE DEFENSA AL CONSUMIDOR - LA NATURALEZA DE LA RELACIÓN INTERNA Y JURÍDICA ENTRE LA COMPAÑÍA DE SEGUROS Y EL PRODUCTOR O AGENTE DE SEGUROS - EL DERECHO A REMUNERACIÓN DEL AGENTE O PRODUCTOR - EL PRODUCTOR O EL AGENTE NO SON CONSIDERADOS CORREDORES - COMO SE ESTABLECE EL MONTO DE LAS COMISIONES - DIFERENCIA ENTRE PRODUCTOR, AGENTE Y ASESOR - CONTRATOS DE FALTA DE INTERÉS SOCIAL - FALTA DE INSTRUMENTACIÓN ESCRITA - CONSECUENCIAS. DESCARGA EN AUDIO TEXTO IMPLICA QUE LO PUEDE ESCUCHAR AL TEMA POR INTERNET O DESCARGAR ESTE CONTENIDO EN AUDIO EN SU PC. 

Por el Doctor Juan Carlos Muse Generch

SI ESTE TEMA NO LE INTERESA HAGA CLIC DEBAJO PARA IR A OTRO TEMA DE DERECHO DEL ÍNDICE GENERAL

 

 

Ir a contrato de agencia en general

HAGA CLIC EN EL TEMA QUE LE INTERESE SI NO DESEA UNA LECTURA COMPLETA, LO QUE RECOMIENDO.

Introducción.

Contratos institorios y no institorios.

Otras modalidades específicas de este contrato.

Obligaciones del productor de seguros con respecto a sus clientes y obligaciones legales.

¿A favor de quien opera el productor o agente de seguros?

Jurisprudencia apelación a la ley de defensa del consumidor.

La relación jurídica interna entre el asegurador y el agente de seguros.

 

Derecho a remuneración del agente o productor.

 

¿Cómo es que excluye la ley 22.400 a la función del corretaje?

 

¿Cómo se establece el monto de las comisiones?

 

¿Que diferencia existe entre productor, asesor, o agente?

 

¿Que sucede cuando el asegurador como el productor realizan contratos por los cuales no se advierte ningún interés social?

 

¿Cómo debe instrumentarse el contrato con la compañía de seguros?

 

Introducción.

Se ha debatido la naturaleza del contrato de seguro, con respecto al productor. Se ha hablado de corretaje, pero, sin embargo, el corretaje no genera una relación de dependencia para con respecto a una de las partes, el corredor, solamente trata de acercar a las partes a fin de llegar a un acuerdo, procurando conciliar sus intereses cercanos, en las que el corredor media, para que se haga posible la conclusión de un contrato deseado. Tampoco es un contrato de mandato, aunque es la figura mas cercana al mismo, ya que no existe una representación de la compañía de seguros en dirección el público. Si bien existe una manda, la misma, tiene tanta discrecionalidad, que las reglas del mandato, serán de aplicación - conforme a los parámetros jurisprudenciales, pese a que muy buena parte de la doctrina comercialista no comparte este criterio, es sin embargo, el tipo de contrato en el que existen casi todos ( casi ) los elementos del mandato, pero, sin embargo, al no existir entre el productor y el seguro, una relación por la cual, el productor obliga al asegurador, no se da las características del mandato, en el cual, el mandatario, obliga al mandante, en este caso, al asegurador. Distinta es la situación del agente de seguros institorio. Puesto que éste si obliga con sus actos, a su mandante, esto es, a la compañía de seguros. Será de agencia en todos los casos, pero se aplicarán las normas del mandato para poder discernir delante de consumidor los derechos y obligaciones de éste. Por ende, debemos distinguir entre contrato de agencia instititorio del no institorio. No remitimos al respecto al contrato de agencia en general ( clic aquí )

Contratos institorios y no institorios.

En el contrato de producción de seguros, no institorio, lo que el productor de seguros hace es promover una cartera de clientes a favor del asegurador, quien puede o no aceptar los contratos o proposiciones del agente. En el institorio, en cambio, se le delega por parte del seguro, la responsabilidad directa por los contratos o propuestas que haga el productor. En este caso, en cambio, se obliga el seguro, en virtud de un contrato de agencia, por el cual el productor actúa y representa en todos los casos al asegurador, obligándole con sus actos. Rigen al respecto las reglas del mandato, sea cual fuere la denominación que se de al contrato entre empresas. Por mas que no exista obligación de rendir cuentas, a lo menos delante de terceros, existe una prolongación de la actividad de la compañía de seguros frente a los consumidores.

"EL PRODUCTOR - ASESOR DE SEGUROS (LEY 17418: 53) ESTA HABILITADO PARA CUMPLIR LAS FUNCIONES ENUNCIADAS POR ESA NORMA; CUMPLE ACTOS MATERIALES EN LA RELACIÓN ASEGURATIVA, DESEMPEÑANDO UNA INTERMEDIACIÓN EN LA PROMOCIÓN DE SEGUROS Y EJECUTA CIERTOS ACTOS DE LA OPERATORIA DE UN SEGURO YA CONTRATADO. COMO SE SABE, EN PRINCIPIO EL PRODUCTOR CARECE DE REPRESENTACIÓN PARA OBLIGAR AL ASEGURADOR, A DIFERENCIA DE LOS AGENTES INSTITORIOS QUE ACTÚAN MANDATARIOS DEL ASEGURADOR PUDIENDO CELEBRAR CONTRATOS (LEY 17418: 54; STIGLITZ, RUBEN S., "DERECHO DE SEGUROS", ED. ABELEDO - PERROT, BS. AS., 1997, TOMO I, PAG. 301 Y SS; CNCOM, ESTA SALA, 7.5.1993, IN RE: "MARUZZA, OSCAR C/ RIGADA, ALEJANDRO ", ED 156-525, CON NOTA DE DANTE CRACOGNA)".


Rige al respecto el art. 1946 del Código Civil: "
Los actos jurídicos ejecutados por el mandatario en los límites de sus poderes, y a nombre del mandante, como las obligaciones que hubiese contraído, son considerados como hechos por éste personalmente."

Otras modalidades específicas de este contrato

Tal como sostuviéramos en el contrato de agencia en general, ( clic aquí ) el contrato de agencia de seguro, puede ser zonificado o no, estar establecido estable o esporádicamente, con exclusividades o sin las mismas, como autónomos o independientes.

Obligaciones del productor de seguros con respecto a sus clientes y obligaciones legales.

1.- Proponer el seguro que estiman le resulte mas adecuado al asegurador.

2.- Asesorar respecto de las ventajas de uno u otro tipo de contratación.

3.- Informar respecto de la solvencia de la empresa aseguradora que representan.

4.- Llevar la propuesta de seguro para la consideración de la empresa de seguros.

Este aspecto es muy importante. La empresa no está tan en contacto con las necesidades crecientes del público. De ahí que nazcan intereses asegurables que no han sido proyectados empresarialmente por la compañía de seguros. Ello es lógico, quien está mas en contacto con el público, son las personas que forman parte del mismo, que forman parte del contingente de consumidores habituales y que, por ende, están en contacto permanente con la realidad de las necesidades de las personas en un cara a cara todos los días. De allí que las empresas conforme informan las compañías de seguro, elaboran nuevos proyectos para determinados intereses asegurables.

5.- Verificar que la póliza que se le entregue al consumidor concuerde con la propuesta aceptada.

6.- Entregar la póliza al asegurado, salvo que se trate de envíos de póliza que haga directamente la compañía de seguros.

7.- Para el supuesto caso en el que la compañía les faculte, cobrar la prima de seguro, o recibir el pago si el cliente desea pagar al productor o agente.

8.- Seguir el valor asegurable evitando el infraseguro, velando por el interés asegurable del consumidor.

9.- Informar al asegurado la carga de suministrar todos los datos posibles en cuanto a los detalles del siniestro que da lugar al amparo de cobertura de la compañía.

10.- Respetar las normas técnicas de gestión.

11.- Verificar en cuáles condiciones se encuentra el riesgo e informar a la aseguradora y al cliente.

12.- Informar al consumidor el tipo de cobertura mas conveniente.

13.- Verificar que si los datos consignados en la póliza corresponden a la realidad del riesgo.

14.- Llevar los libros de comercio que se establecen en el Código de Comercio para los Comerciantes mas los libros que establezca la autoridad de contralor y policía estatal.

Código de Comercio - Libros:

De los libros de comercio

Art. 43. - Todo comerciante está obligado a llevar cuenta y razón de sus operaciones y a tener una contabilidad mercantil organizada sobre una base contable uniforme y de la que resulte un cuadro verídico de sus negocios y una justificación clara de todos y cada uno de los actos susceptibles de registración contable. Las constancias contables deben complementarse con la documentación respectiva (*).

Nota de Actualización: (*) Según dec.-ley 4777/63, ratificado por ley 16.478. Anterior: "Todo comerciante está obligado a tener libros de registro de su contabilidad y de su correspondencia mercantil".

"El número o forma de esos libros queda enteramente al arbitrio del comerciante, con tal que sea regular y lleve los libros que la ley señala como indispensables".

Art. 44. - Los comerciantes, además de los que en forma especial impongan este Código y otras leyes, deben indispensablemente llevar los siguientes libros:

1º Diario;

2º Inventarios y Balances.

Sin perjuicio de ello el comerciante deberá llevar, los libros registrados y la documentación contable que correspondan a una adecuada integración de un sistema de contabilidad y que le exijan la importancia y la naturaleza de sus actividades de modo que de la contabilidad y documentación resulten con claridad los actos de su gestión y su situación patrimonial (*).

Nota de Actualización: (*) Según dec.-ley 4777/63, ratificado por ley 16.478. Conviene comparar su texto con el del art. 61 de la ley 19.550. Anterior: "Los libros que los comerciantes deben tener indispensablemente, son los siguientes:

"1º El libro 'Diario';

"2º El de 'Inventarios';

"3º El 'Copiador de Cartas'".

Art. 45. - En el libro Diario se asentarán día por día, y según el orden en que se vayan efectuando, todas las operaciones que haga el comerciante, letras u otros cualesquiera papeles de créditos que diere, recibiere, afianzare o endosare; y en general, todo cuanto recibiere o entregare de su cuenta o de la ajena, por cualquier título que fuera, de modo que cada partida manifieste quién sea el acreedor y quién el deudor en la negociación a que se refiere.

Las partidas de gastos domésticos basta asentarlas en globo en la fecha en que salieron de la caja.

Art. 46. - Si el comerciante lleva libro de caja, no es necesario que asiente en el Diario los pagos que hace o recibe en dinero efectivo. En tal caso, el libro de Caja se considera parte integrante del Diario.

Art. 47. - Los comerciantes por menor deberán asentar día por día en el libro Diario, la suma total de las ventas al contado, y, por separado, la suma total de las ventas al fiado.

Art. 48. - El libro de Inventarios se abrirá con la descripción exacta del dinero, bienes, muebles y raíces, créditos y otra cualquiera especie de valores que formen el capital del comerciante al tiempo de empezar su giro.

Después formará todo comerciante en los tres primeros meses de cada año, y extenderá en el mismo libro, el balance general de su giro, comprendiendo en él todos sus bienes, créditos y acciones, así como todas sus deudas y obligaciones pendientes en la fecha del balance, sin reserva ni omisión alguna.

Los inventarios y balances generales se firmarán por todos los interesados en el establecimiento que se hallen presentes al tiempo de su formación.

Art. 49. - En los inventarios y balances generales de las sociedades, bastará que se expresen las pertenencias y obligaciones comunes de la masa social, sin extenderse a las peculiares de cada socio.

Art. 50. - Respecto a los comerciantes por menor, no se entiende la obligación de hacer el balance general sino cada tres años.

Art. 51. - Todos los balances deberán expresar con veracidad y exactitud compatible con su finalidad, la situación financiera a su fecha. Salvo el caso de normas legales o reglamentarias que dispongan lo contrario, sus partidas se formarán teniendo como base las cuentas abiertas y de acuerdo a criterios uniformes de valoración (*).

Nota de Actualización: (*) Según dec.-ley 4777/63, ratificado por ley 16.478. Anterior: "En el libro Copiador trasladarán los comerciantes íntegramente y a la letra, a mano o con máquina, cronológica y sucesivamente, todas las cartas y telegramas que escribieren relativas a su comercio.

"Están asimismo obligados a conservar en legajos y en buen orden todas las cartas y telegramas que reciban, con relación a sus negociaciones, anotando al dorso la fecha en que las contestaron, o haciendo constar en la misma forma que no dieron contestación".

Art. 52. - Al cierre de cada ejercicio todo comerciante está obligado a extender en el Libro de Inventarios y Balances, además de éste, un cuadro contable demostrativo de las ganancias o pérdidas, del que éstas resulten con verdad y evidencia (*).

Nota de Actualización: (*) Según dec.-ley 4777/63, ratificado por ley 16.478. Anterior: "Las cartas deberán copiarse por el orden de sus fechas, en el idioma en que se hayan escrito los originales.

"Las posdatas o adiciones que se hagan después que se hubieren registrado, se insertarán a continuación de la última carta copiada, con la respectiva referencia".

Art. 53. - Los libros que sean indispensables conforme las reglas de este Código, estarán encuadernados y foliados, en cuya forma los presentará cada comerciante al Tribunal de Comercio de su domicilio para que se los individualice en la forma que determine el respectivo tribunal superior y se ponga en ellos nota datada y firmada del destino del libro, del nombre de aquel a quien pertenezca y del número de hojas que contenga.

En los pueblos donde no haya Tribunal de Comercio se cumplirán estas formalidades por el juez de paz (*).

Nota de Actualización: (*) Según dec.-ley 4777/63, ratificado por ley 16.478. Anterior: "Los tres libros que se declaran indispensables (art. 44) estarán encuadernados, forrados y foliados; en cuya forma los presentará cada comerciante al Tribunal de Comercio de su domicilio, para que se rubriquen o sellen todas sus hojas, en la forma que determine el respectivo Tribunal Superior y se ponga en la primera una nota datada y firmada por el Juez y un Secretario, del número de hojas que contiene el libro.

"En los pueblos donde no haya Tribunales de Comercio, se cumplirán estas formalidades por el Juez de Paz.

"Ni en uno ni en otro caso podrán exigirse derechos o emolumentos algunos".

(El último párrafo había sido derogado por ley 12.958.)

Art. 54. - En cuanto al modo de llevar, así los libros prescriptos por el art. 44, como los auxiliares que no son exigidos por la ley, se prohíbe:

1º Alterar en los asientos el orden progresivo de las fechas y operaciones con que deben hacerse, según lo prescripto en el artículo 45;

2º Dejar blancos ni huecos, pues todas sus partidas se han de suceder unas a otras, sin que entre ellas quede lugar para intercalaciones ni adiciones;

3º Hacer interlineaciones, raspaduras ni enmiendas, sino que todas las equivocaciones y omisiones que se cometan se han de salvar por medio de un nuevo asiento hecho en la fecha en que se advierta la omisión o el error.

4º Tachar asiento alguno;

5º Mutilar alguna parte del libro, arrancar alguna hoja o alterar la encuadernación y foliación.

Art. 55. - Los libros mercantiles que carezcan de algunas de las formalidades prescriptas en el artículo 53, o tengan algunos de los defectos y vicios notados en el precedente, no tienen valor alguno en juicio en favor del comerciante a quien pertenezcan.

 

Art. 56. - El comerciante que omita en su contabilidad, alguno de los libros que se declaran indispensables por el art. 44, o que los oculte, caso de decretarse su exhibición, será juzgado en la controversia que diere lugar a la providencia de exhibición, y cualquiera otra que tenga pendiente, por los asientos de los libros de su adversario.

Art. 57. - Ninguna autoridad, juez o tribunal, bajo pretexto alguno, puede hacer pesquisas de oficio, para inquirir si los comerciantes llevan o no libros arreglados.

Art. 58. - La exhibición general de los libros de los comerciantes sólo puede decretarse a instancia de parte en los juicios de sucesión, comunión o sociedad, administración o gestión mercantil por cuenta ajena y en caso de liquidación o quiebra.

Art. 59. - Fuera de los casos especificados en el artículo anterior, sólo podrá proveerse a instancias de parte o de oficio la exhibición de los libros de los comerciantes, contra la voluntad de éstos, en cuanto tenga relación con el punto o cuestión que se trata.

En tal caso el reconocimiento de los libros exhibidos se verificará a presencia del dueño de éstos, o de la persona que lo represente, y se contraerá exclusivamente a los artículos que tengan relación con la cuestión que se ventila.

Art. 60. - Si los libros se hallasen fuera de la residencia del tribunal que decretó la exhibición, se verificará ésta en el lugar donde existan dichos libros, sin exigirse en ningún caso su traslación al lugar del juicio.

Art. 61. - Cuando un comerciante haya llevado libros auxiliares, puede ser compelido a su exhibición en la misma forma y en los casos prescriptos en los tres artículos precedentes.

Art. 62. - Todo comerciante puede llevar sus libros y firmar los documentos de su giro, por sí o por otro. Si no llevase los libros por sí mismo, se presume que ha autorizado a la persona que los lleva.

Art. 63. - Los libros de comercio llevados en la forma y con los requisitos prescriptos, serán admitidos en juicio, como medio de prueba entre comerciantes, en hecho de su comercio, del modo y en los casos expresados en este Código.

Sus asientos probarán contra los comerciantes a quienes pertenezcan los libros o sus sucesores, aunque no estuvieren en forma, sin admitírseles prueba en contrario; pero el adversario no podrá aceptar los asientos que le sean favorables y desechar los que le perjudiquen, sino que habiendo adoptado este medio de prueba, estará por las resultas combinadas que presenten todos los asientos relativos al punto cuestionado.

También harán prueba los libros de comercio en favor de sus dueños, cuando su adversario no presente asientos en contrario hechos en libros arreglados a derecho u otra prueba y plena y concluyente.

Sin embargo, el juez tiene en tal caso la facultad de apreciar esa prueba, y de exigir, si lo considerase necesario, otra supletoria.

Finalmente, cuando resulte prueba contradictoria de los libros de las partes que litigan, y unos y otros se hallen con todas las formalidades necesarias y sin vicio alguno, el Tribunal prescindirá de este medio de prueba y procederá por los méritos de las demás probanzas que se presenten, calificándolas con arreglo a las disposiciones de este Código.

Art. 64. - Tratándose de actos no comerciales, los libros de comercio sólo servirán como principio de prueba.

Art. 65. - No pueden servir de prueba en favor del comerciante los libros no exigidos por la ley, caso de faltar los que ella declara indispensables, a no ser que estos últimos se hayan perdido sin culpa suya.

Art. 66. - Los libros de comercio para ser admitidos en juicio, deberán hallarse en el idioma del país. Si por pertenecer a negociantes extranjeros estuvieren en diversa lengua, serán previamente traducidos, en la parte relativa a la cuestión por un intérprete nombrado de oficio.

Art. 67. - Los comerciantes tienen obligación de conservar sus libros de comercio hasta diez años después del cese de su actividad y la documentación a que se refiere el artículo 44, durante diez años contados desde su fecha.

Los herederos del comerciante se presume que tienen los libros de su autor, y están sujetos a exhibirlos en la forma y los términos que estaría la persona a quien heredaron (*).

Nota de Actualización: (*) Según dec.-ley 4777/63, ratificado por ley 16.478. Anterior: "Los comerciantes tienen obligación de conservar sus libros de comercio por el espacio de 20 años, contados desde el cese de su giro o comercio.

"Los herederos del comerciante se presume, que tienen los libros de su autor, y están sujetos a exhibirlos, en la forma y los términos que estaría la persona a quien heredaron".

15.- Ajustarse en la publicidad a los mismos límites que las compañias aseguradoras, y, en caso de hacerse referencia a una determinada entidad contar con la autorización de la misma.

Además de ello informa la norma del art. 55 de la ley 20.091 ( ley de entidades de seguro y su control ) ( clic aquí para verla ).- "Los productores, agentes, intermediarios, peritos y liquidadores de seguros están obligados a desempeñarse conforme a las disposiciones legales y a los principios técnicos aplicables a la operación en la cual intervienen y a actuar con diligencia y buena fe."

¿A favor de quien opera el productor o agente de seguros?

Se ha dicho, por parte de alguna doctrina, que siendo que la vinculación jurídica la tiene el agente para con la empresa aseguradora, sus obligaciones las posee a su respecto únicamente. No es así, lo hemos visto en la función macroeconómica que posee el contrato de agencia ( clic aquí )

Di Veroli, Angel, en su obra "Agentes de seguros", publicado en "Revista de Seguros", nro. 21, p. 36 sostuvo: "Nótese que el cliente confía en el agente, aceptando las explicaciones que éste le da sobre el alcance de la cobertura y sobre cláusulas contractuales que de ordinario desconoce, y la compañía de seguros, y la compañía de seguros, por su parte, confía también en el agente, y se basa en sus informes para la aceptación de los riesgos, en la certeza de que el asegurado también actuará con buena fe, por ser él, y sólo él, el elemento desencadenante y catalizador de la unión entre el candidato y la entidad aseguradora; de todo lo cual surge otro elemento de importancia fundamental, y es que el buen agente no puede limitarse a una función simple de gestor de ventas, sino que debe forzosa y principalmente, actuar como un asesor capacitado..."

Jurisprudencia apelación a la ley de defensa del consumidor.

Es que el agente o productor de seguros tienen obligaciones respecto al asegurado, el trabajo del productor, en agencia o no, es el de intermediación permanente, por lo que en el caso, si bien la mayor parte de la jurisprudencia se ha pronunciado en lo que respecta a las comisiones y relaciones jurídicas entre la compañía de seguros y el productor o agente, ya que es lo único legislado específicamente, han apelado en cuanto a las obligaciones del asesor o productor las disposiciones de la ley de defensa del consumidor (

Jurisprudencia Sintetizada. Base FANA.

 

Ref. Sumarios Oficiales. Editor SCBA - FANA - Fallos Nacionales. Sumario: Materia: Civil y Comercial 27198 Seguros - Productor o agente

 

 

"A pesar de que corresponde sancionar al recurrente por haber actuado como productor asesor para una sociedad que no se encontraba inscripta y haber facilitado el uso de su matrícula a terceros, incumpliendo las limitaciones y las obligaciones que la ley 22.400 le impone en miras a la transparencia del mercado asegurativo y a la protección de los asegurados, cabe considerar, a los efectos de graduar la pena, que la apariencia que daba dicha sociedad, por sus instalaciones y por la cantidad de productores-asesores que trabajaban allí, pudo haber creado un error en el apelante. Por lo cual, la pena de cancelación de la matrícula impuesta por el organismo de control resulta excesiva, debiendo ser disminuida a tres años de inhabilitación". LEYC 22400 CNCO C, CAPITAL FEDERAL, 2-8-2005 CARATULA: Superintendencia de Seguros de la Nación c/ Dotta, Diego Gonzalo s/ Posible infracción a las normas del seguro vigentes PUBLICACIONES: ED 215, 69-53686 UTSUPRA: A00130331208.-

 

Fuente: SCBA - BASE FANA - FALLOS NACIONALES Autor: SCBA - BASE FANA - FALLOS NACIONALES

 

"La aseguradora no puede eximirse de su responsabilidad aduciendo que la cobertura del seguro por responsabilidad civil se encontraba suspendida, pues las consecuencias derivadas del retardo u omisión del agente del seguro en ocurrir al domicilio del tomador, o de la demora o falta de transferencia de los fondos a su principal, recaen sobre aquélla, toda vez que las partes del contrato habían convenido que el cobro de las cuotas de las primas debía realizarse en el domicilio del asegurado. CNCI B, CAPITAL FEDERAL, 5-4-2005 CARATULA: Ojeda, Ambrosio B. c/ Carbonell, Lucía M. y otros PUBLICACIONES: LL 2-8-05, 7-109232 UTSUPRA: A00131117882.-

 

Fuente: SCBA - BASE FANA - FALLOS NACIONALES Autor: SCBA - BASE FANA - FALLOS NACIONALES

 

Vale decir y en pocas palabras, si bien, en términos teóricos o jurídicamente establecidos, no existe vinculación referente al asegurado y el agente o productor, si el mismo puede prevalecerse de su mora, puede el asegurado accionar judicialmente directamente contra el asegurador, lo que da la pauta de que efectivamente hay obligaciones del productor, asesor o agente con respecto al asegurado.

 

La relación jurídica interna entre el asegurador y el agente de seguros.

 

Primero: participa este contrato de las características de todo contrato de agencia ( clic aquí ). Pero a diferencia del contrato de agencia en general, y aunque sean aplicables por analogía las disposiciones relativas al corretaje, en el caso de las agencias o productores de seguros, existe una vinculación legal: la ley 22.400 ( clic aquí )

Es cierto que se trata de un contrato "entre empresas" como en cualquier contrato de agencia, que involucra una colaboración necesaria entre las mismas. Es cierto que se trata de un contrato cuyo objeto es promover negocios o celebrar colaborativamente contratos de seguros. Es cierto que hace dicho contrato a una cuestión macroeconómica que excede el objeto individual para insertarse en intereses colectivos, por mas que los vínculos sean individuales. Es cierto que es un contrato que permite un margen amplio para el acuerdo de voluntades. También es cierto que no hay relación de dependencia ni de subordinación ( CNTrab, Sala I, 31/5/448, LL, 51-419 ), dándose amplísimas facultades discrecionales al agente de seguros, porque de otra manera, no es posible considerar sus obligaciones y sus derechos, tanto con respecto al asegurado, como con respecto al asegurador, por todo lo cual se asemeja al contrato de corretaje, salvo por esta cuestión de que, aún siendo productor individual o agente ( es decir, empresario con fuentes de producción que no son netamente individuales ) y mas allá de las características que reuna ( onerosidad, bilateralidad, de naturaleza comercial, de gestión, etc ), ciertamente es un contrato regulado, que es lo que mas interesa antes que dispersarse en la naturaleza jurídica. Esta legislado en la ley precitada 22.400 y siendo ello así, se lo considera contrato de agencia, es decir, un contrato nominado, para lo cual basta con referirse al contrato de agencia en general ( clic aquí ) y como la ley 22.400 dice poco y nada respecto a la relación interna entre asegurador y productor, sin embargo podemos observar una injerencia permanente del Estado, de donde puede inferirse rápidamente el interés público que el contrato conlleva, el que excede del marco interno en intereses que reviste el contrato entre el productor y el asegurador. Si leemos esa ley, podemos observar el poder de policía que conlleva la vigilancia estatal, por lo que es evidente que hace a funciones que exceden el marco del interés individual de cada co contratante.

 

Derecho a remuneración del agente o productor.

 

Se trata, como en todo contrato de agencia, de la contraprestación debida por parte del asegurador al productor, asesor o agente que es la comisión por los contratos de seguro, que consiste en un porcentaje sobre la prima que consigna la póliza por imposición legal. Así la ley 22.400 distingue esta cuestión del corretaje común, no sólo por los requisitos que pueden observarse del texto legal, sino porque la actividad está reglada, aunque muy pobremente, en esa ley mencionada. Dice:

Art. 5 - Los productores asesores percibirán las comisiones que acuerden con el asegurador, salvo en los casos en que la autoridad de aplicación estime necesario la fijación de máximos o mínimos.

El productor asesor organizador sólo percibirá comisiones por aquellas operaciones en que hubieran intervenido los productores asesores directos a los que asiste en tal carácter. Cuando se trate de producción propia será acreedor a comisiones en su doble carácter.

Derecho a comisión:

Art. 6 - El derecho del productor asesor a cobrar la comisión se adquiere cuando la entidad aseguradora percibe efectivamente el importe de la prima o, proporcionalmente, al percibirse cada cuota en aquellos seguros que se contraten con esta modalidad. En caso de modificación o rescisión del contrato de seguros que dé lugar a devoluciones de prima corresponderá  la devolución proporcional de la comisión percibida por el productor asesor. Se asimila al pago efectivo de la prima la compensación de obligaciones existentes entre la entidad aseguradora y el asegurado. No se considerará pago efectivo la entrega de pagarés, cheques y cualquier otra promesa u orden de pago hasta tanto las mismas no hayan sido canceladas. En el caso de seguros convenidos en moneda extranjera, la comisión podrá liquidarse -a pedido del productor asesor- en la misma moneda que la prima, sin perjuicio de las disposiciones cambiarias vigentes en el momento y lo dispuesto por los artículos 607, 608 y 617 del Código Civil.

Personas no inscriptas:

Art. 7 - Las personas físicas no inscriptas en el registro de productores asesores de seguros no tienen derecho a percibir comisión o remuneración alguna por las gestiones de concertación de contratos de seguros. Las entidades aseguradoras deberán abstenerse de operar con personas no inscriptas en el registro. Queda prohibido el pago de comisiones o cualquier retribución a dichas personas.

¿Cómo es que excluye la ley 22.400 a la función del corretaje?

 

No sólo por lo recién expuesto, sino, que por el art. 1 destaca dicha ley: "La actividad de intermediación promoviendo la concertación de contratos de seguros, asesorando a asegurados y asegurables se regirá  en todo el territorio de la República Argentina por la presente ley."
 

Esto significa que se esta en presencia de una ley especial, para este tipo de actividad, por lo que no puede ser aplicada ninguna ley general relativa al corretaje salvo vacíos legales ( art. 16 del C. Civil y principio de analogía allí establecido ).

 

¿Cómo se establece el monto de las comisiones?

 

Si bien es un contrato autónomo, es decir, donde la libertad de los contratantes es alta existiendo una gran discrecionalidad en cuanto a las estipulaciones que se establezcan para sus obligaciones y derechos, no es menos cierto que no existe ninguna autonomía de la voluntad en lo que respecta a las comisiones. Las mismas son fijadas por la Superintendencia de Seguros de la Nación.

 

¿Que diferencia existe entre productor, asesor, o agente?

 

El productor es una persona individual, que, si forma empresa, es decir, aúna a otros factores de producción, como por ejemplo, trabajo ajeno, incorpora un capital destinado a su actividad y en forma mancomundada capital y trabajo de otras personas, se persiguen los fines contractuales de intermediación, y se genera una actividad tendiente a mejorar, en la forma indicada, la calidad del servicio tanto para el asegurador como para el asegurado, se lo denominará agente. El asesoramiento forma parte de la función del productor como del agente. Sin embargo la ley no distingue, por lo que la ley 22.400 equipara a productor con agente, no siendo apropiado hablar de "asesor".

 

¿Que sucede cuando el asegurador como el productor realizan contratos por los cuales no se advierte ningún interés social?

 

Si el contrato, convención, que fuere, no tiene, o no se advierte del mismo, un carácter implícito siquiera, del fin social al que ambos empresarios quedan destinados, quedan sin la tutela de la leyes específicas y de los decretos y resoluciones dictados en su consecuencia, y se lo considerará convención o contrato puramente individual y puede suceder, que las comisiones no se perciban sin que puedan ser reclamadas judicialmente.

 

¿Cómo debe instrumentarse el contrato con la compañía de seguros?

 

Obviamente por escrito, porque de otra manera, es imposible el control estatal. Si no se observara la instrumentación por escrito, serán de aplicación las normas generales sobre mandato, mandato verbal, siempre que no haya mediado ardid o engaño alguno entre asegurador y el fallido o intentado productor.